Síguenos

Cultura

El valenciano que ‘descubrió’ América

Publicado

en

el valenciano que descubrio america

Año 1492. Cristóbal Colón descubría el Nuevo Mundo y pasaba a la historia. Junto a su nombre quedaría unido el de los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.

Los libros recuerdan a conquistadores como Pizarro o Hernán Cortés. Pero hay un personaje al que la historia no ha tratado con justicia.

Su nombre apenas es recordado, pero su hazaña está a la altura de cualquier navegante o explorador que pisó tierra por primera vez aquel 12 de octubre.

Artífice del descubrimiento de América

El valenciano Luis de Santángel fue el verdadero artífice del descubrimiento de América.

Nacido en València en 1435 estaba al servicio del Rey Fernando ocupando un puesto de confianza como consejero del monarca en asuntos financieros desde 1478.

Amigo de Cristóbal Colón, la influencia del valenciano fue clave para que los reyes católicos vieran con buenos ojos el proyecto del viaje a las Indias.

Santángel ocupaba el cargo de tesorero de la Hermandad, una milicia rural de la época encargada de la represión del bandolerismo.

Esto le permitió recoger 1.140.000 maravedíes para que Colón emprendiera el viaje, sumados a los 17.000 florines que Santángel puso de su bolsillo convirtiéndose en mecenas del navegante.

Amigo de Colón

La amistad con Colón era tan grande que Santángel fue la primera persona en saber de primera mano de los avances de la expedición en el Nuevo Mundo a través de una carta escrita por el almirante.

Sus orígenes judíos pesaban demasiado en una época especialmente convulsa y su familia no se libraría de las garras de la Inquisición

Santángel prestó sin duda un gran servicio a los reyes, tan grande como la gloria que alcanzó la Corona española.

Aún así sus orígenes judíos pesaban demasiado en una época especialmente convulsa y su familia no se libraría de las garras de la Inquisición. Ésta terminó procesando a su madre y a otros parientes que fueron acusados de criptojudaísmo.

El propio Luis de Santángel sufrió diversos problemas por ser nieto de judío converso pese a tener una gran amistad con el Rey Fernando.

Mediante varias denuncias falsas intentaron llevarle a la Inquisición  pero todo resultó en vano. Gracias a los Reyes Católicos, quienes finalmente otorgaron el privilegio real el 30 de mayo de 1497 del estatuto de limpieza de sangre, que le protegía a él y a sus descendientes ante el santo Oficio.

Enterrado en el Monasterio de la Trinidad de València

Falleció en el año 1498 en Ávila, pero sus restos descansan en el Monasterio de la Trinidad de València, por expreso deseo suyo como señaló en su testamento.

Sin duda la historia hubiera sido bien distinta de no haber convencido el valenciano a los monarcas para que recibieran de nuevo a Colón asumiendo él la dirección económica de la empresa.

Solo así Isabel y Fernando aceptaron las pretenciosas condiciones impuestas por el navegante en las ‘Capitulaciones de Santa Fe’, y que fueron firmadas por el propio Santángel como secretario del Rey.

Homenaje de la ciudad de Valencia

Foto: Landete

Un busto en la Alameda de la ciudad del Turia recuerda su hazaña:

 “A Luis de Santángel. Generoso cooperador del descubrimiento de América. La ciudad de Valencia. CMCXXI”. Por detrás: “El caballero valenciano Mossén Luis de Santángel escribano de ración de Fernando el Católico, que de su propio peculio sufragó los gastos para la gloriosa empresa de Colón. MCCCCXCII”.

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

Descubre los secretos de Rodrigo Botet, la «plaza de los patos»

Publicado

en

plaza de los patos

A veces recorriendo el callejero de València descubrimos que hay calles que no existen. Lugares que conocemos más por el nombre popular que por el verdadero. Y eso es precisamente lo que le sucede a uno de los rincones más hermosos de la capital del Turia.

¿Cuántas plazas de los patos hay València? Muchas, pero ninguna de ellas recibe oficialmente dicho nombre. Una es la plaza san Vicente Ferrer, justo a medio camino de la calle del Mar, en la que destaca una estatua del santo. Pero hoy hablaremos de «otra» plaza de los patos, la plaza de Rodrigo Botet.

Situadas bajo cuatro plátanos de sombra, embelesando con el rumor de sus surtidores, se encuentran las hijas del Cielo y la Aurora, la fuente de las Tres Gracias con sus atributos musicales, el mirto y la rosa.

La fuente de las representantes de la Gracia, la Belleza y la Fertilidad, hechas de hierro colado, recibieron pronto el sobrenombre por el que se le conoce popularmente al lugar, la de los patos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bodas reales, Academia…

Levantada en 1909 en el centro de la misma no fue siempre ese su sitio ya que anteriormente estuvo en la plaza de las Barcas, donde ahora comienza la calle del Pintor Sorolla. Pero este enclave decimonónico guarda siglos de historia ya casi olvidada y borrada por el paso de los años. Nadie que camine por la plaza podría imaginar que allí mismo se celebraron en el S.XV las bodas reales de Alfonso el Magnánimo con María de Castilla.

Porque la que fuera conocida históricamente “Plaza de San Jorge” fue lugar de nobles y reyes. Recibía ese nombre ya que allí se encontraba la puerta principal de la iglesia y el colegio, fundados por los caballeros de la Orden de San Jorge de Alfama y Nuestra Señora de Montesa en el año 1324.

Allí los caballeros del Centenar de la Ploma, quienes tenían la importante misión de custodiar la bandera del Reino en las escaramuzas militares, celebraban ceremonias religiosas en honor a la conocida como Virgen de las Batallas.

Pocos son los que recuerdan que en esa plaza se alzaba el palacio de los Vilaragut, familia noble de linaje próximo a los monarcas valencianos desde Jaime I el Conquistador. El edificio tenía un pasaje secreto que comunicaba directamente con la iglesia de la Orden.

Pero ningún soldado o caballero puede luchar contra el tiempo, y éste fue el culpable del deterioro del palacio de los Vilaragut que vio como se convertiría muchos años más tarde en sede de un banco, del Ateneo mercantil, del Frente de Juventudes y de la Academia Castellano.

En este centro de enseñanza los jóvenes de la década de los años 30 del siglo XX y la posguerra estudiaban el bachillerato para ingresar en la Universidad mientras las chicas aprendían cultura general, mecanografía y taquigrafía para poder ser secretaria de algún empresario o industrial de la época.

Academia Castellano finales los 40. foto: http://academianau.blogspot.com/

Primer hotel de cuatro estrellas

Pero como decíamos, el tiempo pudo con el palacio que fue derruido levantándose en su lugar el primer hotel de cuatro estrellas, el Astoria.

De hecho, a la plaza también se le conoció como la plaza del Astoria. En 1955 se colocó la primera piedra en el solar de la Academia. De los Vilaragut quedó tan solo el rótulo de una calle que va a la plaza.

Y la historia dio paso a otra historias como las que acogió en su interior el lujoso y popular hotel.

Bodas, intelectuales, actores, actrices, famosos, toreros y un largo etcétera dieron vida a las paredes del antiguo Astoria, quien ahora también ha pasado a la historia para acoger otro lujoso hotel, uno de cinco estrellas, el Only You.

Edificio Aznar. Foto: Hugo Román

 

Rodeada de fincas del XIX y comienzos del XX, entre las que destaca la hermosa fachada modernista del edificio Aznar, la historia y los años pasan, pero allí permanece la fuente de los patos .

¿Cuál es su nombre realmente? Su nombre oficial es el de fuente de “las tres ninfas”.

Si buscamos en el callejero o en el navegador la plaza de los patos no lograremos dar con esa plaza, ya que no existe.

Solamente lo hace con ese nombre en el imaginario colectivo. Y a pesar del tiempo todavía se encuentra ahí, en el mismo lugar, con su bella y sonora fuente, aguardando a todo aquel que busque un poco de paz en medio de nuestra viva ciudad.

Continuar leyendo