Creadores de contenidosDeportesFútbol PressJordi SanchisPORTADA OFFICIALPRESSValencia CF Press

El árbitro impide la victoria del Valencia ante el Eibar (0-0), por @JordiSanchiss

Jaime Latre anula un gol legal a Zaza y no ve un penalti a Soler

No pudo ser y el valencianismo tendrá que esperar por lo menos una semana más para ver como su equipo se clasifica matemáticamente para la próxima edición de la Liga de Campeones, si no pincha el Betis contra el Málaga, claro está. El exceso de ansiedad, un Yoel que lo paró todo y un arbitraje perjudicial para el Valencia impiden la victoria ante un Eibar ordenado en la primera parte y abrumado en la segunda.

El colegiado Jaime Latre, al margen de tolerar las constantes faltas de los vascos, no vio un penalti sobre Carlos Soler y anuló un gol legal de Zaza. Demasiados errores hacia el mismo lado para no considerarlo como factor clave en el empate final. La realidad es que se han sumado 2 puntos de los 12 posibles. La fiesta se aplaza.

Marcelino eligió a Vezo en defensa y Santi Mina en ataque. El resto, los previstos, como también estaba más que cantado que Orellana iba a ser titular en el conjunto azulgrana. El Valencia salió revolucionado, con Kondogbia mandando en el centro del campo y Guedes como jugador más buscado por sus compañeras en cada acción ofensiva. La oportunidad era demasiado importante como para no aprovecharla. Pero las ganas excesivas a veces se mezclan peligrosamente con la precipitación.

Rodrigo, tras una galopada por la derecha tuvo la primera. Su remate con la diestra se fue excesivamente cruzado. De haber sido por la zona izquierda, quizás habría fijado mejor el objetivo, casi seguro. Poco después Carlos Soler desbordó por esa misma banda, que parecía un filón, y Cote le derribó ganándose la amarilla.

El Eibar trataba de imponer su juego cadencioso ante la electricidad local. Inui, Pedro León y Orellana tocaban y tocaban cuando los valencianistas se tomaban un respiro. Además también presionaban muy arriba para imposibilitar la salida de balón, una lección que los contrincantes que visitan Mestalla traen bien aprendida.

Mediada la primera parte, el Valencia empezó a abusar de los balones en largo, un arma que le ha concedido un gran rendimiento durante toda la temporada, pero faltaba precisión. Quizás el fuerte viento que soplaba tuvo parte de la culpa.

La delgada línea entre el ‘ya llegará el gol’ y el nerviosismo por no acertar a romper el empate inicial se divisaba en el horizonte blanquinegro, justo en el momento en que el público se arrancó con un espontáneo aplauso de ánimo a sus jugadores. Falta les hacía.

El dominio eibarrés era casi total, aunque las amenazas a Neto solo llegaban a balón parado. Y precisamente en el saque de una falta, el portero brasileño tuvo que hacer un paradón a chut de Pedro León, cuando todos esperaban el centro. La sacó en la misma línea, no fue gol. Neto ya nos tiene acostumbrados a convertirse en salvador cuando la situación lo requiere.

Mendilibar, gato viejo, sabía que si sus futbolistas paraban el fuerte arranque inicial de los valencianistas, jugar con su ansiedad iba a ser relativamente sencillo con el paso de los minutos. Y así sucedió. El partido fue languidenciendo hasta el pitido final de la primera parte. Únicamente Mina en tiempo añadido pudo variar el resultado, pero escorado en el lateral del área y de espaldas no supo que hacer ante Yoel, que supo taparle bien.

En la reanudación, de nuevo el Valencia arrancó tan decidido como fallón. Un cabezazo desviado de Santi Mina fue el aviso inicial. Seguidamente, un defensa sacó un zurdazo de Rodrigo que buscaba la red. Apretaba el equipo de Marcelino. Un gol le separaba de la clasificación matemática para la Liga de Campeones.

Seguía el acoso. Parejo y Kondogbia controlaban el centro del campo. Guedes obligó a Yoel a realizar una gran intervención para evitar el tanto. El propio jugador portugués remató poco después fuera. La intensidad local era mayor que la del final del primer tiempo y se traducía en constantes ocasiones. Gayà no acertó a empalar un balón servido por Guedes en una fase del juego totalmente valencianista. Tampoco llegó Kondogbia a un centro de Soler. El gol estaba al caer. o eso parecía.

Pasado el cuarto de hora, Zaza saltó al campo en sustitución de un desfondado Mina, justo antes de una ocasión clarísima para el Valencia. Contra fulgurante y Rodrigo suelta un latigazo desde la frontal para que Yoel saque una mano providencial y evite el gol.

En la acción posterior, la afición se indignó por la reiterada dureza de Diop ante la permisividad arbitral. Jaime Latre la empezaba a liar. Y más cuando pasaba por alto un penalti sobre Soler y anulaba un gol legal a Zaza. Con el Valencia enrabietado y desatado en ataque, otro chut de Rodrigo y otra parada de Yoel.

Con los valencianistas volcados, Kike García la tuvo para el Éibar, con un intento de taconazo que sacó la defensa. Y a punto estuvo de llegar Orellana instantes más tarde a un buen servicio de Pedro León. Los de Marcelino empezaban a pagar el esfuerzo realizado.

Ferran sustituyó a Soler a falta de nueve minutos. El Valencia no se rendía. Zaza cabeceaba fuera a centro de Guedes, una más que se perdía. Como también se marchó desviado un nuevo disparo de Rodrigo. Por intentos no iba a ser, aunque la realidad es que los fallos acumulados ante el gol por los blanquinegros en Vigo y ante el Éibar roza lo increíble.

La ovación final de la afición premió el tesón de unos jugadores que lo dieron todo, pero el balón no quiso entrar y Latre -un chiste de mal gusto- no impartió justicia.

———————————————————————————————————————————————-

(0) VALENCIA CF: Neto; Montoya, Vezo, Paulista, Gayà; Carlos Soler (Ferran), Parejo, Kondogbia, Guedes; Rodrigo y Santi Mina (Zaza).

(0) SD EIBAR: Yoel; Rubén Peña, Oliveira, Lombán, Cote; Dani García (Jordán), Diop (Escalante), Pedro León, Orellana; Inui (Alejo) y Kike García.

ÁRBITRO: Jaime Latre (Comité Aragonés): Mostró tarjeta amarilla a Kondogbia y Parejo, del Valencia CF; y a Cote, de la SD Eibar.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close