Atchúusss!!! ¡Viva el resfriado!’, por Hugo Román

Hugo Román

¡¡¡Atchúusss!!!  Sin lugar a dudas, este es el sonido que más se escucha en Valencia estos días: Todo el mundo anda constipado, resfriado, con gripe… Pero hay otro resfriado mucho más agradable, uno muy divertido. Un resfriado del que todo el mundo debería contagiarse. ¿Dónde se encuentra el foco de este catarro? Pues Atchúusss!!! se encuentra en el Teatro Olympia hasta el 15 de enero.

Porque antes que Antón Chéjov fuera el gran autor que todos conocemos, hubo otro Chéjov que durante su juventud se ganaba la vida (mientras estudiaba medicina) bajo el nombre de Antosha Chejonte. En este período de su vida escribió de manera ágil y cómica relatos cargados de humor, sátira e ironía que fueron publicados en revistas y periódicos, pero que su posterior obra tan fecunda e intensa terminó por sepultar. Tanto Tolstoi como el propio Chéjov eliminaron estos textos de sus Obras Completas al considerarlos “de segunda”.

Y esos cuentos, esbozos, sátiras y diálogos humorísticos quedan recogidos en Atchúusss!!! bajo la dirección de Carles Alfaro.

Atchúusss!!! es divertida, tiene ritmo y sus actores lo bordan. ¡Y de qué manera! Estos cinco animales de la escena son camaleones que mudan de piel y registro brillantemente sin descanso. Porque Atchúusss!!! cuenta con un gran cartel de lujo: Malena Alterio, Ernesto Alterio, Enric Benavent, Adriana Ozores y Fernando Tejero están soberbios (¿Alguna vez no lo han estado?) Solo por verlos sobre las tablas vale la pena pagar una entrada. Y si a esto le sumas un texto genial pues ya ni te digo. Porque este es teatro del BUENO (así con mayúsculas)

Atchúusss!!! tiene una fantástica puesta en escena, iluminación, sonido, un original vestuario, una gran velocidad en los cambios entre cada sketch… Pero no quiero desvelar nada más.

Mejor sal a la calle sin chaqueta. No te abrigues. Deja la bufanda en casa. No hay vacuna posible para no contagiarse de la risa que provoca una vez se alza el telón de Atchúusss!!!  Los síntomas son ojos llenos de lágrimas, risas que se transforman en carcajadas e impulsos involuntarios e irrefrenables en la manos que no paran de aplaudir tras cada uno de los sketch.

No hay remedio, ni jarabe. No hay nada. No tiene cura. Una vez entras en el teatro te contagias.

Déjate contagiar por este Atchúusss!!! No te resistas. Atchúusss!!! es bueno para tu salud. Te inmuniza durante sus más de dos horas de función de todos los males. De lo mejor que ha pasado últimamente por Valencia sin duda. ¡Viva el resfriado!