CASO GÜRTEL| Bárcenas confirma la existencia de la caja ‘B’ del PP

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha reconocido este lunes ante el tribunal del macrojuicio de Gürtel que en el PP se llevaba una “contabilidad extracontable” en la que se reflejaban donativos de empresarios que no correspondían a una gestión, pero la ha calificado de algo “absolutamente inocuo”.

Durante su interrogatorio ante en la Audiencia Nacional, la fiscal le ha exhibido los ya conocidos como “papeles de Bárcenas” con la contabilidad B del partido, que él ha reconocido pero a la que se ha referido varias veces, ante las insistentes preguntas de la fiscal de si eran unas cuentas “paralelas” o “B”, como una “contabilidad extracontable”.

“Eran donativos que no tenían carácter finalista, no se correspondían a una gestión”, ha dicho para añadir que “no se contabilizaban oficialmente, es obvio, pero se llevaba un control de entradas y salidas”.

El acusado ha explicado que estos donativos los recibía siempre el extesorero del PP Álvaro Lapuerta, a quien ha calificado como “una persona completamente honesta”, que luego los anotaba en unos folios donde se recogían los nombres de los donantes y las cantidades, unas anotaciones que también reflejaba Bárcenas para que se dejara constancia por partida doble, ya que “era un tema delicado” y tenía que estar “bien controlado”.

Ha asegurado que los empresarios entregaban esas cantidades sin carácter finalista y era “algo absolutamente inocuo”. “Todos los empresarios y a todos los partidos quieren echar una mano”, ha apostillado.

Bárcenas ha negado haber recibido comisiones de manos del cabecilla de la trama, Francisco Correa, que fueran para él o para el PP. La Fiscalía atribuye a Bárcenas haberse embolsado 1.248.561 euros de esas comisiones cobradas de manos de Correa entre 2000 y 2007 a cambio de favorecer a empresarios con contratos públicos.

“No he recibido nada absolutamente de Correa ni para mí ni para el PP”, ha destacado Bárcenas, que ha manifestado que no tiene contacto con Correa desde 2003 cuando se rompió su relación profesional de forma “abrupta”.

De esta forma, Bárcenas ha desmentido a Correa, quien admitió al tribunal el pasado octubre que llevaba metálico al extesorero, tanto a su casa como a la sede del PP en la calle de Génova.

Concretamente, dijo que le pagaba cantidades que rondaban entre el 2 y el 3 % del montante de las adjudicaciones públicas en las que Bárcenas habría intercedido gracias a sus buenas relaciones en varios ministerios, y mencionó contratos de carreteras, autopistas, del AVE o de medio ambiente.

Las acusaciones de pagos de Correa a Bárcenas por parte de la Fiscalía se sustentan en documentos intervenidos a la trama Gürtel en los que se reflejan pagos a “L.B.”, “L” y “Luis el Cabrón”.

Pero Bárcenas lo ha negado: “Niego la menor y la intermedia, esas iniciales no se corresponden conmigo”. No obstante, sí que ha elogiado la gestión de Correa en sus empresas, tanto en el sector de viajes como en los eventos. “Correa gestionaba muy bien sus empresas”, ha dicho Bárcenas, que ha subrayado que ello le llevó a ocuparse casi en exclusiva de esas gestiones en el PP.

Eso sí, ha querido dejar claro que “jamás en la sede central del partido ninguna empresa de Correa ha recibido dinero en efectivo” ya que en Génova “todo lo que se pagaba, se pagaba oficialmente”.

Bárcenas se enfrenta a 42 años y medio de prisión acusado de asociación ilícita, cohecho, blanqueo, falsedad, apropiación indebida y delitos fiscales por cobrar comisiones que pagaron supuestamente empresarios a la Gürtel a cambio de adjudicaciones de gobiernos del PP, así como de quedarse dinero de una contabilidad paralela del partido.