Rajoy invierte 4.200 millones de euros en Cataluña mientras la Comunitat está a la espera

Durante la inauguración en Barcelona de la jornada “Conectados al futuro”, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado que “la inversión en infraestructuras se traduce en empleo y oportunidades para todos”. Por otro lado, ha ofrecido “diálogo sensato” para “conectarnos juntos a un mejor futuro compartido”.

​Durante su intervención, Mariano Rajoy ha esbozado las “líneas fundamentales” del compromiso del Gobierno central con Cataluña, “un esfuerzo -ha explicado- que ascenderá a 4.200 millones de euros en inversiones en infraestructuras, transporte y vivienda entre este año y 2020”.

Según ha apuntado Rajoy, “superado lo peor de la crisis”, es el momento de “dar un nuevo impulso a la inversión en las infraestructuras necesarias” porque “la inversión en infraestructuras se traduce en empleo y oportunidades para todos”, además de impulsar la competitividad del país, promover su vertebración territorial y fomentar la cohesión social.

Tras recordar que “Cataluña es la única comunidad autónoma que tiene conectadas por AVE sus cuatro capitales de provincia” y que se han invertido “más de 14.000 millones de euros para que la alta velocidad” llegue a la frontera con Francia, Rajoy ha subrayado que una de las grandes prioridades será ahora las Rodalies, el servicio de ferrocarril que cada día utilizan 400.000 catalanes.

Rajoy ha dicho que “el nuevo plan de Rodalies contempla una inversión total de casi 4.000 millones de euros hasta el año 2025”: 1.882 millones entre los años 2017 y 2020 y el resto en el período 2021-2025.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que su compromiso es que “este plan sea realista, viable y verificable en todas sus etapas” y que esté coordinado con todas las Administraciones: “Somos conscientes de la necesidad de hacer un esfuerzo especial. Se hará y se cumplirá”.

El Corredor Mediterráneo, obra vertebradora
Por lo que se refiere al Corredor Mediterráneo, el presidente del Gobierno ha señalado que es la “otra gran prioridad de esta legislatura” porque “es una obra vertebradora y modernizadora”.

Según ha explicado, “el Corredor Mediterráneo es una infraestructura multimodal, viaria y ferroviaria, que conectará los principales nudos logísticos, terminales intermodales y centros de producción del Mediterráneo”.

Al respecto, Rajoy ha recalcado que el Gobierno prevé que “los tres tramos catalanes del Corredor puedan estar terminados en la primavera de 2020”.

Los aeropuertos catalanes
El presidente Rajoy también se ha referido al tren lanzadera que unirá el aeropuerto de Barcelona-El Prat con la estación ferroviaria de Sants. Ya ha comenzado la primera fase de este proyecto, que cuenta con una inversión inicial de 285 millones de euros.

Rajoy ha señalado que, cuando esta obra concluya, “el aeropuerto de El Prat será uno de los mejor comunicados de Europa”.

Pero, el plan del Gobierno central también incluye inversiones en los aeropuertos catalanes: 200 millones de euros entre los años 2017-2020, a los que hay que añadir los 40 millones más que ENAIRE tiene previsto invertir en navegación aérea, pues en Cataluña se gestiona el 30% del tráfico total aéreo español.


Carreteras y puertos

El jefe del Ejecutivo ha señalado que las carreteras catalanas recibirán, de aquí y hasta el final de la legislatura, “un impulso inversor” de 850 millones de euros. Ha enumerado las vías a las que Fomento “dedicará atención preferente”: la Autovía Orbital, la B-40, la N-340, la N-II y la N-240 entre Lleida y Les Borges Blanques.

Después de subrayar el “papel clave” que tienen los puertos del Estado en “la cadena logística y de comercio exterior de Cataluña”, Mariano Rajoy ha asegurado que, en la presente legislatura, la inversión en este ámbito ascenderá a 587 millones de euros.

La Agencia Europea del Medicamento
Mariano Rajoy también ha recalcado la voluntad del Gobierno de mejorar la posición de España “en Europa y en el mundo”. Por eso, está “dando la batalla” para que, tras el Brexit, “Barcelona sea la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento”.

Según ha explicado, Barcelona es una “gran ciudad” que “tiene toda la capacidad para acoger eficazmente a los 800 profesionales altamente especializados que trabajan en este organismo”.

Medidas económicas
El presidente del Gobierno ha iniciado su intervención señalando que “estamos saliendo ahora de la crisis ecónomica más grave de nuestra historia” gracias a la gestión realizada y al “amplísimo paquete” de reformas acometido por el Gobierno. Ello ha permitido preservar nuestra soberanía económica, generar confianza y reducir el déficit público. Además, se ha evitado la quiebra de algunas comunidades autónomas al poner en marcha instrumentos de liquidez.

En concreto, en el caso de Cataluña, estos instrumentos de liquidez ascienden a 63.773 millones de euros: “un dinero que fue destinado a financiar los vencimientos de deuda, pagar el déficit anual y pagar a los proveedores de la Administración. Con esta operación, la Generalitat, que llegó a pagar unos intereses del 7,75%, ahora paga el 0,8%; el ahorro que esto supone en intereses es de varios miles de millones de euros”, ha explicado.

En su opinión, es preciso continuar con las políticas de consolidación fiscal, dado que “nos jugamos buena parte de la confianza y la credibilidad de nuestro país”, porque “ahora nos toca cumplir el objetivo del 3,1% pactado con Europa para este año 2017, y situarnos ya en 2018 por debajo del 3%”.

Para el presidente del Gobierno, “el mundo cambia día a día y no podemos quedarnos atrás” y tampoco se puede dar marcha atrás en las reformas emprendidas “porque han funcionado”.

Conexión al futuro
Mariano Rajoy ha trasladado su preocupación porque “algunos pretendan desconectarse no solo del futuro, sino también de la realidad española y europea, de la ley y del diálogo”. En democracia, ha señalado “el campo de juego del diálogo viene marcado por la ley. Por eso nuestra respuesta política no va a soslayar ni la ley ni el diálogo”.

Para el jefe del Ejecutivo, la principal tarea de un gobernante es “solucionar problemas, no crearlos”, y en esta nueva etapa de recuperación conviene buscar “puntos de acuerdo en lo que nos une, que es mucho, y conectémonos a un futuro europeo de prosperidad y bienestar”.

El presidente ha manifestado que quiere “una Cataluña próspera en una España pujante y anclada en una Europa moderna y competitiva”. Para ello, ha dicho, “les pido y les ofrezco un diálogo sensato sobre los asuntos que les he transmitido en aras del interés general y del bien común de los catalanes. Es tiempo de reconstruir puentes, de sellar grietas y de mirar hacia adelante. Les pido y les ofrezco diálogo y acuerdo para conectarnos juntos a un mejor futuro compartido”.