Muñiz alaba la ‘madurez’ de su equipo para resolver partidos como el del Nàstic

“Hay que tener paciencia y no acelerarse porque vayan pasando los minutos. El equipo en ese aspecto es muy maduro”,

“Este equipo no se desorganiza porque vaya pasando el tiempo. Sabemos que con buen ritmo de juego y buen aspecto ofensivo y defensivo llegará y, si no llega, hay que insistir en esa idea”. A su juicio, hay que mantener una regularidad y una gran constancia para domesticar cada encuentro. “Tenemos que ser superiores a lo largo de los 90 minutos, no en el minuto tres ni en el setenta, teniendo claro que a partir de ahora cada partido será más exigente”. A partir de ahora, el grado de dificultad de los partidos —añade— “aumentará”, ya que todos los equipos se juegan cosas.