Fallas

#Exaltació18| Así ha sido el discurso de Marisa Falcó, mantenedora de la Fallera Mayor Infantil de València

banner-alargado-espolin
La artista fallera , Marisa Falcó, ha puesto el colofón a la exaltación con un discurso lleno de emoción que se ha referido al valioso patrimonio inmaterial de las fiestas de las fallas, un sentimiento que no se aprende, que se lleva en el interior. Un as palabras que ha homenajeado el trabajos de los y las artistas falleros y falleras, y con una propuesta, llevar las fallas al colegio como asignatura.
Marisa, es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia. Actualmente ejerce de profesora de secundaria en el colegio Jesús-María de Valencia, aunque este no es su único trabajo, ya que también realiza tareas como artista fallera y pertenece al Gremio de Artistas Falleros desde 1993. Desde el año 1989 ha hecho más de un centenar de fallas, entre otras cosas, ya que también ha realizado escenografías para compañías privadas y públicas, marionetas y otros trabajos relacionados con la plástica y la decoración. Junto con su marido, Paco Pellicer, hacen el equipo “Fet d’encàrrec”. Además ha formado parte de la directiva del Gremio de Artistas Falleros de València durante 7 años, siendo la secretaria general a lo largo de cuatro ejercicios:

Fallera Major, Cort d’Honor, alcalde, regidor de Cultura Festiva, autoritats,
fallers i fallers, amics i amigues, bona vesprada.
Daniela, enhorabuena. Felicidades. Supongo que a estas alturas ya te habrás
acostumbrado. Imagino que te resultará familiar oír hablar de ti, de tus muchas
cualidades y virtudes y de la responsabilidad y honor que supone ser la Fallera
Mayor Infantil de la ciudad de València.
¡Qué emocionante! ¡Cuántos nervios! Tú, la corte de honor, las familias y
amigos estáis viviendo un momento único. Un día especial. Me gustaría que mi
intervención te sirviera, os sirviera a todas, para relajaros. Unos minutos sólo
para respirar hondo y disfrutar del momento.
Os cambio los nervios, te cambio a ti, Daniela, la responsabilidad de ser el
centro de atención por unos instantes, entre otras cosas porque ahora mismo la
que siente presión y está nerviosísima, soy yo. Os propongo un trueque,
vosotras abrís bien los ojos, miráis a vuestro alrededor y disfrutáis en riguroso
directo de la exaltación de la fallera mayor infantil de València 2018 en el Palau
de la Música y yo intento ayudaros distrayendo la atención del público mientras
hablo de ti, Daniela, y de lo bien que has asumido el encargo de ser la
representante de València en el presente ejercicio fallero.
Ahora, chicas, es cuando podéis relajaros unos segundos. Sólo un poquito,
porque me voy a dirigir al público. ¡Aprovechad! Enseguida vuelvo con
vosotras.
Voy a contaros, yo que he tenido la suerte de conocer a Daniela, cómo es
nuestra Fallera Mayor Infantil. Daniela es: decidida, atenta, delicada,
convencida de lo que quiere conseguir, constante, simpática y, eso sí, muy
fallera. Le gusta mucho la fiesta de las Fallas y sabe transmitir esa sensación a
quien está con ella. Contagia el ánimo y la ilusión a quien está a su lado y
además siempre sabe estar en su lugar porque es disciplinada y muy aplicada.
Cualidades todas importantes para poder asumir el cargo de Fallera Mayor y
virtudes que le ayudarán a ser admirada, respetada, pero sobre todo querida.
Y ya vuelvo con vosotras. Os había dicho que era sólo un instante y espero que
os haya servido para daros cuenta, con solo mirar a vuestro alrededor, de la
cantidad de personas que tenéis pendientes de vosotras y de la gran suerte
que supone contar con tanto apoyo. Sabéis que durante este maravilloso año
fallero no vais a estar ni un solo instante solas. Por eso quería brindaros la
posibilidad de disfrutar de este momento.
Os hago un resumen. He nombrado algunas de las cualidades de Daniela. Los
pequeños defectos, que todos tenemos, me los guardo para otro momento, en
que estemos solas.
Y he resaltado la importancia que tiene el cargo que representáis. Daniela es la
Fallera Mayor, pero está acompañada por vosotras, componentes de la corte
de honor.
Me encantaría que Daniela tuviera en vosotras doce apoyos con los que
ayudarse para no decaer un solo instante.
Buscando, por ejemplo, la complicidad de Lola y contagiándose de la alegría de
Alba,
descansando en las nubes junto a Blanca,
llorando de emoción con Marina y compartiendo la energía de Marta,
alborotándose con la divertida Daniela y sin parar de jugar en compañía de
Aitana, cotilleando a todas horas con María,
aprendiendo de Vega,
disfrutando de la amistad de Aiti,
descubriendo tantas cosas con Nekal y relajándose con la tranquila Paula.
En definitiva, disfrutando de momentos irrepetibles y dejándose llevar por los
impulsos de vuestra edad. Sois la corte de honor de la Fallera Mayor Infantil de
València, pero también sois niñas. Y aunque las circunstancias lo exijan y el
protocolo esté marcado, comportaos bien, pero sin ser artificiales. Que todos
queremos ver a unas niñas alegres que se divierten y están contentas de
representar a las falleras y falleros de la ciudad de València.
Y todos ellos os dan permiso para cansaros, vale tener sueño y se comprende
que en algunos momentos estéis aburridas.
Tú, Daniela, además, eres la máxima representante, así que sobre ti recae
también la mayor responsabilidad. Pero no debe asustarte. Aseguran los que te
acompañan que no te aburres nunca, que disfrutas de todo y con todos.
Sé que le tienes respeto, pero ningún miedo al cargo de Fallera Mayor.
Quién te iba a decir, Daniela, que aquel inesperado regalo de comunión, ser
fallera mayor de tu comisión, iba a terminar así.
Un gran regalo en su momento, sin duda. Y fíjate hasta dónde has llegado.
Menuda sorpresa y qué alegría tan grande.
Ser Fallera mayor de València es el sueño de muchas niñas. Y seguro que
todas merecerían ese premio, pero tú has tenido la suerte de ser la elegida. Por
tu personalidad, por la sinceridad que muestras, por tu pasión por la fiesta
fallera… Una suerte que compartes con tu comisión, Santa María Micaela –
Martín el Humano, y con tu familia, que son los que han sabido transmitirte una
tradición que nos distingue del resto de las fiestas del mundo, que nos hace
singulares y que nos ha llevado a ser universales.
El patrimonio inmaterial del que tanto se habla no es ni más ni menos que eso.
La emoción, las costumbres, el respeto, la tradición y la pasión que tus padres,
tíos y abuelos han sabido transmitirte sobre la fiesta de las Fallas. Las
actividades, los actos y las celebraciones en las que has participado con tu
comisión.
Ese gusto por la fiesta no se compra en tiendas, por muy especializadas que
sean, ni se encuentra en Internet, que parece que tiene de todo… Simplemente
se vive día a día.
Y así, Daniela, se aprende. Como tú estás haciendo. Dentro de poco serás
toda una experta en peinados e indumentaria. Serás capaz de tararear más de
un pasodoble, conocerás las técnicas de construcción de una falla y disfrutarás
de la traca entendiendo el arte de los maestros pirotécnicos.
Una gran suerte poder vivir esas experiencias. Porque este es tu año. Pero
también es el año de todas las falleras y falleros que tienen la misma ilusión
que tú, por vivir las mejores Fallas de su vida. Por eso en el año que ocupas el
cargo de Fallera Mayor de València debes ser más generosa que nunca.
Porque las comisiones falleras van a querer que acudas a sus actos, porque la
gente querrá hacerse fotos contigo, que los atiendas, que te sientes un rato
junto a ellos, que compartas tu gloria de Fallera Mayor.
Pero, ¿cómo se aprende a ser tan generosa? De la manera que tú
inconscientemente lo has hecho. Observando, escuchando consejos y viviendo
la fiesta fallera desde dentro. Con humildad. En tu falla, Santa María Micaela,
en tu casa. Porque sobre todo en casa es donde tanto tú como yo hemos
encontrado a las mejores maestras: nuestras yayas.
En eso coincidimos. Igual que otros falleros y falleras hemos tenido la suerte de
recibir las mejores lecciones de las personas que más nos quieren.
No tiene una explicación pedagógica o por lo menos yo no la conozco, pero
cuando las abuelas te enseñan con tanto amor las cosas no hay competencias
ni contenidos que se aprendan mejor. También los yayos, los tíos y tías,
hermanas, hermanos, las mamás y los papás son los mejores profesores
falleros.
Claudia, tu hermana, Eva y Juan Carlos, tus padres, han sabido llevarte de la
mano y por eso y por ellos hoy estás aquí.
Y porque hubo un barrio que se reunió en torno a una falla, porque hay una
comisión que te acogió y porque cuentas con una familia fallera que se siente
muy orgullosa de ti.
“Azúcar y canela, no hay quien gane a la falla Micaela”.
Ahora quiero dirigirme a todos los falleros y falleras que esta tarde nos
acompañan, aquí en directo o desde sus casas. Y de manera especial a las
niñas que con la misma ilusión que vosotras optaron a estar hoy aquí y no lo
consiguieron. Un beso para todas y un ruego, no dejéis de ser entusiastas de
las Fallas y sequid aprendiendo y disfrutando de todos los actos de la semana
y del año fallero.
Un beso también a todas las falleras y falleros que por diferentes circunstancias
no podréis participar de estas Fallas. Os esperamos en las del 2019.
Y mucho ánimo. La fiesta os necesita a todas y todos. Vuestra será la
responsabilidad de transformar la fiesta y de mejorarla, desde el estudio y el
conocimiento de su historia. Y hablando de estudios y de historia. ¿Os
imagináis que las fiestas fuesen una asignatura más en el colegio? ¡Cómo me
gustaría! Sí, claro, en el horario de clase. Clase de Fiestas. Con sus temas de
música, cocina festiva, indumentaria, economía de la fiesta, la plástica y sus
artistas. Se aprendería muchísimo, nos haría ser mejores, respetando a los que
participan y a los que no lo hacen de las fiestas populares.
Pero no quiero asustaros con materias escolares, por divertidas que parezcan.
Hoy es un día especial para todos. Sobre todo para las trece falleras que ahora
se encuentran en el escenario.
Mirad la sonrisa de satisfacción de la Corte de Honor. Sí, sí, vosotras sois la
Corte de Honor y acompañáis a Daniela, la FALLERA MAYOR Infantil de
Valencia.
Se os acaba de imponer la banda. ¿Chula, eh? ¡Y lo que pesa!
Pero vosotras sabéis perfectamente lo que significa lucirla. Estad tranquilas,
habéis sabido hacerlo muy bien como falleras mayores de vuestras comisiones,
así que lo tenéis chupado.
Mirad cuánta gente os acompaña. Tenéis frente a vosotras a todos los
representantes de las fallas del 2018. ¡Qué lujazo! ¡Qué momento tan bonito!
Retenedlo en la memoria. Haced una foto imaginaria, porque en unos minutos
ya será pasado, aunque siempre quede el maravilloso recuerdo de este
instante. Es la magia de las Fallas. Tienen un ciclo que empieza y termina, pero
que por suerte nunca se acaba.
Hoy lucís por primera vez vuestros trajes por parejas y Daniela el traje oficial…
Pequeñas, estáis preciosas. Guapas no, guapísimas.
Daniela, espectacular, perfecta.
Os aseguro que estáis de primer premio.
Yo, que soy artista fallera, quisiera poder reproducir y dar forma a una
composición que emocionase tanto. Pero soy incapaz, porque el cuadro que
formáis es insuperable.
Pero tengo una idea. Os propongo plantar una falla. Imaginaria, claro. Una falla
que seguramente nunca se realice, pero que será la nuestra, la del día de hoy.
Hagamos el boceto. Va a ser infantil, naturalmente, y en ella vamos a contar
cómo queremos que sean las Fallas del 2018. Las protagonistas, vosotras y
todas las falleras y falleros de València.
¿Os animáis? Pues vamos allá.
Me imagino la falla rematada por un sol. Yo siempre coloco el sol en mis fallas.
Casi seguro que fue lo primero que aprendisteis a dibujar.
Además representa la luz de València, la luz de marzo. También incluiremos a
una majestuosa luna que no quiere perderse la fiesta nocturna. Porque en
Fallas está permitido acostarse mucho más tarde. La luna y el sol se apoyarán
sobre una gran nube blanca y sonriente, y en ella estará el trono de algodón de
la fallera mayor. Allí sentaremos a Daniela, que estará en un lugar privilegiado
para observar la fiesta desde las alturas.
Y cómo no, incluiremos a esas cuatro gotas que siempre nos visitan en Fallas.
Después, de arriba abajo, doce hadas explicaran que las fallas deben ser
tolerantes, solidarias, graciosas, críticas, sostenibles, abiertas, diversas, tener
arte, música, pólvora y muchísima alegría.
¡Qué no falte la alegría! Será una falla magnífica, a la que no le falte detalle.
Una falla para disfrutarla y para ampliarla con todos los ninots que quepan en
nuestra imaginación y que representarán a los falleros infantiles de todas las
comisiones de València.
Ya tenemos el diseño, ahora deberíamos contar con las manos expertas de los
maestros falleros para realizarla, los compañeros y compañeras del Gremio
Artesano de Artistas Falleros de València, al que con mucho orgullo represento
y al que pertenezco desde hace 26 años. Me gustaría aprovechar y hacerle,
con vuestro permiso, un pequeño homenaje al Gremio, que en este ejercicio
cumple 75 años. Muchas felicidades y por muchos años con el mismo
entusiasmo.
Si algo he aprendido en estos años de profesión es que éste es un oficio de
muchas horas de taller, un trabajo en equipo, sacrificado pero que enamora.
Gracias a la dedicación de los artistas se consigue que las fallas luzcan en la
calle de una manera especial y que transmitan tantas cosas a los que las
visitan.
Vosotras también vais a transmitir muchas cosas a todo el mundo fallero.
Seguro que nos regaláis momentos inolvidables, emotivos, simpáticos y todos
muy falleros. Y lo vais a hacer muy bien representando a todas las fallas de
València.
Y al frente tú, Daniela. Con tus once años recién cumplidos y con un calendario
por delante que asustaría al más dispuesto. Pero estoy segura de que vas a
saber corresponder a todos, que estarás siempre a la altura de las
circunstancias y que harás que nos resulten cortos los actos interminables y
que todos acaben siendo, a pesar del cansancio, entrañables.
No sois las primeras. Tampoco seréis las últimas, pero os ha tocado ejercer de
Corte de Honor y Fallera Mayor Infantil de València del 2018.
Ese es un honor, es una gran responsabilidad y supone mucho, mucho
sacrificio y esfuerzo.
Gracias en nombre de la fiesta de las Fallas por vuestra dedicación y gracias a
vuestras familias, comisiones y miembros de la Junta Central Fallera por el
cariño y mimo con que os tratan.
Dentro de muy pocos días, Miguel Hache plantará la falla municipal. Vuestra
falla, la nuestra, la falla de todas las niñas y niños de la ciudad. Y casi sin
darnos cuenta llegará el día de la cremà que dará paso a otro año que traerá
nuevos sueños tan bonitos como los que estáis viviendo ahora.
Las Fallas del 2018 ya no tienen vuelta atrás.
Preparades, tots preparats, perquè ja s’acosta Sant Josep!

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close