Métodos de seguridad israelí para ‘blindar’ la final de Copa del Rey entre Barcelona y Alavés

La gran fiesta del fútbol español con la final de la Copa del Rey entre el FC Barcelona y el Deportivo Alavés de este sábado 27 de mayo en el estadio Vicente Calderón estará a buen resguardo gracias al trabajo de la Real Federación Española de Fútbol con su responsable de seguridad Eduardo López de Ceballos al frente y en permanente coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Numerosos efectivos de seguridad privada se unirán al dispositivo preparado por las policías nacional y local, Samur-Protección Civil o Cruz Roja, cuyo despliegue incluirá los hospitales de campaña a fin de actuar sobre el terreno en caso de emergencia.

Se ha invertido en un escáner especial empleado habitualmente por la seguridad israelí

Como novedad, este año a los habituales perros detectores de explosivos y la vigilancia permanente por tierra, aire y el subsuelo de la capital, se habilitarán escáneres suministrados por la empresa Proselec, similares a los de los aeropuertos, en las entradas del estadio Vicente Calderón con uno de carácter especial, capaz de analizar a una persona cada tres segundos y que es habitualmente utilizado por la seguridad israelí.

Con todo ello preparado, se establecerá un perímetro de seguridad de en torno a 100 metros alrededor del estadio de tal manera que a partir de las 16:00 horas -cinco horas y media antes del comienzo de la final- sólo se permitirá el acceso a quien porte en regla su entrada, invitación o acreditación para el partido.