Ocio

AECC Valencia organiza un verano lleno de magia para niños con cáncer

“Todavía recuerdo con ilusión los campamentos que organizaba la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), en los que conocí a niños en mi situación y gracias a ellos pensaba: no soy la única rara sin pelo. Fui a ocho seguidos”, recuerda Marta, que superó la enfermedad y hoy es voluntaria de la entidad. Y es que, a consecuencia de las largas estancias en los centros hospitalarios y los efectos secundarios de los tratamientos, los niños con cáncer se ven a menudo privados de tiempo de juego y de contacto directo con otros pequeños, como le ocurrió a Marta.

Por ello, estos campamentos organizados por la entidad, en otoño, primavera y verano son un estímulo para la socialización y la diversión de estos pequeños, alejándoles del día a día hospitalario. “A lo largo de estos años hemos comprobado como a través de su participación mejora la adaptación social, así como su entendimiento de la enfermedad”, explica Purificación Aguilar, responsable de voluntariado de AECC Valencia.

Una cita con la magia

En su edición número 22, el campamento veraniego de este año de la entidad, uno de los más veteranos de la Comunitat, es una cita con la magia. Bajo el lema “Escuela de Magos”, los voluntarios de AECC Valencia han organizado talleres tan divertidos como la fabricación de una varita, una libreta de hechizos, la elaboración de una poción mágica y, para el final, una fiesta sorpresa con regalo mágico incluido. “Hasta el inicio del campamento irá muy ligado a la ciencia, pues comenzaremos reuniéndonos todos juntos en el Oceanográfic, donde pasaremos gran parte de la mañana”, explica la responsable de voluntariado.

Más de 30 niños asistentes

El campamento totalmente gratuito se celebrará del 28 de agosto al 3 de septiembre en la localidad valenciana de Náquera y está previsto que asistan cerca de 35 niños de entre 5 y 12 años procedentes de toda España, aunque en su mayoría son residentes en la Comunitat. Además, una característica especial de este campamento es que permite la asistencia de hermanos de los pacientes. “No sólo son los niños diagnosticados los que sufren, también afecta de forma directa a sus hermanos. Por eso les invitamos a participar con el objetivo de fortalecer la relación entre ellos, que empaticen el uno con el otro”, añade Aguilar.

La magia de los voluntarios

El campamento cuenta con un equipo de tres sanitarios y 15 monitores voluntarios. Es también destacable que muchos de ellos hayan sido pacientes de cáncer y antiguos participantes, “lo que les lleva a entender a la perfección las inquietudes de los niños”, destaca la responsable de voluntariado. Los monitores suponen un ejemplo de superación para los chavales que ven en ellos a alguien capaz de entender su situación.

En la Comunidad Valenciana se diagnostican entre 170/190 nuevos casos de cáncer en menores de 20 años cada año. La supervivencia ha crecido un 30% en 20 años.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close