Detenida en Alicante una mujer que intentó unirse a Daesh con sus 4 hijos pequeños

La Policía Nacional ha detenido este miércoles en Vitoria a un marroquí retornado a España de la zona de conflicto en Siria que captaba y adoctrinaba a jóvenes, y en Alicante a una mujer española que colaboraba con la organización terrorista Estado Islámico.

La arrestada en Alicante es una mujer de 36 años y nacionalidad española que colaboraba con la organización terrorista DAESH e intentó desplazarse con sus cuatro hijos menores de edad a la zona sirio-iraquí para unirse a las filas de la organización terrorista.

Los investigadores han constatado que realizaba labores de propaganda a través de las redes sociales, donde empleaba consignas muy agresivas, emblemas yihadistas y publicaba vídeos editados por ella misma, de carácter extremadamente violento, y mostraba una ideología islamista radical en favor de la causa Palestina.

Además, colaboraba con el grupo terrorista Estado Islámico (EI o DAESH) a través del contacto virtual que mantenía con un conocido reclutador, al servicio de esta organización terrorista y ubicado en Siria.

La detenida llegó a realizar todos los trámites necesarios para desplazarse con sus cuatro hijos menores de edad a zona de conflicto. Su intención era reunirse en Siria con su marido, que viajó en 2014 para luchar a favor del DAESH, organización en la que pudo ostentar un alto cargo.

Para ello, llegó a denunciar la desaparición ficticia de su esposo y padre de los menores, aunque sabía que estaba combatiendo en zona de conflicto, para poder obtener la patria potestad absoluta de sus hijos y así viajar eludiendo las trabas legales que había encontrado hasta ese momento.

Ante la imposibilidad de viajar en avión desde España, emprendió con sus hijos trayecto por carretera, vía Francia, desistiendo finalmente al conocer la noticia del fallecimiento de su marido.

Buscaba nuevo marido en las redes sociales
A su regreso, se instaló de nuevo en Alicante donde inició una labor muy intensa en redes sociales, por un lado, con el objetivo de buscar marido a través de Internet, cumpliendo con lo establecido por DAESH para las viudas de los mártires de la organización terrorista, y por otro, ensalzando de manera pública la figura de su esposo como combatiente yihadista.

La detenida manifestaba un profundo odio por la cultura occidental y lo transmitía de manera directa a sus hijos, de manera que el discurso radical y violento de uno de ellos llamaba poderosamente la atención, por ser impropio de un menor de corta edad.

En su vida diaria empleaba importantes medidas de seguridad para evitar ser detectada, especialmente tras la marcha de su marido en 2014, cuando su nombre junto con el del combatiente, aparecieron en algunos medios de comunicación.

De Al Nusra a Daesh
Por su parte, el detenido en Vitoria, un hombre de nacionalidad marroquí y 41 años, fue instruido militarmente por Al Nusra, filial en Siria y Líbano de Al Qaeda, pero abandonó esta organización por disentir con algunos de sus postulados y se vinculó a DAESH.

Según los investigadores, en los últimos dos años había centrado su actividad en la captación de jóvenes, preferiblemente de origen marroquí, de la comarca de Tolosaldea. Según Interior, se centraba en los más “permeables” a sus postulados y entablaba con ellos una relación estrecha, personal y casi diaria, eludiendo expresamente el uso de redes sociales para evitar ser detectado.

La influencia que el detenido ejercía sobre sus adeptos propició que abandonasen sus familias y entornos para viajar a Siria y llevar a cabo la “yihad violenta” en favor del DAESH. De hecho, en septiembre de 2013, tras un profundo proceso de alienación, un joven marroquí viajó a Siria con el detenido para integrarse en Al Nusra, donde ambos recibieron adiestramiento para el uso de armas de fuego.

El joven reclutado falleció en zona de conflicto sirio-iraquí dos años después. Su familia manifestó que, antes de iniciar la relación con el detenido, era un joven sin formación religiosa, nada radicalizado, confiado e influenciable.

Con estas dos detenciones, ascienden a 190 los presuntos yihadistas detenidos desde 2015, año en el que el Ministerio del Interior elevó a 4 -sobre un total de 5- el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA).

Ambas operaciones han sido desarrolladas por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional en colaboración con las brigadas de Bilbao, San Sebastián, Vitoria y Alicante. Las dos operaciones, que continúan abiertas, se han llevado a cabo bajo la supervisión del Juzgado Central Instrucción, Número 6, y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, con el apoyo del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGST) de Marruecos.