Las extensiones de pestañas, el truco de las ‘celebrities’ para lucir una mirada de impacto

Lucir una mirada de impacto es una de las finalidades de la mayoría de mujeres, especialmente al maquillarse, emulando a las celebrities.

La mayoría de los ‘looks’ que lucen las famosas tiene un secreto, y es que casi todas recurren a las extensiones de pestañas, que son la fórmula perfecta para conseguir una mirada de ’10’. Actualmente este tratamiento está al alcance de todas las mujeres, haciendo que su uso se haya expandido con gran celeridad por sus efectos inmediatos emulando a celebrities como Nicole Kidman, Lindsay Lohan, Naomi Campbell, Lucy Liu, Rihanna, Victoria Beckham, Eva Longoria, Penélope Cruz, Elsa Pataky,… e incluso a la propia Reina Letizia, gran asidua a esta técnica que mejorando el grosor y la longitud de las pestañas consigue un look especial y cien por cien natural, que destaca el atractivo de los ojos.

Se trata de una técnica laboriosa, muy efectiva e indolora en la que cada extensión de pestaña se pega en cada una de las pestañas propias consiguiendo el efecto de una mirada más amplia pero sobre todo, natural que hace que ya no sea necesario el uso del rímmel para destacarla.

Ana Valcárcel, es la responsable de esta técnica en Mimasthetic, uno de los centros de belleza de referencia en Valencia en cuanto a extensiones de pestañas.

Para ello, Ana realiza un estudio de la mirada de cada clienta con el que busca determinar el grosor de las extensiones así como la longitud a emplear, dado que es algo que va en función de las características de cada ojo.

Momentos antes de iniciar la puesta de extensiones se realiza el estudio de la mirada. Foto: Official Press.

Las extensiones son pelos de seda que van pegadas a cada una de las pestañas de las clientas, y es por ello que existen diversos grosores y longitudes, llegando a emplearse desde los 100 hasta los 200 pelos en cada ojo por sesión. Ana destaca que la extensión va colocada sobre la pestaña natural y no va pegada al párpado, por lo que es una técnica no invasiva para el ojo que no daña en ningún aspecto a la pestaña natura, la cual mantiene su ciclo natural, por lo que cuando caiga la extensión, será porque es el momento de la pestaña natural para caer.

Las extensiones que se colocan no son todas iguales ni del mismo tamaño sino que va en función de cómo se quiere destacar el ojo: más rasgado, más abierto, más volumen,… y todo ello en base a la cantidad de las propias pestañas de la clienta.

Este tratamiento, cuyo efecto se observa desde la primera puesta, puede llegar a durar el tiempo que se considere siempre y cuando se haga un retoque de relleno y mantenimiento cada dos o tres semanas.

Foto: Official Press

Llevar extensiones de pestañas no está reñido con portar una vida normal. Te puedes seguir maquillando, bañando en la playa o piscina, reír, llorar… tan sólo hay que extremar el cuidado de no utilizar productos a base de aceites (desmaquillantes, cremas…) sino que es preferible que sean productos con base de agua.

Su puesta es un proceso de apenas una hora en la que la relajación es la nota predominante. La clienta se tumba en la camilla con los ojos cerrados para al abrirlos lucir una mirada de ‘impresión’.

Foto: Official Press