Síguenos

Salud y Bienestar

La batalla psicológica de la pandemia: Cómo superar el pensamiento de que la COVID nos está robando la vida

Publicado

en

Marina Segura

Madrid, 24 ene (OFFICIAL PRESS- EFE).- Los últimos kilómetros de la «maratón covid» están siendo los más duros y el desánimo y la ansiedad siguen creciendo en las consultas de los psicólogos, pero es ahora cuando toca dosificar los esfuerzos, no tirar la toalla y predisponerse a estar bien: podemos tener «una vida plena» pese a la pandemia.

Para algunas personas esta «maratón» se está haciendo más complicada al entrar en juego otros factores como la gran nevada, que volvió a recluir a familias enteras en sus casas, o la falta de luz y el frío del invierno.

En sendas entrevistas con Efe la psicóloga sanitaria y forense Timanfaya Hernández y el psicólogo clínico Vicente Prieto coinciden en que se ha acentuado el desgaste emocional, la apatía, el desánimo y la sensación de indefensión a principios de año, porque las noticias negativas continúan sucediéndose y la vacuna no está siendo la panacea esperada.

«En los grandes maratones se dosifican los esfuerzos. Estamos en los últimos kilómetros pero son los más complicados, es en los que más gente cae. Tienes la luz de la meta y el agotamiento de lo recorrido», explica Hernández .
Utilizando el mismo símil, Prieto señala que hay personas que han sabido administrar sus fuerzas, pero también «hay quienes ya se han desfondado, no pueden dar un paso más» (pérdida de un ser querido, desempleo, problemas económicos de toda índole, depresión…).

Incluso hay personas en las que se ha hecho crónico el miedo, la ansiedad y que no quieren salir de casa.

¿CÓMO SENTIRNOS MEJOR?

«No debemos tirar la toalla. Sin perder una percepción muy realista de las cosas, debemos focalizar la atención en lo que yo puedo controlar directamente y es ahí donde puedo encontrar una vida plena dentro de una situación realmente difícil», apunta Prieto, vocal del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Cumpliendo todas las medidas sanitarias de protección, «puedo salir a dar un paseo y si no puedo quedar con gente voy a intentar disfrutar solo y comunicarme con mi familia y amistades a través de las nuevas tecnologías. Y si no puedo acudir con la misma frecuencia de antes al teatro o al restaurante puedo espaciar los tiempos».

«Tenemos que predisponernos a estar bien -subraya Prieto- porque lo que es evidente es que las cosas malas vienen solas. Tenemos un recorrido donde el ser humano es capaz de remontar las circunstancias más adversas».

Además, hay que «intentar estar tranquilos, no tener tanta sobreinformación, distraernos, conversar de más cosas que no solo sean la covid-19, el Erte, la política, sino de nuestras ilusiones y de lo que vamos a hacer, en definitiva tener un recorrido individual para afrontar esta situación complicada porque vienen novedades a las que tenemos que adaptarnos».

«Todavía estamos a tiempo, esto es un proceso, no es el fin. Estamos a tiempo para tener la máxima calidad de vida bajo un paraguas de una pandemia que históricamente siempre hemos superado, incluso con peores medios», afirma el psicólogo clínico.

EL ALMACÉN DE LA PACIENCIA SE VA AGOTANDO

Timanfaya Hernández explica que la ansiedad se manifiesta de distintos modos en función de nuestra personalidad: «hay quienes tienden a una mayor somatización como el dolor de estómago, las jaquecas, los problemas de sueño, y otros a través de una mayor irritabilidad, agresividad e ideas muy rumiativas (sobre la pandemia) . En general, todos estamos un poco más irritables porque esta situación tira del almacén de la paciencia, se agotan las reservas».

En estos momentos, indica la psicóloga sanitaria y forense, hay una situación de mayor desgaste emocional y mayor apatía. La exposición al posible riesgo de contagio causa en muchas personas angustia y síntomas ansiosos, y la ansiedad mantenida lleva a síntomas más depresivos.

LOS PENSAMIENTOS MÁGICOS

Según Hernández, las personas muchas veces tienden a crear una serie de expectativas, por ejemplo que con la llegada de la vacuna el coronavirus iba a desaparecer de inmediato.

«Establecemos los pensamientos mágicos -que son absolutamente necesarios para ir viviendo-, pero no hay que olvidar tener siempre un pie en tierra. Hay que saber calibrar qué es real, de lo contrario nos frustramos», comenta.

Igualmente, Prieto apunta a la frustración generada porque pese a la vacuna sigue habiendo muchos contagiados y muertes. Al final queda «la reflexión de que siempre estoy en el mismo sitio y eso tiene un impacto emocional importante». Consecuencia de ello es que hay un mayor número de personas que necesitan apoyo psicológico.

Frente a este panorama «la pregunta clave es no solo qué puedo hacer yo para estar bien sino todos; hace falta una visión más social y solidaria. Lo importante del mensaje es que estamos a tiempo de tener una vida plena dentro de este momento que nos toca vivir», concluye el psicólogo clínico.

Salud y Bienestar

El psicólogo será clave en la cuarta ola: Ansiedad, fobias o problemas de pareja

Publicado

en

Castelló, 27 feb (EFE).- El psicólogo valenciano Enric Valls reivindica la normalización de la figura del especialista en salud mental como un pilar fundamental para el bienestar social y vaticina que la cuarta ola de la pandemia será la «silenciosa» o «invisible», con ansiedad, estrés, miedo, fobias y problemas de familia y pareja.

Desde su consulta en València, el especialista recibe cada día más pacientes con problemas derivados del cansancio acumulado después de tantos meses de restricciones, por la llamada «fatiga pandémica» que cada vez interfiere más hondamente en el bienestar mental de la ciudadanía.

Valls explica a EFE que cada vez «hay más gente que piensa que no le pasa nada y todo está bien, y de repente le entra ansiedad, pánico, fobias o desmotivación tremenda», y van en aumento los casos de «estrés postraumático por las pérdidas sin despedida y derivados de la soledad a la que se enfrentan muchas personas, porque hay gente que lleva un año sola sin tener ningún tipo de acercamiento».

Así, prevé que la cuarta ola de la pandemia será la de la salud mental y será una «ola silenciosa o invisible» con altas cargas de «sufrimiento, rabia e impotencia».

LA DEPRESIÓN DEL PERSONAL SANITARIO

Desde el inicio de la pandemia en su consulta cada vez atiende a más personal sanitario, del cual, señala, «casi el 65 % presenta ansiedad y entre un 50-60 % una sintomatología depresiva».

Además ha aumentado el síndrome de «burnout» o del trabajador quemado -el cual implica un trastorno emocional vinculado al ámbito laboral por el cansancio y presión acumuladas- y que se presenta en este personal de primera línea: «Verbalizan que ya no pueden más, que quieren cambiar de trabajo y que sienten rechazo incluso al hecho de entrar al hospital».

Para el psicólogo la base de la salud y el bienestar mental se está viendo «gravemente afectada por la pandemia». En estos meses, ya casi un año, la salud mental, asevera, «debe estar presente y ser tratada como una urgencia», como «aquel que tiene un accidente y necesita acudir a un hospital».

Cuando uno tiene buena salud mental, según Valls, «se encuentra bien», pero «ahora mismo se dan muchos casos de inestabilidad laboral, incertidumbre, restricciones sociales, de movilidad, problemas familiares… y esto repercute en la persona».

Y apunta que desde la pandemia ha aumentado incluso el consumo de psicofármacos, porque muchas personas acuden a su médico de cabecera o al psiquiatra y relatan que «no pueden dormir, que no quieren comer» y les están recetando medicamentos ante patologías ligadas a la salud mental, por lo que ha indicado que es necesario «no mirar para otro lado», sino «priorizar la salud mental».

EL ANTES Y EL DESPUÉS DE LA COVID

Enric Valls ha indicado que antes de la covid-19, las estadísticas de salud mental eran «tremendas», y según la OMS «la depresión afectaba ya a 264 millones de personas en el mundo, y el suicidio era la segunda causa de muerte entre los jóvenes de entre 17 y 30 años».

En España, añade, «según el Comité de Defensa de Derechos Humanos de Confederación Salud Mental España», la ratio de profesionales de salud mental es tres veces inferior a la de la Unión Europea. Esta ratio estaría situada en 6 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, una cifra que en Europa se sitúa en 18 especialistas.

Por tanto, considera que «hay una asignatura pendiente por parte de los organismos públicos y las entidades privadas, que también pueden invertir en esto porque es invertir en salud y tranquilidad».

IR AL PSICÓLOGO NO ES DE LOCOS

Valls aboga por «desechar la idea de que ir al psicólogo es algo de locos. Muy al contrario: acudir a un profesional es de persona fuerte, porque el que tiene buena autoestima reconoce sus capacidades y limitaciones y pide ayuda si no puede abarcarlo», resalta.

«El que niega y dice ‘a mí no me pasa nada’, rechaza la ayuda y verbaliza que está perfectamente bien», cuando no es así, demuestra en su opinión «que tiene miedo y no quiere afrontarlo».

Valls desarrolló su interés por la psicología ya en el colegio, cuando observaba que sus compañeros reaccionaban de manera diferente ante un estímulo objetivo -como ver una película-, y empezó a trabajar de manera temprana con colectivos vulnerables y con miles de personas que necesitaban apoyo emocional a través de entidades como la Fundación Cuadernos Rubio, Cruz Roja y con conferencias, talleres y charlas sobre pareja, autoestima, depresión o ansiedad.

Con el «afán de normalizar la psicología» comenzó a colaborar también con medios de comunicación, para «intentar ser el altavoz de la importancia de la salud mental». Rosabel Tavera

Continuar leyendo

Salud y Bienestar

Uno de cada diez infectados con covid-19 tiene síntomas doce semanas después

Publicado

en

EFE/NACHO GALLEGO./Archivo

Copenhague, 25 feb (EFE).- Una de cada diez personas afectadas por la covid-19 presenta síntomas doce semanas después de haber superado la infección, reveló este jueves la Oficina Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que instó a considerar el denominado covid persistente una prioridad para las autoridades sanitarias.

Según un informe sobre covid de larga duración presentado por el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud, alrededor de una cuarta parte de los enfermos continúa teniendo síntomas un mes después, una condición que incluye desde dolor muscular y en el pecho a fatiga, problemas de respiración y lagunas mentales.

La probabilidad de padecer covid persistente no parece estar asociada con la severidad de la infección inicial y algunos grupos están aparentemente más dispuestos a sufrirla, como los trabajadores sanitarios y las mujeres, según el informe.

«Se trata de una enfermedad que puede tener un impacto enorme en la vida de la gente. Muchos son incapaces de volver a trabajar o tener una vida social, muchos han descrito cómo afecta a su salud mental, sobre todo porque su evolución varía a menudo», señaló en rueda de prensa Martin McKee, uno de los autores del informe.

La OMS defendió la necesidad de un enfoque multidisciplinar para evaluar y gestionar este tipo de covid, desarrollar nuevos tratamientos, fomentar la investigación e impulsar medidas destinadas a proteger los derechos laborales y sociales de los trabajadores afectados.

«Quienes padecen covid persistente necesitan ser escuchados si queremos entender las consecuencias a largo plazo y la recuperación de la covid-19. Es una clara prioridad para la OMS y de la máxima importancia. Debería serlo para cada autoridad sanitaria», señaló el director de OMS-Europa, Hans Kluge.

Continuar leyendo

Salud y Bienestar

Un proyecto estudia el impacto del coronavirus en las mujeres embarazadas

Publicado

en

EFE/Zayra Mo/Archivo

Valencia, 25 feb (EFE).- El Área de Investigación en Vacunas de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio) es el único centro español que participa en un proyecto que estudia cómo la infección por SARS-CoV-2 impacta en la salud de las mujeres embarazadas y los recién nacidos durante el embarazo y el posparto.

El proyecto, financiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuenta con la colaboración de los servicios de Ginecología y Pediatría del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia, según fuentes de Generalitat Valenciana.

Hasta el momento no se conoce si las mujeres embarazadas experimentan la infección de manera diferente ni tampoco hay evidencias de que puedan transmitir el virus a los bebés.

Por ello, la OMS ha lanzado una convocatoria para analizar si la infección por SARS-CoV-2 en mujeres embarazadas aumenta el riesgo de efectos adversos y estimar el riesgo de transmisión del virus de madre a hijo durante el embarazo, el parto y el posparto (incluyendo el período de lactancia).

Así mismo, como objetivo exploratorio, se estudiará también la transmisión de madre a hijo de anticuerpos contra SARS-CoV-2, en aquellas madres infectadas incluidas en el estudio.

Además, se espera que los resultados del estudio sirvan para desarrollar guías y recomendaciones, tanto para las madres como para los recién nacidos, en el contexto de seguridad durante la pandemia, caracterizando el curso y la progresión de la COVID-19 durante el embarazo.

El proyecto, coordinado por el Área de Investigación en Vacunas de Fisabio, dependiente de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana, acaba de iniciarse, durará al menos un año, basará su estudio en la selección de 2 participantes control (no expuestas al virus) por cada participante expuesta, y se compararán los resultados durante el embarazo y las 6 primeras semanas de posparto entre los dos grupos.

Se estima que podrían participar entre 20 y 40 embarazadas con diagnóstico positivo por COVID-19 y entre 40 y 80 embarazadas controles.

«Este estudio busca resolver algunas de las cuestiones más importantes sobre la naturaleza de la COVID-19 en embarazadas, entre otras, cuál es el riesgo real que supone para las embarazadas y si es posible la transmisión tanto de virus como de anticuerpos de madre a hijo» han explicado Antonio Carmona y Alejandro Orrico, coordinador e investigador principal del estudio, respectivamente.

La Fundación Fisabio es la única entidad española participante en este estudio, que se realizará simultáneamente en otros centros de Asia, América, África y Europa.

El proyecto utilizará una plataforma ya creada anteriormente para otro estudio de la OMS, del que el Área de Investigación en Vacunas ha formado parte.

Continuar leyendo

Trending