La Granotera| ¡Cuádrense! Llegó ‘El Comandante’, por Dani Hermosilla

DANI HERMOSILLA

Os iba a hablar de Robert Sarver. ¿Recordáis? El empresario americano que venía —junto a Steve Nash— a ‘salvar’ al Levante UD, inmerso ya en la decadencia en la que Manolo Salvador se dejó llevar. Fue el último verano en Primera. Todo, a partir de ahí, un derrumbe, como un castillo de naipes. Ahora, Sarver está en el Mallorca, y lo tiene ahí, para perder la categoría. ¿Nos hubiera esperado eso? Pues no se sabe. Yo defendí el proceso de venta al amigo americano. Y creo que con garantías son beneficiosos. Ahora bien, ya sabéis cómo le ha ido al vecino (y al Mallorca y al Málaga…) O viene uno de los buenos, que ponen pasta a gogó (estilo PSG) o mejor nos quedamos como estamos. Al final, fue mejor no vender, pero sigo teniendo una duda: ¿qué fue lo que le hizo cambiar de opinión a Quico Catalán?

El Comandante
Como decía, iba a hablar en esta granotera de Sarver, pero he cambiado de opinión. Después de la deliciosa entrevista de Fran Guaita a José Luis Morales (en la Cadena SER), quiero hablar de este hombre, ‘El Comandante’ granota, el hombre que mantuvo al equipo vivo, y al que este año es el equipo el que le está ayudando a salir adelante. Dos goles, pérdida de titularidad. ¿Qué le pasa a Morales? Eso nos hemos preguntado todos. Y es que cuando no se tiene la cabeza en el sitio, no se rinde. Y cuando no rindes, pierdes confianza. Y cuando pierdes confianza, no te sale nada. Básicamente, José Luis viene a decir que lo ha pasado mal. Un tema familiar —relacionado con su tío, al que estaba muy unido—, le han impedido rendir. Su temporada, floja. Pero nunca se escondió, fue voluntarioso. No le salía nada, pero técnico y plantilla lo tenían claro. A Jose hay que ayudarlo. Y puede ser el revulsivo que necesitas para acercar la agenda del ascenso. Porque el ascenso, bajo debacle, está hecho.

Conozco a su representante —amigo mío— Y siempre me dijo: “Dani, Jose es una pasada” Y así es. Se quedó contra corriente —podía haber jugado en Primera— pero quiso ser justo con el club que le había dado la oportunidad de jugar en la élite. “Te regalo un año e Segunda para volver a rendir a mi vuelta a primera”, parece ser. Lo bueno es el mensaje que desprende. “Si tenemos que ir a la guerra por uno del grupo, iremos”, dice él. Colectividad, equipo, compañerismo, sensación de equilibrio emocional entre todos. Una gran frase, un buen resumen. Lo de los vestuarios de los equipos profesionales, un dramón. Si un vestuario es bueno, el equipo rinde; si, como pasó el año pasado, el vestuario es anárquico, el resultado es malo. De ahí, que algunos futbolistas con sólo rendir en otro grupo, lo han hecho mejor. Si un director deportivo hace —sin querer— un mal vestuario, el resultado, no será bueno.

Llega el Mallorca
No sé mucho de ellos. Sólo sé que aquí dieron mucha guerra. Como el Almería, un equipo grande, metido en una guerra a la que no estaba invitado.¿Lo hace más complicado, como dice Muñiz? Puede, pero lo que sí ha de hacer el Levante es mejorar su rendimiento. Penaltis contra el Elche, penalti en Valladolid (el 0-1), y de penalti contra el Almería. Ni la suerte va a acompañar siempre, ni los rivales van a ser dóciles ya. Todos están necesitados de puntos. El déficit de puntos, excepto en el Levante, acarrea más presión y más rendimiento. Hay que cerrar la temporada cuanto antes. Yo sigo diciendo que el partido en casa contra el Oviedo puede ser la fecha.