EL TIEMPO| ¿Lloverá durante el puente de mayo?

El tiempo de estos días estará determinado por el acercamiento de una pequeña borrasca al suroeste peninsular con frentes asociados, desplazándose de sur a norte por el oeste e interior de la Península.

Según señala la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), esta baja inducirá un flujo de aire de componente sur, cálido, húmedo e inestable, que progresivamente reemplazará al aire frío instalado en la Península y Baleares durante los días anteriores. Como consecuencia, para este viernes se prevén lluvias y chubascos en el sur peninsular, que se irán extendiendo hacia el norte de modo que el sábado afecten a buena parte del resto de la Península, sobre todo en el interior, a la vez que irán disminuyendo por el sur.

Las precipitaciones irán acompañadas de algunas tormentas y se esperan más intensas en zonas del suroeste y en el entorno del Estrecho y en Málaga con chubascos localmente fuertes, y el sábado probablemente persistentes en el oeste del Sistema Central y zonas adyacentes. Las zonas de menor probabilidad de precipitaciones corresponden el viernes a la mitad norte peninsular y el sábado a Galicia, Asturias y la mayor parte del área mediterránea.

En cuanto a las temperaturas, aunque el viernes todavía habrá heladas de madrugada en zonas del interior de la mitad norte y zona centro, el viento del sur contribuirá a una recuperación importante a lo largo de estos dos días. Predominará el viento de componente sur y este, flojo en general, con intervalos de fuerte en el litoral de Galicia y de Andalucía.

Para el domingo 30 Aemet señala que es muy probable que un frente frío asociado a una amplia borrasca atlántica recorra la Península de oeste a este, dando lugar a lluvias en la Península, siendo más probables e intensas cuanto más al noroeste, incluso pueden ser localmente fuertes o persistentes en Galicia y menos probables cuanto más al sureste, de tal manera que no se esperan en buena parte del sureste peninsular y serán poco probables en Baleares.

Las temperaturas descenderán en la vertiente atlántica y cantábrica, mientras que en el área mediterránea es bastante probable un marcado ascenso. Predominará el viento de componente oeste con intervalos de fuerte, sobre todo en el cuadrante noroeste y en zonas montañosas.

Ya para el lunes 1 de mayo, Aemet destaca que hay una tendencia creciente hacia un aumento de la estabilidad. Esto produciría subida de las temperaturas diurnas, disminución de la nubosidad y también de las precipitaciones en la mayor parte de la Península y Baleares, quedando tan sólo una ligera posibilidad de precipitaciones débiles en el extremo norte peninsular.