#BlogsOP| Enero, por @aguedabayarri

Águeda Bayarri

Tantos nuevos, o repetidos, y buenos propósitos me había planteado para este año, que he fallado en uno importante, demasiado he tardado en escribir en Official Press. Y no es por poner excusas, pero el trabajo, la falta de “temas”, o de ganas, han hecho que mi compromiso con este portal se haya ido demorando, pero el compromiso existe y se mantiene. 

Así que, después de mis disculpas, empecemos, al lío. Si algo he aprendido o me ha dado de morros en toda la cara es que es totalmente cierta la expresión que dice “por donde hablas, pasas”. Yo que siempre había dicho que no quería un perro en mi casa, he de decir, que ya hay un perro en casa…no es exactamente “mi” casa porque el perro está en casa de mis padres y el propietario del animal es mi hermano, pero cuando abro la puerta antes de saludar a nadie, llamo a Alma, así se llama la perra, es hembra, un Labrador de pelo claro, preciosa. Yo que no quería perros y ahora entiendo la alegría, el entretenimiento y el trabajo que da un animal de compañía.

Otra cosa que me encanta de este Enero es volver a ver a Rafa Nadal reír, sonreír y disfrutar jugando a tenis, eso, jugando, y además compitiendo y ganando. Porque Nadal no ha vuelto, nunca se fue. Dejó de ser tan competitivo porque las lesiones forman parte de la vida del deportista y él no iba a ser menos, ¡con lo gran deportista que es! Y ahora, con trabajo, volviendo a empezar y modificando lo que dejó de funcionar…pues vuelve a ganar. Así de fácil lo hace Rafa Nadal. Bravo.

He leído que Esta semana un Policía fuera de servicio rescató a una persona que había caído a las vías del metro en Madrid. También hemos sabido que científicos españoles logran un nuevo avance para diagnosticar el cáncer hereditario. Y estamos poniendo el grito en el cielo por lo cara que es la luz. Cara carísima lo ha sido siempre, pero ahora, el tema, ha cobrado actualidad. Todo eso lo sabemos gracias a los periodistas que nos lo cuentan.  

El 24 de enero es San Francisco de Sales, Patrón de los periodistas, que destacó por su labor al servicio de los pobres y se le conocía como el Santo de la sonrisa. El periodismo debe servir como instrumento para ilustrar a la sociedad, no para adoctrinar ni ejercer la propaganda. Ahora, y digo ahora, pero en realidad es desde hace algunos años, los periodistas estamos perdiendo la credibilidad. Además de los recursos materiales, cada vez disponemos de menos recursos humanos. El sector no se recupera de la crisis y como consecuencia de los “reajustes” en las empresas, se prescinde de salarios, es decir, de trabajadores. Soy Católica y creyente, pero esta semana, tengo poco que celebrar, en cualquier caso, si que reivindicar. Los periodistas somos la voz, la imagen y la pluma de los colectivos más desfavorecidos, a veces, tenemos que levantar también la voz por nosotros mismos.

Así de variado, intenso, anecdótico y dramático ha sido mi enero… por no pararme a contar las mil y una batallitas que nos ha dejado el temporal de frío y nieve en España y en especial en la C. Valenciana, pero ya nos lo sabemos todo porque hemos hablado mucho de ello en los noticias.