Denuncian que Grezzi hizo los cambios en Barón de Cárcer sin los informes de riesgos necesarios

El comité de empresa de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia ha hecho público un comunicado en el que denuncia públicamente que los cambios en la circulación en la avenida Barón de Cárcer, promovidos por la Delegación que dirige Giusseppe Grezzi, se hicieron sin los preceptivos informes de riesgos ni de la Policía Local. En esta avenida y su entorno se han producido numerosos atropellos desde el cambio de direcciones, tal como sucedió este jueves donde fue arrollada una mujer, uno de ellos con una víctima mortal.

En un comunicado, el presidente del comité de empresa, Ibán Alcalá, hace referencia a la “proliferación de accidentes acaecidos tras la implantación del vial en contra dirección” en dicha avenida.

“Desde el primer momento en que se empezó a barajar la posibilidad de instalar el doble sentido en ese vial, el comité solicitó a la dirección de EMT que se realizase la pertinente evaluación de riesgos, que es preceptiva y obligatoria”, ha advertido.

“Y son varias las líneas que han visto modificado su recorrido, para dar servicio al Mercado Central y a la zona de La Lonja, desde Barón de Cárcer”.

“Estas evaluaciones de riesgos, como su propio nombre indica, están destinadas a detectar posibles situaciones peligrosas en el recorrido de las líneas”, ha agregado Alcalá.

En este sentido se denuncia que los conductores sufren acumulación de estrés “ante situaciones problemáticas y repetitivas” porque “los actuales recorridos nos obligan a giros sin casi visibilidad, lo que provoca situaciones de riesgo, y casi inevitables accidentes”.

“Se le ha recordado de forma periódica a la dirección, que esta evaluación de riesgos es obligatoria, sin ningún éxito. Aducen no tener suficientes datos. Y ello nos lleva a preguntarnos, ¿cuántos accidentes más necesitan para tener suficientes datos?”. ha agregado.

“Ya sabemos que la Concejalía de Movilidad, responsable última de la implantación del doble sentido, lo hizo sin pedir siquiera un informe a la Policía Local”, según el presidente del comité de empresa de la EMT.

“Y esto en una ciudad con mucha gente de edad avanzada, que no presta la atención suficiente al caminar, y con ‘ciberadictos’ que cruzan las calles pendientes sólo de la pantalla de su teléfono móvil”, ha lamentado.

Por último, Alcalá ha señalado que: “los trabajadores cumplimos nuestras obligaciones cada día. No parece demasiado pedir que la dirección de EMT, y el Ayuntamiento de Valencia, cumplan las suyas”.