El 30% de las urgencias pediátricas en La Fe son por accidentes en la calle, hogar o la escuela

El servicio de Urgencias Pediátricas del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de València atendió un total de 58.687 urgencias infantiles en el pasado año 2016. La mayor parte de las urgencias atendidas, más de un tercio del total, han correspondido a patología respiratoria.

Tal y como señala el doctor Juan Aragó, jefe de servicio de Urgencias Pediátricas de La Fe, “estas enfermedades respiratorias aparecen con mayor frecuencia entre los meses de octubre y marzo, coincidiendo con las bajas temperaturas”.

Destacan de esta manera los casos de las vías respiratorias altas, que son principalmente cuadros catarrales de origen vírico, amigdalitis, faringitis y laringitis, con el 25% del total de urgencias. Otro 10% son relativas a las vías respiratorias inferiores, con procesos como los broncoespasmos, bronquiolitis y neumonía. Finalmente, las otitis también fueron muy frecuentes.

Del mismo modo, las gastroenteritis también han supuesto un gran porcentaje de las atenciones urgentes. Otros problemas menos frecuentes fueron el estreñimiento y la apendicitis aguda.

No obstante, otro grueso de las atenciones urgentes en pacientes menores de 14 años son provocadas por accidentes infantiles. Así, hasta el 30% de las visitas son motivadas por un accidente, la mayor parte de ellos acaecidos en la calle, el hogar o la escuela.

Urgencias de Traumatología

Las urgencias atendidas por Traumatología están relacionadas mayoritariamente con traumatismos secundarios por pequeños accidentes. Se trata fundamentalmente de caídas o golpes sucedidas durante el juego, aunque también hay accidentes de otros tipos. Así, los efectos más comunes de estos accidentes son las heridas, las contusiones, las abrasiones, los esguinces y las fracturas. La gran mayoría son traumatismos leves, aunque también se atendieron politraumatismos graves.

Como señala el pediatra Rafael Señer, “los traumatismos craneoencefálicos fueron, en su mayor parte, leves, apreciándose fractura craneal en ciertos casos y únicamente un pequeño porcentaje precisó intervención neuroquirúrgica, en relación con las lesiones intracraneales asociadas”.

Ingesta accidental de sustancias tóxicas

Otros accidentes menos frecuentes fueron los casi-ahogamientos, la ingesta accidental de fármacos, la ingesta de sustancias tóxicas, las crisis de atragantamiento y la presencia de cuerpos extraños en los bronquios, faringe y tubo digestivo.

Según los datos de la última Encuesta de Salud realizada por la conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, los niños con edades comprendidas entre los 6 y los 10 años son los más propensos a tener accidentes, por delante de los de 11 a 15 años.

Además, el hogar es el lugar principal donde los niños sufren los accidentes, por delante de la escuela, la calle y las instalaciones deportivas. En la mayoría de los casos, los accidentes producidos en el hogar pueden evitarse adaptando y haciendo más seguro el entorno, al mismo tiempo que se educa a los niños para que reconozcan y eviten las situaciones de riesgo.

Por ejemplo, es importante mantener fuera de su alcance los cuchillos, las tijeras, herramientas y objetos punzantes o cortantes, así como proteger esquinas y enchufes. “Para evitar atragantamientos, debemos enseñarles a masticar despacio y evitar darles frutos secos hasta cumplidos los cuatro años, del mismo modo que no permitiremos que jueguen con bolsas de plástico, con piezas pequeñas de juguetes o con monedas”, añade el doctor Rafael Señer.

¿Cómo evitar los accidentes y qué hacer cuando surgen?

El servicio de Urgencias pediátricas del Hospital La Fe organiza varias veces al año un Curso de Reanimación Cardio-Pulmonar básica y avanzada, tanto pediátrica como neonatal, para profesionales sanitarios. El objetivo es actualizar e instruir en las prácticas de reanimación a médicos y personal de enfermería de hospitales y centros de Atención Primaria de toda la Comunitat Valenciana. Asimismo, colabora con los Cursos de AITP (Ayuda inicial al Trauma Pediátrico) organizados por el servicio de Cirugía Pediátrica de La Fe y que pretenden sistematizar la atención al niño politraumatizado grave.

En el caso de accidentes en el entorno más próximo al niño o la niña, es necesario conocer ciertas pautas para actuar de la mejor forma posible en el menor tiempo. Así, en caso de que el menor ingiriera una sustancia tóxica o un medicamento, los médicos recomiendan llamar al teléfono de información toxicológica que aparece en el envase o acudir con él al servicio de urgencias, para conocer la composición del producto y actuar así en consecuencia con mayor rapidez.