Monzó (PP): “Ribó intenta dividir y enfrentar a los valencianos”

El portavoz del Grupo Popular, Eusebio Monzó, ha considerado “un verdadero disparate” la intención del tripartito de llevar adelante la aprobación de una Moción al próximo Pleno sobre el laicismo institucional y la libertad religiosa. La propuesta planteada al plenario municipal por el portavoz de Valencia, Jordi Peris, y amparada por el PSPV y Compromís, “se fundamenta “en una falsedad y esconde un perverso intento del alcalde Ribó de dividir y enfrentar a los valencianos,” ha argumentado.

Según ha explicado, “la Constitución determina claramente, dentro del Título I de los Derechos y Deberes fundamentales en su artículo16.3, que España en un Estado aconfesional y no laico como pretende hacernos creer desde el tripartito.” Este precepto constitucional implica, ha proseguido Monzó, que “ninguna confesión religiosa será la oficial del Estado, es decir, que no excluye el hecho religioso de ningún ámbito estatal, sino que abre el espacio público a todas las confesiones religiosas, no a ninguna en particular.”

Por todo ello, el concejal popular ha calificado como “una agresión” a las creencias religiosas de la mayoría de los valencianos, y a su historia de más de 2000 años, la pretensión de Ribó y sus socios de gobierno de aprobar una Moción para que se supriman los símbolos religiosos de los espacios públicos, como también ha valorado como “ignorante y fuera de la realidad” la intención de tripartito de mantener al Ayuntamiento totalmente al margen de celebraciones tan arraigadas y queridas por el pueblo de Valencia como son la Virgen de los Desamparados, el Corpus, la Semana Santa o los festividades de San Vicente Ferrer y Mártir.

“En este ataque perverso a las creencias y tradiciones de los valencianos nos preguntamos cuál es el papel del Partido Socialista,” ha destacado Monzó, y ha proseguido señalando que “es muy preocupante que los concejales socialistas, para mantener su débil estatus en el tripartito, traguen con medidas tan radicales como las que quiere imponer el alcalde Ribó.”

Asimismo, ha asegurado que los ataques de Ribó a las creencias de los valencianos “son obsesivos y no están para nada justificados,” porque a su parecer, “a los vecinos de esta ciudad, como a la gran mayoría de españoles, la presencia de las religiones en el ámbito privado y público es un tema asumido y superado, que viven desde el respeto y la tolerancia, y que no forma parte de sus preocupaciones.”

Para Monzó la Moción del tripartito “es inapropiada y está fuera de lugar,” y no sólo por los ataques a la religión mayoritaria de los valencianos, “sino porque además pretenden debatir asuntos que están fuera de la competencia municipal como es el concordato entre la Iglesia y el Estado.”

“Al alcalde Ribó no le preocupa ni el paro, ni la suciedad de la ciudad, ni el mal estado de los jardines, ni las consecuencias del temporal en las playas, ni los recortes en los servicios sociales, ni si la educación concertada, la mayoritaria en Valencia, está en regresión por el sectarismo del Consell… todo eso no es importante, lo urgente para él y sus socios de gobierno es quitar los símbolos religiosos de los colegios electorales, como lo demuestra el protagonismo que quiere darle a su proposición al Pleno que se celebra el próximo jueves,” ha concluido.