PORTADA OFFICIALPRESSSucesos

Una niña de siete años sufre unas brutales quemaduras con un tatuaje de henna

Madison Gulliver, una niña de siete años, se encontraba  de vacaciones en Egipto con su familia cuando su padre le autorizó para hacerse un tatuaje de henna. El dibujo, que iba desde la yema de su dedo hasta el codo, empezó a molestarle al volver a casa. Fue entonces cuando empezaron a salirle unas ampollas enormes. Sus padres, viendo el volumen que estaban tomando, la llevaron al hospital. Allí la trataron en la unidad de quemados. En estos momentos, la pequeña tiene unas cicatrices enormes que le han desfigurado el brazo.

La parafenilendiamina es el producto químico que se usa en los tatuajes con henna más oscuros. A veces también la llevan los tintes de pelo y las cremas solares pero pueden provocar reacciones alérgicas en los niños.

Eso mismo fue lo que le pasó a la pequeña Madison. En el hotel, donde la niña se hizo el tatuaje, han insistido a los padres que la henna no fue el problema sino la piel se su hija. No obstante, según informa el diario Daily Mail, el hotel ha dejado de ofrecer los tatuajes a sus clientes.
Los médicos que atendieron a Madison en Salisbury, especialistas en quemaduras, se sorprendieron del elevado nivel de PH en las quemaduras químicas causadas por la henna.
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close