Trujillo Suárez impide la victoria del Valencia ante el Betis (0-0), por @JordiSanchiss

FOTO CARNETJordi Sanchis

De nuevo un árbitro se cruza en el camino del Valencia CF y no permite que sume los tres puntos. Su nombre, Trujillo Suárez, es lo de menos, lo preocupante es la exgerada tendencia de los colegiados a perjudicar al equipo blanquinegro esta temporada. ¿Campaña en contra? Seguro que no. ¿Casualidades? Serían ya demasiadas. La evidencia es que cebarse con un grande venido a menos es sencillo por lo que parece.

En el Villamarín no se quiso pitar un penalti tan evidente que hasta se vio desde el Sánchez Pizjuán. La mano de Pezzella tiene todos los condicionantes para indicarse la pena máxima: brazo despegado del cuerpo y se evita un gol. Además, el central tendría que haber vsto también la tarjeta roja. Hace tan solo seis días no hubo piedad con Carlos Soler. El valencianismo está enfurecido y clama justicia. Lim tiene que mover ficha, en la Federación y en La Liga tienen que conocer este malestar, pero quizás el propietario singapurés no sepa siquiera el procedimiento a seguir. Una pena.

El Valencia compitió ante un buen Betis. Este Valencia bipolar, que da la sensación contra el Eibar de no querer vivir este drama de temporada, que se deja ir, que quiere apagarse y que todo acabe sin demasiado sufrimiento, y que la jornada siguiente sale a bailar y a demostrar que sí, que hay vida.

Fue un partido de áreas, sin un dominador claro. Orellana debutó como titular y únicamente dejó algún detalle de su gran calidad. Quizás las idas y venidas no beneficiaron a su estilo. Más cómodos estaban los béticos sumidos en este correcalles, con Ceballos como líder y Rubén Castro y Durmisi siempre dando sensación de peligro.

Los valencianistas se defendieron bien, pero más por acumulación de efectivos que por montar un bloque compacto. Hay que valorar que de nuevo se mantuvo la puerta a cero, y eso que el cuestionado Alves sigue muy nervioso y protagoniza acciones impropias de él.

En el minuto 25, la jugada de la polémica, o, más bien, de la vergüenza. Remate de Montoya, Pezzella evita el 0-1 antirreglamentariamente y el debutante Trujillo Suárez mira para otro lado y no se atreve a irse hasta los 11 metros. Las protestas visitantes, Voro incluido, no sirvieron para nada, pero tampoco se tradujeron en amarillas, por algo será. Jugada decisiva y resultado adulterado, uno más.

Ante el caramelito de árbitro que les había correspondido en suerte, los jugadores béticos, listos y pillos como ellos solos, quisieron sacar tajada, y lo hicieron, simulando constantemente faltas y agresiones de sus rivales. Excesiva teatralización, con Petros como actor principal.

Con un chutazo de Gayà desde fuera del área que a punto estuvo de sorprender a Adán finalizó un primer tiempo en el que habían pasado muchas cosas. En la reanudación, de nuevo los locales comenzaron con fuerza y Petros pudo inaugurar el marcador con un remate que golpeó el palo.

Mina se rompió en el minuto 60 y Zaza saltó al campo. Sin una gran incidencia del italiano en el juego, su presencia sobre el césped coincidió con los mejores minutos del Valencia, que se hizo el dueño del partido en el tramo final ante unos jugadores verdiblancos que ya no podían ni con las botas, ya que el esfuerzo realizado había sido enorme. Castro y Cancelo, uno en cada área, tuvieron oportunidades claras para cambiar los guarismos del luminoso, pero en ambos casos los porteros se mostraron seguros.

Por merecimientos, el empate es bueno para ambos. Por justicia arbitral, no. El punto es positivo siempre que no se vuelva a las andadas y que se continúe en esta dinámica positiva. El Valencia de Voro es más bueno que malo, lo inquietante es que se deconstruye y se construye a gran velocidad, la gran asignatura pendiente es la regularidad.

Betis 0: Adán, Piccini, Mandi, Pezzella, Tosca, Durmisi, Petros (Jonas, m. 73), Rubén Pardo, Ceballos, Alex Alegría (Sanabria, m. 73) y Rubén Castro.

Valencia CF 0: Diego Alves, Montoya, Santos (Abdennour, m. 57), Mangala, Gayá, Parejo, Mario Suárez, Munir, Orellana (Cancelo, m. 80), Nani y Santi Mina (Zaza, m. 64).

Árbitro: Trujillo Suárez (comité tinerfeño). Amonestó a Mandi, Pezzella y Sanabria del Betis, y a Santos, Parejo y Zaza del Valencia CF.