@LevanteUD| Invasión de campo, alegría, homenaje, fuente y celebración hasta la madrugada

Se consumó el ascenso. A la primera, en el día previsto. En casa. Con la afición. Se llegó a los 77 puntos. Y con ello, el pitido final, después de un final agónico. Se había avisado por la megafonía del estadio que no se invadiera el campo. Los Levante Fans 1909 cantaban lo de ‘queremos invasión’ Con el pitido final, se desató la euforia y, lógicamente, en el césped del viejo campo de Orriols.

Corrillo

El club anunció un pasillo de homenaje a los héroes del ascenso, mientras los técnicos entraban en la rueda de prensa. Mientras Muñiz estaba acabando su conferencia de prensa, el público solicitaba la presencia del mismo. Alberto Gil, el director de comunicación del club entraba a por él: “Si no os importa, me lo llevo” dijo. “Lo están esperando”, y se fue después de haberse emocionado contando lo que estaba viviendo.

Aficionados y jugadores, cuerpo técnico, directivos, todos en perfecta comunión. Por delante, una noche muy larga de celebraciones. Primero con la visita a la Font dels Quatre Cantons, lugar habitual de celebración ‘granota’. Después, jugadores, cuerpo técnico, consejo, empleados del club se trasladarán a un restaurante de la ciudad para celebrar el ascenso hasta que el cuerpo aguante.

Los actos oficiales del club, aunque todavía no los ha hecho oficial dado que se quiso evitar el exceso de euforia en la plantilla, tendrán lugar el próximo martes, con las habituales visitas a las instituciones de la ciudad y la Comunidad, y también para darse ese baño de multitudes que tanto desean todos los equipos que ascienden.