#Fallas17| Aumentan las detenciones y las multas y denuncias hasta las 5.874

Tras la fiesta es momento de hacer balance, y así lo han hecho desde el área de Protección Ciudadana, Anaïs Meguzzato, y desde Cultura Festiva, Pere Fuset.

“La mejor noticia que podemos dar es que no ha habido ningún incidente grave y que se ha hecho un esfuerzo muy grande desde el Área de Protección Ciudadana, donde por primera vez ha habido un operativo específico de Fallas para poder desarrollar un buen trabajo de planificación y organización de nuestros recursos y tener unas Fallas seguras”, ha afirmado la concejala Anaïs Menguzzato al hacer balance de cómo han transcurrido unas fiestas falleras en las que se ha registrado una multitudinaria presencia de gente en la calle.

“Estamos bastante satisfechos porque nos enfrentábamos a un desafío muy importante por la mayor influencia de público en las calles. Creo que hemos respondido adecuadamente”, ha añadido Menguzzato, que ha destacado la especial complicidad de las intervenciones y la protección ciudadana en mascletaes y castillos de fuegos artificiales.

“Desde el Área de Protección Ciudadana estamos satisfechos y satisfechas de cómo se han desarrollado estas Fallas. Que no haya habido ningún incidente grave durante estos días no ha sido cosa del azar, sino de ese operativo especial de Policía con un incremento muy significativo de 223 agentes los días 17 y 18. Esta organización y planificación del trabajo ha dado el buen resultado de que hemos tenido unas Fallas seguras, que es lo que pretendíamos”, ha añadido la concejala.

Durante los días que van de la Crida a la Cremá han sido más de 600 los agentes de servicio en las calles de Valencia, con un refuerzo especial de 223 agentes en las jornadas festivas del 18 y el 19, según ha informado Anaïs Menguzzato, que ha agradecido el esfuerzo realizado por Policía Local, Bomberos, Protección Civil y efectivos de Cruz Roja “que han realizado más de 900 atenciones”. También ha destacado la actuación conjunta con Policía Nacional y Guardia Civil” coordinada desde el centro de coordinación CECOR.

5.874 DENUNCIAS

El número de denuncias tramitadas por la Policía Local de Valencia en las Fallas 2017 ha sido de 5.874, con un incremento de 1.250 frente a las 4.611 del pasado año. De ellas, 264 fueron a puestos de alimentación callejeros, 372 por venta ambulante (188 en 2016), 15 denuncias a terrazas, 10 a churrerías, 6 a verbenas y 4 a barras de venta de bebidas. En cuanto a objetos decomisados, fueron 20.956 latas de bebidas, 138 kilos de alimentos perecederos y 4.639 artículos retirados de puestos de venta en la calle. También se requisaron 24 carros de venta ambulante.

En el apartado de tráfico se llevaron a cabo 3.514 inspecciones de vehículos; fueron retirados por la grúa 724 y denunciados un total de 523. Los controles de alcoholemia, por otra parte, registraron 105 casos de resultado positivo. Las denuncias con incautación de material pirotécnico fueron 33, frente a las 54 del pasado año. Sin embargo, el número de unidades incautadas ha ascendido de 1.625 a 21.569. Las inspecciones conjuntas de mascletás por parte de Policía Local y Bomberos han sido 39, de las que se han derivado un total de 17 denuncias.

Las atenciones y servicios humanitarios en casos de intoxicación etílica han disminuido de 326 el pasado año a 242 en 2017.

Anaïs Menguzzato ha destacado igualmente que el operativo de Bomberos de la noche de la Cremá, en el que 221 bomberos y 77 vehículos participaron en la protección de un total de 95 monumentos falleros, acabó 45 minutos antes que el año anterior y sin que se registrase ningún tipo de incidencia reseñable.

Bando de Fallas 2018 consensuado

Por su parte Pere Fuset ha destacado que “el bando de las Fallas 2018 recogerá un conjunto de normas consensuadas por las entidades vecinales, los representantes de los hosteleros y comerciantes, las comisiones falleras y los responsables públicos para conciliar intereses y que la afluencia de visitantes sea una oportunidad para todos”. Así anunciaba la apuesta del equipo de gobierno “de preservar y mejorar los aspectos de la fiesta grande de Valencia, que nos han propiciado su reconocimiento internacional como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y que este año han sido un éxito”.

“Las fallas 2017 han sido las más multitudinarias y a pesar de que la ciudad ha duplicado su población durante estos días, se han celebrado satisfactoriamente, sin ningún incidente”, ha asegurado el concejal Pere Fuset que ha hecho un balance “altamente positivo” de estas fiestas. Por eso, ha felicitado a la ciudadanía y a todos los servicios municipales, a los que también ha agradecido su trabajo, con mención especial a los que dependen de la concejalía de limpieza, de movilidad sostenible y de protección ciudadana.

Pere Fuset ha recordado que tanto los actos programados desde Junta Central Fallera o el Ayuntamiento como los realizados por las comisiones falleras “han transcurrido de manera adecuada”, con una afluencia masiva de visitantes y medios de comunicación, estatales e internacionales, “fruto del calendario, el tiempo y, también, del impulso que para la fiesta ha tenido la declaración de Patrimonio de la Humanidad”.

De esta manera el concejal ha hablado “de la nueva realidad de las Fallas”, que ahora, más que nunca, son una fiesta del mundo. “Y nuestra intención es que no sólo sea una fiesta del mundo sino que sea la mejor fiesta del mundo, que es el que sentimos los que tenemos la fiesta dentro desde siempre y ahora queremos que esto lo piensen y lo sientan también los que nos visitan desde todas partes”. “Con ese objetivo -ha continuado- al equipo de gobierno municipal trabajamos para mejorar en el máximo las fallas, que aspiran a la excelencia y, en esa línea, este año ya hemos introducido novedades de las que estamos satisfechos”.

Pere Fuset ha recordado que este año el Bando de Fallas, “que han cumplido la inmensa mayoría de las comisiones”, ha sido más concreto y ha contemplado más escenarios. Así, ha establecido la reducción de días de carpas en la calle y la ubicación de los mercadillos a un lado de la calle para mejorar la movilidad del visitante, también ha garantizado la salubridad de la venta de alimentos con las “food trucks”. El concejal también ha evocado otros elementos particulares que se han vivido estas Fallas, como la planta al tomb de la falla municipal, “que se realizó en tiempo y forma y sin incidentes, y supuso un ejercicio colectivo y de hermandad que a nuestro entender traslada muy acertadamente el espíritu del que son las Fallas: esfuerzo y trabajo colectivo del pueblo y que además fue un espectáculo único especialmente porque se trataba de la falla municipal más alta de la historia”.

Otra de las novedades de este año ha sido la pasarela para facilitar la circulación durante la ofrenda de un lado al otro del recorrido, “proyecto piloto que ha funcionado muy bien y que el año que bien podemos ampliar”. “Con esta infraestructura efímera el tiempo de espera máximo de las colas ha sido de 10 minutos y se han evitado las habituales situaciones de tensión entre los peatones y la policía local, además se ha facilitado enormemente el trabajo de estos últimos, y la Ofrenda ha circulado a buen ritmo los dos días”.

Por otro lado, el concejal ha argumentado “el alta calidad de los espectáculos pirotécnicos que hemos tenido estas Fallas, tanto por lo que respeta a mascletaes cómo por lo que respeta a Castillos, que se ha debido, en parte, al trabajo realizado por el Ayuntamiento para dignificar la industria y los profesionales de la pirotecnia valenciana, con aumentos sustanciales de los precios pagados por los espectáculos que este año nos han generado un regreso espectacular en forma de mascletaes y castillos con mucha potencia y mucho arte”.

En general, el concejal ha hablado de las Fallas “como motor social, cultural y económico” y, por eso, ha pedido más implicación de los agentes no estrictamente falleros que, este año, ya han participado a la hora de elaborar el Decálogo de convivencia, o a las reuniones entre falleros y asociaciones de vecinos en el barrio de Russafa, que el próximo año también se celebrará en otros barrios. También ha agradecido la colaboración de otras entidades como la Universitat de València, con su proyecto de hacer ninots con la paja del arroz, y de aquellas que se involucran en el Plan Estratégico de las Fallas y que contempla todos los sectores y negocios que viven alrededor de esta fiesta.

“El objetivo del equipo de gobierno es que Valencia sea conocida como la ciudad de las fallas, una fiesta que vivimos con el corazón pero tenemos que gestionar con la cabeza”, ha concluido el regidor.