Síguenos

Cultura

Los mejores Cine de Verano 2021 en València

Publicado

en

Vuelve uno de los grandes clásicos del periodo estival, el cine de verano y Official Press te ofrece las mejores terrazas en las que poder disfrutar de la mejor oferta del séptimo arte bajo las estrellas.

Terraza Flumen

Vuelve la emblemática terraza para ofrecerte el mejor cine de verano.

Hasta el 29 de agosto podrás disfrutar de las mejores películas de estreno en la Terraza Flumen, de martes a domingo, y por solo 6€.

Como en anteriores ocasiones, los miércoles y domingos podrás disfrutar de un menú de Bocata + Bebida + Película por 10€. Puedes adquirirlo online o, si lo prefieres, reservar en el teléfono 963 273 602 o en el correo electrónico taquilla@teatroflumen.es y pagar en taquilla.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FlumenTeatro (@flumenteatro)

 

Cine Lumiere Alboraya

Una de las terrazas más populares vuelve con una oferta cinematográfica de lo más interesante. El cine de verano al aire libre Terraza Lumiere está situado en Alboraya, en el Paseo de Aragón junto a la gasolinera.
Cuenta con servicio de bar y sesión doble todos los días. Por motivos del toque de queda se suspende la segunda sesión. Se mantienen los mismos precios.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Terraza Lumiere (@terrazalumiere)

Terraza de verano de La Eliana

Fantástico cine, todo un referente por su programación y por su veraniego entorno, en el Parque Municipal de L´ Eliana.

 

Cultura

Tesoros valencianos: San Vicente de Llíria

Publicado

en

«Creixerà i minvarà, però per a beure mai en faltarà» («crecerá y menguará, pero para beber nunca faltará») Cuenta la tradición que San Vicente Ferrer, el 30 de agosto de 1410 al pronunciar estas palabras cerca de un olivo ubicado entre la ermita y la fuente, hizo brotar de nuevo el agua que estaba seca.

En señal de gratitud esta fuente natural lleva su nombre. Aquel tronco de olivo donde San Vicente Ferrer predicó y obró el milagro lo encontramos cercado próximo al manantial una vez cruzamos el puente.

El Parque Municipal San Vicente de Llíria es un lugar especial, mágico en el que siglos antes ya los romanos habían erigido aquí un templo dedicado a las ninfas, las diosas del agua. Porque el agua es un elemento que está presente en todo momento en este paraje desde sus orígenes hasta nuestros días.

A tan solo una media hora desde el centro de València nos encontramos con esta joya natural, un oasis de naturaleza aislado de la civilización, ubicado en el término municipal de Llíria. El Parque Municipal San Vicente de Llíria es un pulmón verde en el que desconectar en un entorno único. Allí el agua es la gran protagonista, agua que emana de una serie de “ullals”, situados en el suelo del lago.

Ideal para pasar el día con amigos, en pareja, en familia o a solas, practicar deporte, jugar, caminar, recorrer su bosque en busca de buena sombra, centrarse en el sonido de la naturaleza y disfrutar de sus numerosos merenderos de un delicioso picnic. Sin duda, el plan perfecto para cargar las pilas el fin de semana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rico en especies botánicas, caminar entre centenarios algarrobos, olivos, pinos, cipreses, eucaliptos, plátanos de sombra, olmos, chopos y sauces es todo un lujo que nos ofrece este rincón en el que viven animales, como ardillas que corretean por todos lados, palomas y una gran variedad de pájaros que anidan en sus ramas y copas.

En sus aguas cristalinas y sonoras habita una variada fauna acuática compuesta por peces, sobre todo carpas, y aves, así como patos de diferentes tipologías. Aguas llenas de vida y que dan vida regando y abasteciendo al pueblo y a la huerta de Llíria.

Foto: Hugo Román

Entre tanta vegetación y naturaleza se erige la ermita dedicada a San Vicente Ferrer, construida por los cristianos en el siglo XVIII.

Esta sencilla construcción cuenta con elementos barrocos y neoclásicos, distribuidos sobre planta rectangular y nave única. Su peculiar forma le confiere una personalidad especial y una belleza que resplandece en medio del paraje.

Sobre ese mismo suelo en época medieval hubo una ermita dedicada a la Mare de Déu de la Font. Según queda reflejado en un documento de 1758, en el año 1505 la Villa de Liria inicia las obras de la ermita de San Vicente. Y es en el año 1750 cuando se ordena el derribo de la vieja ermita para comenzar las obras en 1751 con la colocación de la primera piedra de la nueva ermita finalizando las obras en el año 1762, llegando hasta nuestros días como se muestra actualmente.

Sin duda el parque de San Vicente es un espacio mágico, lleno de energía, de historia, que durante siglos ha acogido a aquellos que buscaban un remanso de paz lleno de belleza. Todo un tesoro de la naturaleza.

 

 

 

Continuar leyendo