Los conductores reincidentes en alcohol y drogas perderán su carné que sólo recuperarán por informe médico

Esperado por muchos colectivos. Los afectados por los accidentes de tráfico, los ciclistas, los peatones atropellados, la ciudadanía en general. Muchos muertos en carretera, víctimas muchas veces de conductores reincidentes en faltas graves, como lo son las de una conducción ‘temeraria’ por la ingesta de alcohol y drogas. El último caso, como saben, el accidente en Oliva, que causó la muerte a tres ciclistas, o el último protagonizado en Navarra, sin un balance tan negativo en forma de muertes como el que se produjo en carreteras valencianas.

Tras las últimas muertes de ciclistas en carretera, víctimas de conductores ebrios y drogados, la reacción se ha hecho llegar, y el gobierno ya ha tomado las primera decisiones ante la presión social. Así, según ha anunciado Juan Ignacio Zoido, Ministro del Interior, los conductores reincidentes en sanciones de alcohol y drogas, —los que ha dos o más infracciones de este tipo en menos de dos años—, perderán el carné de conducir y serán remitidos a las autoridades sanitarias para que evalúen si tienen un problema de abuso o dependencia de esas sustancias.

Es la medida principal que ha tomado la Dirección General de Tráfico (DGT), que en el futuro tomará más medidas con el fin de reducir y evitar las muertes causadas por conductores que utilizaban el vehículo tras una gran ingesta de alcohol o de drogas. Esta es una de las medidas que se ha acordado en el Comité de Seguridad Vial, celebrado este marte.

En definitiva, de lo que se trata es de que sea una autoridad sanitaria la que certifique si el citado conductor tiene un ‘problema’ de uso y consumo de sustancias estupefacientes y alcohol, y que no parte de un simple requisito administrativo o realizar una serie de ‘trabajos sociales’, que no solventa la situación.