Múnich se blinda y la policía aconseja a los jugadores del Real Madrid viajar agachados en el autobús

La policía de Múnich ha anunciado que reforzará sus medidas de seguridad para el partido que este miércoles disputan el Bayern y el Real Madrid, tras las explosiones registradas este martes por la tarde en Dortmund junto al autobús del Borussia y que obligaron a suspender el partido contra el AC Monaco, que también se disputa hoy.

Las fuerzas del orden alemanas incrementarán hasta en 80 efectivos el despliegue cerca del estadio, hasta completar los 450, además de aumentar la presencia policial en los alrededores de los hoteles de concentración de ambos equipos. Como establece el protocolo de seguridad en Munich, los autobuses de ambos conjuntos serán examinados antes de la subida de los jugadores.

La policía además intentará acelerar el desplazamiento de los equipos a los estadios y se cambiará la ruta que iban a seguir los autobuses que llevan a los equipos, de tal forma que se variará sin que se sepan más detalles al respecto.

En un comunicado, la policía de Múnich señala que está en contacto con agentes de Dortmund y otras localidades e insiste en que se trata de medidas de seguridad más que de una amenaza real. “No tenemos conocimiento de que actualmente exista un peligro concreto para los dos equipos y sus aficionados”, señalan instando a la calma.

Por su parte, según el periódico El Mundo, el responsable de seguridad del Real Madrid ha recibido instrucciones de la Policía para que los jugadores no se acerquen a las ventanillas y viajen agachados para evitar que una deflagración o un ataque contra las ventanas les afecte.