Derriban una cruz monumental, propiedad de un constructor valenciano en Navarra

El constructor valenciano originario de Pamplona, Joaquín Elizalde, ha denunciado un acto vandálico en una finca de su propiedad situada en el Monte Epel, en el Señorío de Náguiz, a 13 kilómetros de Pamplona. La Cruz fue construida en talleres valencianos y llevada a Navarra para su colocación, permaneciendo en perfecto estado de conservación durante seis años y siendo visitada por cantidad de montañeros y personas que aprovechando sus paseos, subían a visitarla.

Cruz 02

El propietario tiene previsto presentar una denuncia sobre los hechos en breve. El monumento estaba construido en hierro y era una copia exacta de la “Cruz de la Juventud”, la que el Papa San Juan Pablo II regaló a los jóvenes para que fuese llevada por todas las partes del mundo en la Jornadas mundiales de la Juventud. La cruz apareció serrada en su base y para “cometer este acto vandálico tuvo que usarse una radial de gran tamaño”, asegura Elizalde, propietario de los señoríos de Náguiz y Adériz.

Cruz 03

La cruz señalaba el lugar donde Joaquín Elizalde pretendía construir una cartuja sobre las ruinas del Señorío de Náguiz, habitado hasta 1975 y situado en el Valle de Ezkabarte de la comunidad foral. En la acción los autores también destruyeron una inscripción en piedra, copia idéntica a la original.