Comunicado del Ayuntamiento sobre la situación del Club Deportivo Castellón

 

Ante las noticias, informaciones y comentarios interesados sobre la situación societaria del Club Deportivo y la eventual transmisión de la propiedad, en los que ha salido a relucir el nombre del Ayuntamiento de Castellón, el Gobierno municipal quiere dejar clara su posición al respecto.

 

El Ayuntamiento de Castellón no es accionista del CD Castellón y no tiene ningún tipo de capacidad jurídica para instar el relevo de la actual propiedad del club. El CD Castellón es una sociedad anónima deportiva que se rige por el Derecho mercantil y societario.

 

El Gobierno municipal considera que la clave para la salvación del club pasa por un acuerdo empresarial que garantice la estabilidad patrimonial y la solvencia del CD Castellón, tanto en el terreno societario como en el deportivo. Para ello, deben concretarse las ofertas de los grupos empresariales interesados en su adquisición y, sobre todo, debe haber una voluntad inequívoca de aceptarlas por parte de la propiedad del club. El éxito o el fracaso de las operaciones en marcha para la compra-venta dependerán única y exclusivamente de la voluntad y del entendimiento de las partes, en las que el Ayuntamiento no ha intervenido, ni por activa ni por pasiva.

 

El Ayuntamiento no tiene capacidad para asumir y/o participar en ningún tipo de intervención económica del club. El anterior equipo de gobierno municipal aprobó el 30 de marzo de 2012 un plan de ajuste que estará vigente hasta 2022. El Gobierno central aprobó el 27 de diciembre de 2013 la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que establece que los ayuntamientos “no podrán adquirir, constituir o participar en la constitución, directa o indirectamente, de nuevos organismos, entidades, sociedades, consorcios, fundaciones, unidades y demás entes durante el tiempo de vigencia de su plan económico-financiero o de su plan de ajuste”.

 

El Ayuntamiento es propietario del estadio Castalia y, en el ejercicio de su deber de protección y defensa de los intereses municipales, gestionará este patrimonio con absoluta determinación. El Gobierno municipal estará encantado de conveniar la cesión de las instalaciones a los nuevos gestores del club, una vez se proceda a la sustitución de la actual dirección de la sociedad, no antes. Si se ha utilizado la cesión del estadio como moneda de cambio para negociar la compra-venta del club se ha hecho completamente al margen del Ayuntamiento.

 

La Alcaldía y el Patronat d’Esports quieren trasladar a la ciudadanía, en general, y a la afición albinegra en particular, su deseo de que alguna de las posibles operaciones mercantiles fructifiquen y el CD Castellón logre la ansiada estabilidad para afrontar el gran reto deportivo de volver a ser una entidad referente y líder para la ciudad y la provincia, dado que no depende del Ayuntamiento.

 

El Gobierno municipal hace público su más decidido apoyo a los jugadores y trabajadores del club, ante la falta de pago de sus nóminas por parte de los actuales gestores, y rechaza una situación que produce vergüenza, tristeza e indignación. La presidencia del club debe saldar de inmediato las deudas y no castigar a los futbolistas y empleados de una forma tan mezquina.

 

En ese sentido, se hace un llamamiento expreso a la dignidad y a la responsabilidad del presidente del CD Castellón, David Cruz, y a los accionistas mayoritarios para que cierren una página negra en la historia de un club cuyo recuerdo aún evoca tiempos gloriosos en miles y miles de castellonenses.