ESPECIALES

La autopsia apunta a que Julen murió el mismo día de la caída al pozo

La autopsia practicada a Julen, el pequeño de dos años que murió tras caer a un pozo el 13 de enero en Totalán y cuyo cuerpo era rescatado en la madrugada de este sábado, apunta que el menor sufrió politraumatismos y que su caída fue de pie.

La autopsia determina que Julen se precipitó de pie en el pozo y que sus brazos estaban hacia arriba, según han indicado fuentes cercanas a la investigación, que también han destacado que el pequeño presenta erosiones compatibles con roces en la caída.

El examen comenzó a las 8.30 de la mañana de este sábado en el Instituto Anatómico Forense después de que el cuerpo fuera trasladado al Hospital Clínico directamente desde el Cerro de la Corona.

Los restos mortales del niño fueron hallados a 71 metros de profundidad -cota hasta la que se rellenó de tierra el pozo, en su origen de algo más de cien metros- y cubiertos de tierra. Por la postura en la que fue localizado, el niño cayó al pozo de forma «rápida y libre». Una de las tesis mas probables es que, en la propia caída, se fuera desprendiendo tierra procedente de las paredes del pozo, que eran «muy imperfectas, muy arenosas».

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: