Puig y Ribó exigen al Estado que los presupuestos tengan dotación para el transporte público valenciano

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha urgido al Gobierno central a contemplar en los Presupuestos Generales del Estado la partida de al menos 38 millones de euros para subvencionar el transporte metropolitano de València a través de la nueva Autoridad Metropolitana de Transporte que se ha creado y, al mismo tiempo, le ha solicitado apoyo financiero para compensar “la deuda histórica en las infraestructuras valencianas”.

Durante su intervención en el acto organizado con motivo del 30 aniversario de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) Puig ha recalcado que, con la creación de la Autoridad Metropolitana de Transporte, “ya no hay más excusas para que la Comunitat Valenciana sea la única comunidad autónoma, junto con la ciudad de València y su área metropolitana, que no tenga el soporte económico que le corresponde”.

El jefe del Consell ha reiterado que el compromiso del Gobierno valenciano es continuar reforzando la red de FGV “para que llegue donde ha de llegar”. “Tenemos compromisos pendientes en la ciudad de València y su área metropolitana, así como en el resto del territorio valenciano” ha afirmado Puig, quien también ha recordado la situación de infrafinanciación en la que se encuentra la Comunitat Valenciana y que “quienes están sufriendo más son los sectores productivos y las infraestructuras”.

En esta misma línea se ha pronunciado la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, que también ha participado en el acto y ha denunciado la “discriminación” a que está sometida la Comunitat Valenciana en lo que respecta a inversiones del Estado. “Si reivindicamos una mejor financiación es precisamente porque apostamos por todo aquello que merece la sociedad valenciana: sencillamente, tener lo mismo, ni más, ni menos, que otras comunidades autónomas”, ha subrayado.

Joan Ribó también ha participado en el acto conmemorativo del 30 aniversario del inicio de la explotación por parte de la Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana de las líneas que hasta ese momento gestionaba FEVE, una fecha que marcó el inicio de la expansión de este sistema de transporte público que, a partir de aquel momento, comenzó a atravesar la ciudad y del que el alcalde de València ha dicho “que tiene que seguir siendo un elemento fundamental de vertebración y cohesión metropolitana”. Ribó se ha referido a la necesidad de concluir la línea de tranvía T2, y ha reivindicado una vez más la necesidad de un contrato programa que “atienda nuestras necesidades de financiación de transporte público”.

Tras una referencia al accidente del 3 de julio de 2006 y a la actitud de algunos gobernantes del Partido Popular, Joan Ribó se ha referido al papel que FGV ha de continuar teniendo en el futuro. “Hemos de mirar hacia adelante para que en el menor tiempo posible lleguen infraestructuras de movilidad que necesitamos, como esa T2 que se adentre en el corazón de la ciudad.”

Ribó ha recordado la reciente constitución de una Autoridad Metropolitana del Transporte “para coordinar y unificar la movilidad de 1,7 millones de habitantes de Valencia y 60 municipios de su entorno urbano”, y ha reiterado la petición de que Valencia “reciba el mismo trato que Madrid, Barcelona y otras ciudades para poder mejorar y hacer viable nuestros proyectos de movilidad. Exigimos un contrato programa que atienda nuestras necesidades de financiación de un transporte público que, junto a otras realidades como las nuevas líneas de EMT, como la red de carril bici, como el anillo ciclista que en muy poco tiempo va a estar en funcionamiento en su totalidad, conforme una verdadera alternativa al vehículo privado”.