@LevanteUD| Frenazo en Getafe, por Dani Hermosilla

DANI HERMOSILLA

Las visitas a Madrid, definitivamente, no son buen motivo para ir a ver un partido del Levante. La última derrota, en Alcorcón. Este sábado, el Levante volvió a caer. Muchos diréis: tal y como estaba jugando, esperado. Pero lo cierto es que, mirando la parte positiva, hay que ver todo como un toque de atención, una forma de ver que lo que Muñiz lleva diciendo hace semanas, es cierto. Cualquier rival es bueno en Segunda. Mucho tiempo jugando con fuego como para que te sorprenda el resultado.

Por otra parte, los momentos del partido han marcado el final. Hubo opciones de meterse en el encuentro. Pero esta vez no salió. Probablemente porque la presión de ir 2-0 fue siempre una losa. El fútbol, el deporte profesional es cabeza y fortaleza, y esta vez la del Getafe fue superior. No hay que ponerle peros a la derrota. Aprender y saber que para esto sirve la enorme ventaja del Levante en la clasificación: el Levante se puede permitir el lujo de perder; el Getafe, no.

Iván, Postigo y Verza…
Novedades de Muñiz para Getafe. La primera, cantada, Iván por Pedro López (la enésima oportunidad perdida); la segunda, también. Os decía en La Granotera que la lógica llevaba a eso. Chema por Róber. La tercera, no. No Espinosa, no Casadesús; Verza. Y la verdad, cada vez que tiene la opción de salir de inicio se ve más sus debilidades. Ni un pero a su esfuerzo. Todos los del mundo a su fútbol. Es un ‘6’ que responde a la lógica aplicada por Manolo Salvador. Un jugador de construcción, que nunca fue lo suficientemente regular para superar a otros con más trabajo. Creo que, a pesar de su comportamiento ejemplar, su final en Can Orriols es un hecho. Al tiempo.

Sin opciones
Cuando se juega mal, hay más opciones de perder. Sin duda. Pasó en los últimos paridos contra Almería, Mallorca y Mirandés. La prueba del algodón. Llega un equipo igual o mejor que tu. Y te retrata. ¿Lo bueno? Que sirve para saber dónde estás y que tu ventaja te permite tomar decisiones correctas.

Sin alarmas, lo mejor del Levante este año es su enorme capacidad de adaptarse a las circunstancias. Son muchos los equipos que te han superado en juego. Y pocos -o ninguno- los que te han ganado. Por tanto, sin alarmas. Toque de atención no solo para ahora. Sino para el futuro.
Lo avisaba Muñiz: el Getafe es un buen equipo. Y si le salen bien las cosas, te complica. Marcar a los 4 minutos, tranquiliza. Y más cuando tu rival se está jugando la vida. Cuestión de momentos. Y eso no quiere decir que el Levante no estuviera motivado. Quiere decir que el Getafe estaba necesitado. Y se encontró con el gol de Jaime Molina para tranquilizar su fútbol, que es mucho y bueno. Como el del Levante

Al poco de iniciarse el segundo tiempo, Roger tuvo la ocasión que nunca falla. Diríamos: la presion de marcar hizo que fallara. Cuando vas igual o empatado, la portería se ve más grande. A Roger se le hizo pequeña. A puerta vacía, tiró fuera. Como poco después Casadesús. Pero el termómetro estuvo atrás. Cuando pierdes 2-0 y el mejor es tu portero… todo está dicho

Lo mejor, un partido menos y una gran ventaja. Lo peor. Los agoreros se hacen fuertes. Pero la suerte está echada. Además, los 400 granotas en Getafe se van defraudados. Y Muñiz dijo que esperaba que el equipo estuviera a la altura de su aficion. Y no fue asi. El temporadón acabará en ascenso. Y el Levante se Muñiz hará historia. Seguro. Stop a los pesimistas. Y justicia para un equipo que no perdía desde noviembre.

ALINEACIONES
Getafe: Alberto, Damián, Molinero, Cala,Cata, Sergio Mora, Alvaro Jiménez, Pacheco, Portillo, Faurlin; Jorge Molin.
LEVANTE: Raúl Fernández; Iván (Montañés, 72′), Postigo, Chema, Toño; Natxo Insa, Verza (Espinosa,74′), Campaña (Casadesús, 46); Morales, Jason y Roger.
GOLES
1-0, Jaime Molina, 4′
2-0, Portillo, 36′
Arbitro: Arcediano Monestillo.
Estadio Alfonso Pérez Muñoz