#Fallas17| Así será el protocolo de emergencias los días grandes de la fiesta

Un total de 336 bomberos y 20 voluntarios de Protección Civil trabajarán para que la cremà de las fallas se celebre con total normalidad y seguridad. De esta manera, se clausurarán unas fiestas que el Ayuntamiento prevé “masivas”, hecho por el cual se activará, por primera vez, el protocolo municipal de emergencias ante masificaciones. Este dispositivo reforzará la seguridad en las zonas de mayor concentración de gente, como es el caso de Russafa.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha presidido este viernes la Junta Local de Protección Civil, una reunión que, cómo ha explicado, se celebra todos los años antes de las Fallas “para asegurar el adecuado funcionamiento de todos los servicios de emergencia, revisar los protocolos y atender a las novedades para tomar las medidas oportunas”. Por esta razón, y ante las previsiones de qué sean unas fiestas masivas, por ser las primeras que se celebran como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y por coincidir con el fin de semana, “este año hemos prestado mucha atención para garantizar las salidas en zonas de concentraciones”, ha asegurado.

Concretamente, según ha detallado la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, 67 bomberos trabajarán diariamente con este objetivo, y se reforzará la seguridad en Russafa y en el entorno de los tuneles de Germanías, donde se activará el protocolo de emergencias ante masificaciones y se instalarà un puesto de mando preventivo con Policía, Protección Civil  y Sanidad para mejorar la un coordinación y la efectividad de las respuestas.

Además, en esta zona se favorecerá la circulación de personas con medidas como, por ejemplo, dejar libre de terrazas la vía que conecta la salida del túnel de Germanías con las calles iluminadas de Russafa en las horas de encendido, o el establecimiento de los mercadillos en sólo una parte de las calles. Asimismo, se crearán itinerarios seguros para quienes visiten las luces con una nueva señalización de los caminos de entrada y salida mediante pórticos.

“Con todas estas propuestas, que buscan proteger a las personas que participan en las fallas, también se favorecerá la convivencia en los barrios que viven más intensamente la fiesta”, ha destacado el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, que ha reiterado el mensaje del alcalde: “que las fallas, que son una fiesta segura, este año lo serán más”.

Al término de la reunión, Anaïs Menguzzato ha agradecido el trabajo de los servicios del Ayuntamiento como el de tráfico que reforzarán el turno, el de la Agencia Valenciana de Atención a las Emergencias que aumentarán un 20 por ciento el personal que atenderá el 112 y el apoyo de los 239 voluntarios de Cruz Roja que también reforzará su presencia en Fallas con más ambulancias de guardia y enfermerías móviles que se ubicarán en las zonas de mayor afluencia.