Sociedad

ESTUDIO| El consumo moderado de cerveza puede reducir el padecimiento de enfermedades cardiovasculares

El doctor Ramón Estruch, Consultor Senior del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, ha llevado a cabo el estudio PREDIMED (Pevención con Dieta Mediterránea) acerca de cómo afecta la Dieta Mediterránea y el consumo moderado de bebidas fermentadas a la salud cardiovascular. Según esta investigación, esta clase de bebidas podrían contener antioxidantes que protegen la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Además del consumo de verduras, frutas, legumbres y hortalizas, así como cereales integrales, pescado, carnes blancas, frutos secos y aceite de oliva, Estruch señala que un consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza, podría mejorar el perfil lipídico y favorecer la absorción de polifenoles. En concreto, los polifenoles son antioxidantes presentes en este tipo de bebidas y en algunos alimentos de origen vegetal.

Según ha manifestado Estruch, el estudio ‘Bases científicas de los efectos beneficiosos del consumo moderado de cerveza en el sistema cardiovascular’ 1,2, publicado en revistas de prestigio internacional como Atherosclerosis y Nutrition Metabolism, revela que el consumo moderado y regular de cerveza en las comidas principales podría aportar un efecto protector en la aparición y progresión de la aterosclerosis, es decir, el endurecimiento de los vasos sanguíneos por la acumulación de grasa, así como sobre diferentes factores de riesgo cardiovascular, especialmente en la población con riesgo vascular moderado-alto.

Asimismo, el estudio de del doctor Ramón Estruch concluye que la composición corporal de los usuarios no se ha visto afectada por el consumo moderado de cerveza.

Otra de las ventajas de las bebidas fermentadas, que apunta la investigación, es la bajada de la presión arterial sistólica, especialmente cuando se consume cerveza sin alcohol.

“Cabe resaltar también que tras el consumo diario durante cuatro semanas de cerveza tradicional y sin alcohol, se halló isoxanthohumol en la orina de los participantes que habían consumido estas bebidas, pero no en las personas que habían ingerido bebida destilada”, ha recalcado el doctor Estruch.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close