Así es el perfil de los españoles que se toman un año sabático

¿Está de moda tomarse un tiempo sabático? ¿Es solo una opción para unos pocos? La empresa Sabática lleva diez años dedicándose a ayudar a personas que quieren hacer una pausa en sus vidas, bien sea para conocer otras culturas, para realizar prácticas remuneradas en el extranjero, estudiar idiomas o colaborar en un programa solidario.

La empresa Sabática, compañía que gestiona tiempo sabático con el compromiso de potenciar los valores éticos y morales, ha dado a conocer datos de los más de 3.000 sabáticos gestionados a lo largo de una década de actividad. Según las estadísticas, en los últimos años ha crecido la solicitud de jóvenes estudiantes (entre 18 y 24 años) de realizar prácticas remuneradas en el extranjero, lo que se conoce como programas ‘internship’, pasando del 19,6% de solicitudes en 2007 al 42% en 2016.

El contexto de crisis se deja ver también en estas estadísticas, mostrando cómo en 2007, había más demanda de tiempo sabático por parte de jóvenes con edades comprendidas entre 25 y 35 años (48’10%), a diferencia del pasado año 2016 que fue del 32’5%.

En la misma línea, los sabáticos comprendidos entre los 36 y 49 años han disminuido considerablemente en 2016 (9,80%) respecto 2007 (14,70%). Este perfil de demandante que, durante la crisis respondía a personas en situación de desempleo mayoritariamente, ha ido mutando hasta el perfil actual: personas en activo o no, que deciden hacer un “gap” en sus vidas para vivir una experiencia cultural, o también hay quién persigue estudiar o ser parte de una compañía en el extranjero. “Lo que se busca es una experiencia que haga crecer y no tanto la falsa idea de descansar”, señala Meritxell Morera.

“En 2008 la gente nos confundía con una agencia de viajes y lo del tiempo sabático era solo para famosos en España”. Según la directora general de Sabática, desde 2008 hasta ahora, el concepto de ‘año sabático’ ha sufrido una importante evolución y, a día de hoy, está muy bien valorado tanto por parte de empresas, porque cada vez más se buscan candidatos con capacidad de adaptación y visión global, como por parte de los padres, que muchas veces son los que animan a sus hijos a vivir esta experiencia, “incluso vemos que les animan antes de empezar la carrera, para que elijan qué especialidad quieren.”

Otro de los programas más solicitados por aquellos que deciden hacer una pausa en sus vidas, es el voluntariado, con un 36% de solicitudes en 2016. El objetivo de los programas de voluntariado se fundamenta en la recuperación de los recursos económicos de los países de origen, colaborando con organizaciones locales y con los habitantes del lugar. En este área, el país que ha recibido más solicitudes es Costa Rica.

En cualquiera de estos casos, los sabáticos opinan que esta experiencia fuera de su zona de confort, les ha permitido “oxigenarse, recolocar valores y vivir experiencias inolvidables”.

El destino estrella de 2016 ha sido USA (21’3%), y los siguientes destinos top han sido Nueva Zelanda (15%), Costa Rica (14%) y Australia (11’5%).

Otro dato relevante del análisis es que las mujeres son más viajeras y aventureras que los hombres: la media de estos diez años sitúa en 56% mujeres y 44% en hombres. En 2016, esta cifra aumentó en favor de las mujeres, que rozaron el 60%.

El tiempo de estancia también ha aumentado, pasando de 2 meses de media en los últimos diez años a una media de 6’5 meses. Las distancias ya no asustan: la comunicación inmediata y las inquietudes de los sabáticos hacen que las estancias largas no sean un impedimento para vivir esta experiencia.