Fallas

GALERÍA| Los detalles del espolín Reina en ‘Rosa Pétalo’ de Marina Civera

Entre la diversidad de actos que este jueves marcaban la agenda fallera, la visita al colegio de la Fallera Mayor de València 2019, Marina Civera Moreno, suponía uno de los momentos más especiales para lo cual la joven ha querido lucir uno de los trajes más representativos de su reinado: el espolín ‘Reina’ que lució en la Crida 2019.

Este jueves, la joven estrenaba el jubón del siglo XVIII, con envarado interior, a juego de este traje y que, como en la Crida, también ha sido obra de Amparo Fabra, una apuesta siempre segura para lucir un resultado elegante. Para ello, la conocida indumentarista ha querido destacar el dibujo, casando a la perfección cada una de las piezas del justillo que, al unirlas, ha formado tanto en el centro, la espalda y parte delantera, el dibujo central del espolín Reina, mientras que para el faldón ha buscado la guirnalda que lo bordea.

Imagen: Official Press

Cabe recordar que la máxima representante de la fiesta confiaba en el sino de distinción que ofrecen los telares de Compañía Valenciana de la Seda y elegía uno de los cartonajes más clásicos y representativos del archivo histórico de la Casa ‘Rafael Catalá’: el dibujo ‘Reina’. El color, creado expresamente para ella, se extrajo de unos pétalos de rosa que Marina portaba y que dio lugar al nombre del color de fondo: rosa pétalo.

Una seda de espolín tejida con 25 colores de trama, dos tonalidades de verdes diferentes y hasta cuatro metales diferentes: metal brescado oro y plata, metal glaseé que es una combinación de oro entorchado con plata y metal oro viejo, que se le ha dado importancia poniéndolo en el ramo lateral.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imágenes: Official Press

Las manteletas elegidas están bordadas sobre tejido de nipis y tul en seda y metal dorado con lentejuelas, reproduciendo un dibujo antiguo de la firma ‘Hijas de Carmen Esteve’.

Las puntillas son de la firma Antigüedades Me Encanta. Un encaje de aplicación de Bruselas hecho a finales del siglo XIX. La dedicación que exige la confección de este tipo de encajes los convierten en auténticas obras de arte, dado que primero se hacía a bolillos cada hoja o detalles para posteriormente aplicarlo sobre el tul. Un laborioso trabajo que otorga un gran valor a este tipo de puntillas.

Imagen: Official Press

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: