Archivan la denuncia contra Xabi Alonso por fraude fiscal

El juzgado de Instrucción número 40 de Madrid ha archivado la denuncia contra el futbolista Xabi Alonso por fraude fiscal cometido presuntamente entre los años 2010 y 2012, cuando jugaba en el Real Madrid.

Fuentes jurídicas han confirmado el archivo de la causa, que ha sido adelantado por El Confidencial, una decisión contra la que cabe recurso, pero que supone zanjar una de las denuncias presentadas por la Fiscalía en Madrid contra futbolistas por no declarar dinero procedente de sus derechos de imagen.

De hecho, la Fiscalía va a estudiar el auto del juez para decidir si lo recurre, según han informado fuentes fiscales. La Fiscalía de Madrid denunció a Alonso en febrero de 2016 tras investigar una denuncia de Hacienda por ese supuesto delito, pero lo hizo por mandato de la Fiscalía General del Estado tras un informe inicial en el que solicitaba el archivo de las actuaciones.

Precisamente, según el citado diario, el juez Enrique de la Hoz se ha apoyado en ese informe para sobreseer la causa abierta después de que Hacienda descubriera que Alonso había vendido sus derechos de imagen a una firma radicada en Madeira (Portugal), una operación que, a juicio de la Agencia Tributaria, era una “simulación”.

Pero el juez, de acuerdo con el criterio inicial de la Fiscalía, sostiene que no hubo ocultación, que Madeira no es un paraíso fiscal y que lo que hizo Alonso fue aprovechar “la pericia” de sus asesores para encontrar la solución más ventajosa para sus intereses sin merecer por ello reproche penal.

Alonso fue uno de los futbolistas denunciado por la Fiscalía de Madrid por posible delito contra la Hacienda Pública, junto a los también exmadridistas Ángel Di María y Ricardo Carvalho.

También se investiga por hechos similares al actual jugador del Real Madrid Fabio Coentrao y al ex del Atlético de Madrid Radamel Falcao. Investigaciones similares a las desarrolladas en Barcelona y por las que, por ejemplo, el jugador argentino Javier Mascherano aceptó una condena de un año de cárcel y una multa de 815.000 euros.