#VALENCIA| Se inaugura un segundo tramo de aparcamiento de motos en la calle Colón a partir del jueves

Sigue el proceso de cambio en la ciudad de Valencia, con el nuevo Anillo Ciclista y los cambios en los aparcamientos para las motos. Ahora, la actuación es en la Calle Colón. La concejalía de Movilidad Sostenible pondrá en marcha mañana el resto de plazas de la calle Colón.La operación conllevará tanto la apertura de las plazas, que serán como las anteriores de uso exclusivo para motos por las mañanas (de 7:30 a 22 horas) y de uso compartido por las noches (de 22 a 7:30 ), como la introducción de la señalización que la acera es de uso exclusivo para peatones. El pasado 10 de febrero ya se inauguraron las nuevas plazas de moto en el primer tramo de la calle Colón, liberando las aceras comprendidas entre Porta de la Mar y la calle Isabel La Católica de la circulación ilegal y el estacionamiento de motocicletas,

Con esta actuación, como decimos ligada a la construcción del Anillo Ciclista, la Concejalía de Movilidad Sostenible pretende “liberar la circulación y estacionamiento de las motos en las aceras de la calle Colón”. El consistorio argumenta que por estas aceras circulan a diario miles de personas, como lo demuestra el último aforo realizado el viernes 29 de julio de 2016, en pleno verano, según el cual por los cruces de Isabel La Católica y Pérez Bayer paralelos a Colón pasaron ese día más de 36.000 peatones.

Y el viernes, la calle Xàtiva

Ya el viernes se activarán las zonas que servirán para despejar de la circulación y del estacionamiento las aceras del entorno de la Estación del Norte y el inicio de Guillem de Castro, realizada como la anterior en coordinación con la Policía Local. En este caso, la operación conlleva la creación de 32 nuevas plazas de estacionamiento de motos en la calle Bailén (32 exactamente, también de uso exclusivo para motos diurno y compartido nocturno) y 20 en las calles Pelayo y Convento Jerusalén (en estos casos, individuales y de uso exclusivo para motocicletas), y la señalización de la imposibilidad de aparcar en unas aceras que son la puerta de entrada a la ciudad para todas las personas que acceden a ella por ferrocarril (el último aforo de los cruces de Xàtiva, realizado el lunes 14 de noviembre de 2016, habla de más de 45.000 peatones, a los que habría que añadir las miles de personas que utilizan la acera para ir de la estación de tren al metro).