Pere Fuset plantea cambios en JCF y un mayor protagonismo de las Cortes de Honor

Finalizadas las Fallas 2017 es momento de hacer balance, y eso es precisamente lo que ha hecho el Concejal de Cultura Festiva y Presidente de Junta Central Fallera (JCF), Pere Fuset, en una entrevista del programa ‘Halcones y Palomas’ de Levante TV.

“El balance es muy positivo. Finalmente ha hecho muy buen tiempo y esa declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco ha sido un buen reclamo. Valencia ha duplicado durante unos días su población con datos a destacar como un 95% de ocupación hotelera con precios un 15% superiores a la media, lo que hace ver que las fallas son un motor económico importante”, ha precisado Fuset.

No obstante el regidor ha querido matizar y puntualizar las ganas de “mejorar algunos aspectos”. “La fiesta no necesita ser más grande sino mejorar y buscar la excelencia, no sólo económica, sino social y cultural. Hay que señalar que las fallas las organizan un 10% de la población para que la disfruten el 100% de los valencianos”.

Dilema de convivencia entre vecinos y falleros

El dilema entre la convivencia entre falleros y vecinos así como las molestias que genera la fiesta que transforma la ciudad por unos días también ha sido tema de debate. “La fiesta claro que genera molestias porque abarca toda la ciudad. En ese sentido, los falleros tenemos que reflexionar cómo mejorar este aspecto y los valencianos deben valorar lo que la fiesta aporta a la ciudad”, apuntaba Fuset. En este apartado ha recordado las reuniones llevadas a cabo con representantes de vecinos y de las fallas para intentar solventar parte de esas molestias, aunque es consciente que “queda mucho camino por hacer. La convivencia es necesaria y para ello se elaboró un decálogo de buenas prácticas entre vecinos y falleros”.

La masificación de la fiesta en forma de una alta afluencia de turistas que hace que la ciudad pueda verse ‘desbordada’ en cuestiones como vandalismo, botellones, …Pere Fuset ha admitido que “me preocupa la posible sanferminización de la fiesta, por lo que creo que es importante, además de potenciar medidas desde el equipo de gbierno el apelar a la conciencia ciudadana”.

Masificación de la fiesta

Gran parte de esa elevada cifra de visitantes durante los días de fallas ha venido motivada por el hecho de que la fiesta haya caído en fin de semana, lo que recuerda el debate generado tiempo atrás sobre si sería conveniente o no trasladar la fiesta a que sea siempre en fin de semana y no el 19 de marzo. Fuset ha señalado que se “trata de un debate muy quemado. En su momento se enfocó mal porque había que analizar qué es lo que ganábamos los ciudadanos haciéndolo en un momento u otro. Los vecinos se oponían porque hacerla en fin de semana suponía que vendrían más turistas y una masificación total, mientras que de hacerse en fin de semana los falleros que trabajan y que no tienen vacaciones pueden disfrutar de su fiesta por la que llevan todo el año esperando, y también quienes no son aficionados a estas fiestas no tienen que soportar las molestias que generan y además tener que levantarse a primera hora del día siguiente para ir a trabajar”. Es por ello, que ha remarcado la importancia de las fiestas locales. Cada ciudad puede elegir hasta dos días. Este año como San Vicente Ferrer, patrón de los valencianos caía en domingo, el Consistorio decidió aplazar dicha festividad al viernes 17 de marzo para que falleros y no falleros pudieran disfrutar más según su elección, y ahí es donde Fuset propone el debate a tener en cuenta, en los festivos locales.

El tema de los cortes de calles y la instalación de carpas también ha sido tema a tratar. Y es que el propio Fuset ha admitido que “las carpas es una de las cosas que peor imagen dan de la fiesta. De ahí el retrasar al máximo su instalación, para que afecte los menos días posibles a la ciudadanía”, señalando con ello que es una “reflexión pendiente” porque las comisiones no caben en sus casales o bien no, y de ahí que recurran a carpas. Es por ello que ha anunciado que su intención es “sacar ayudas para que las comisiones insonoricen sus casales y renuncien a tener carpa”.

IMG_4066

Momento de tomar decisiones y realizar cambios

Uno de los temas más destacados y que se venía ya rumoreando en el colectivo fallero son los posibles cambios que el Presidente de JCF quiere plantear al colectivo fallero. Antes de adentrarse en materia, Fuset ha admitido que “quiero asentarme. Ha sido un año intenso. Toca sentarse, analizar, escuchar y tomar decisiones” y ha destacado que esos cambios importantes de los que se hablan “no están en mis manos sino en las Asambleas de Presidentes y en las propias comisiones”.

“Cambiar la forma de trabajar es lo que está en mis manos, aunque reconozco que fácil no es”, afirmaba Pere Fuset señalando aspectos que le gustaría cambiar como el Reglamento Fallero, que no ha sufrido variaciones desde el 2001 y que refleja temas como que las mujeres deben llevar banda, cuando hay una gran mayoría de falleras que en la actualidad ya no la llevan. Otros objetivos a plantear es el democratizar y dar poder a las bases y a los propios falleros; rejuvenecer la fiesta, algo para lo que considera necesario que entre savia nueva y joven en JCF; el dar garantías para que haya una mayor presencia de la mujer en todos los estamentos de la fiesta y deje de considerarse el eterno debate de ‘mujer florero’.

Papel de las Falleras Mayores de Valencia y sus Cortes de Honor

A este respecto, otro de los cambios importantes a proponer es el papel de las Falleras Mayores de Valencia y sus Cortes de Honor. Y es que según Fuset “la Corte debería tener más importancia que dar apoyo a la Fallera Mayor y estar detrás en la foto”. Es el momento donde se ha planteado ‘exportar’ el modelo de Alicante, donde las Damas de la Bellea del Foc pueden asistir a actos sin que esté la máxima representante. “Las Cortes de Honor deben ser representativas también y es que a día de hoy si la Fallera Mayor de Valencia no está en un acto, ellas tampoco pueden estar, e incluso si van en un desfile o cabalgata no pueden saludar, ni tampoco hablar en público porque sólo ‘tienen’ voz las Falleras Mayores de Valencia”, ha explicado.

“No pasa nada que las propias componentes de las Cortes de Honor puedan representar por sí solas a la fiesta. Esto permitiría aligerar la agenda de las Falleras Mayores y daría más protagonismo a esas chicas y niñas que también están preparadas para tener su propio papel”, ha defendido Fuset.

En este sentido Fuset ha criticado que la ‘prensa fallera’ haya convertido a la Fallera Mayor de Valencia en un “personaje de la prensa rosa porque se habla más de sus trajes que de los discursos o palabras” que realiza en determinados actos”, si bien ha matizado que también es cierto que las Falleras Mayores de Valencia son, a su vez, las mejores embajadoras de la indumentaria valenciana porque lo que ellas llevan es lo que al año siguiente se ve ‘en la calle’.

Las preselecciones, a debate

El papel de la mujer en la fiesta ha continuado siendo el eje de la tertulia con los criterios y la elección de las máximas representantes de las fallas al ser preguntado si hay algunos o si bien éstos deben modificarse. “No hay criterios escritos. Este año hemos conseguido unificar en un mismo jurado la elección de las Cortes de Honor y de las Falleras Mayores de Valencia porque ello permite que se les pueda conocer más para ‘afinar’ más en la elección y las candidatas se ven sometidas a menos presión al no tener que cambiar de jurado, además de acortar plazos de elección”. Si bien, Fuset ha continuado explicando que “el problema está en las fases previas: en las preselecciones de los sectores, donde quizá sí sería necesario regularlo”.

Por todo ello, Pere Fuset insiste en dar un mayor protagonismo a la mujer “quien tiene un techo de vidrio y necesita incentivos”. El Presidente de JCF ha recordado que él posee la primera directiva de JCF paritaria de la historia, además de intentar hacer una discriminación positiva para dar mayor visibilidad a la mujer en la fiesta como el hecho de que el himno de las exaltaciones de las Falleras Mayores de Valencia fuera interpretado por una mujer, o que la Entrada de Bandas la dirigiera una mujer por primera vez.

Profesionalizar JCF

Entre sus ‘deberes’ pendientes con la fiesta, el Concejal de Cultura Festiva ha reconocido que “las fallas necesitan profesionalizar determinadas estructuras como Promoción Exterior o Comunicación y no depender de voluntarios que realizan su labor con su mayor entrega y esfuerzo, pero que lo hacen una vez han acabado de trabajar en su día a día. La fiesta necesita gente que viva por y para las fallas”.

Otro de los asuntos pendientes que Fuset cree que solventará en breve es conocer el estudio del impacto económico y social de la fiesta de las fallas en la ciudad para conocer con exactitud dónde invertir, qué mejorar y potenciar,…

Fallas y Política

Las fallas y la política es algo que siempre ha ido de manera paralela por el hecho de que el Concejal de Cultura Festiva es a su vez el Presidente de JCF, organismo que depende del Ayuntamiento de Valencia. “Las fallas han sido durante muchos años instrumentalizadas políticamente, pero no debemos olvidad que son un fenómeno plural. Ni se puede utilizar como una ideología, ni se puede utilizar como instrumento político, ni de gobierno ni de oposición”.

Ante el debate que siempre genera si JCF y las fallas deberían ser independientes del gobierno municipal, Fuset ha asentido y ha recordado que “a día e hot las fallas ya tienen gran autonomía porque ellos deciden gran parte de los cambios que se llevan a cabo a través de las asambleas”.

banner-alargado-espolin