El PP denuncia la negativa del tripartito de defender el valenciano y condenar la violencia

El Portavoz de Coordinación del Grupo parlamentario Popular, Jorge Bellver, ha lamentado que los grupos PSPV, Compromis y Podemos en Les Corts se hayan negado a firmar una declaración institucional en contra del odio y la violencia y también una proposición en defensa del valenciano como lengua oficial de la Comunitat Valenciana.

El Grupo Popular presentó al resto de grupos para su aprobación una declaración institucional para ser leída en el pleno de Les Corts en contra del odio a raíz de la agresión brutal a una mujer de 19 años en Murcia. Sin embargo, solo Ciudadanos accedió a su firma mientras que los grupos del tripartito se negaron a su tramitación mientras, eso sí, se hizo una en contra del holocausto y otra por el aniversario del programa Erasmus. Los grupos del tripartito tampoco han accedido a firmar una PNL presentada por el Grupo Popular en defensa de la lengua valenciana.

Para Bellver “resulta muy sorprendente esta doble negativa a posicionarse, por un lado, en contra de la xenofobia y la violencia y, por otra, en defensa del valenciano. Estamos ante una doble negación vergonzosa que refleja el sectarismo y la radicalidad de los grupos del tripartito. Hablan de diálogo y consenso pero solo están dispuestos a sacar adelante lo que ellos consideran”.

El portavoz popular considera “muy sintomático que los del Titànic se nieguen a firmar una PNL que tan solo pide al Consell que se dirija al Consejo de Lenguas oficiales para que, ateniéndose al artículo 7 del decreto de creación de lenguas oficiales, defienda el valenciano como lengua oficial de la Comunitat Valenciana”.

“Comprendemos perfectamente porqué los grupos del tripartito se niegan a defender el valenciano como lengua propia de todos los valencianos pero deberían explicar su negativa. Lo único que se recoge en la propuesta es que se diga al Consejo de Estado de Lenguas Oficiales que reconozcan lo que dice el Estatuto y nuestra Constitución. Su negativa les delata. A pesar de todo, el Grupo Popular ha registrado la propuesta para su debate y votación”.

Texto propuesto que no han querido firmar los tres grupos del Botànic:

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE LES CORTS CONTRA EL ODIO

Tras casi cuarenta años de desarrollo y consolidación del Estado Democrático y Derecho consagrado en la Constitución Española de 1978 aún quedan aspectos perfectibles que nos obliga a los legítimos representantes de los ciudadanos a levantar la voz, denunciar y en su caso actuar para cambiar y mejorar todo aquello que redunde en una mejor convivencia.

Pese a que el entramado normativo es muy extenso y con importantes sanciones y penas, todos los días observamos con preocupación y cierta impotencia como los medios de comunicación cuentan violaciones de los derechos fundamentales más elementales.

En demasiadas ocasiones personas que, por su pertenencia a un determinado grupo social, por su edad, sexo, identidad de género, religión, raza, etnia, nacionalidad, nivel socio-económico, ideología, afiliación política, discapacidad u orientación social son objeto de ataques que merecen más si cabe el reproche de la sociedad en su conjunto.

El pasado domingo de madrugada un grupo de radicales agredió brutalmente a una mujer de 19 años en Murcia. Tras lo sucedido, la Policía Nacional detuvo a siete personas, miembros de un grupo de extremistas según han confirmado fuentes policiales. De hecho, tal y como se ha hecho público, uno de los detenidos formaba parte de una candidatura política que concurrió en las pasadas elecciones municipales.

Este ataque injustificado y violento exige la total condena por parte de la sociedad, así como de todas las instituciones y de todos los grupos políticos que las representan.

No es un hecho aislado. Esta misma semana hemos visto injurias graves e insultos inadmisibles hacia la familia de una persona fallecida. Hace escasos meses sufrió acoso, también en redes sociales, un niño con cáncer por tener el sueño de ser torero. Y en el mismo sentido, el fallecimiento de un torero llevó consigo una respuesta en redes sociales injusta, en la que el odio se evidenciaba, por el mero hecho de serlo. Todo esto es inadmisible.

Sin duda, todos estos signos de odio motivados por perjuicios merecen al más duro reproche de la sociedad que se rige por leyes establecidas de manera democrática y que nos protegen a los individuos desde un criterio de aplicación uniforme.

Como dijo Nelson Mandela “Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión”.
Desde la más profunda convicción de la validez de los principios que inspiran nuestro ordenamiento jurídico, y de que nadie nace odiando, es momento de mostrar unidad y contundencia contra los delitos y la violencia de odio con la siguiente DECLARACIÓN INSTITUCIONAL:

Les Corts manifiestan su firme determinación a favor de la dignidad humana, de los derechos individuales consagrados en la Constitución Española y por la libertad del ser humano a sentir, creer o manifestar cualquier condición que no ataque ni violente los derechos fundamentales del resto de la sociedad.

Estamos convencidos de que si mantenemos la unidad de los demócratas acabaremos con este tipo de ataques que no sólo afectan a las personas que lo sufren, sino que también nos empobrece como sociedad ya que son enemigos de la civilización, la democracia y la libertad, y en definitiva de nuestro modelo de convivencia.

Les Corts manifiestan que no hay excusas, motivo alguno o justificación que pueda amparar la violencia y trasladamos un mensaje de apoyo y solidaridad a todos cuanto han sufrido algún tipo de violación de sus derechos individuales.

Finalmente rechazamos cualquier tipo de justificación que pueda introducir dudas sobre nuestro sistema de convivencia y nos reafirmamos en nuestros valores.