Síguenos

Sucesos

Esther López estuvo en el maletero de Óscar

Publicado

en

Esther López estuvo en el maletero de Óscar

Esther López estuvo en el maletero de Óscar. ‘El programa del verano’ muestra en exclusiva las nuevas pruebas que existen en el caso de la muerte de la joven. Todos los indicios inculpan a Óscar, pero ahora existen unos datos científicos que confirman que la víctima estuvo en el maletero del vehículo del investigado.

El periodista Alfonso Egea lo ha explicado todo al detalle con la imagen del día posterior a la desaparición de Esther López. Unas cámaras de seguridad en Valladolid captan al Volkswagen que tiene Óscar, mismo modelo y color, en dirección a un lavadero.

Pese a que no se reconoce la matricula, los agentes señalan al acusado porque además «a esa hora el teléfono de Óscar está ubicado en esa zona. El coche va a un lavadero, es un lavadero en la otra punta de Valladolid que él no suele frecuentar».

«Sabemos que Esther López, horas antes de grabar esta imagen, cuando murió sangró porque ella tenía una herida muy importante y profusa en la frente por la que sangró. Ella sobrevivió a un atropello, su cuerpo estuvo emanando restos vitales como saliva y sangre…», dice el periodista.

La inspección técnico-ocular del maletero de Óscar: hay ADN de Esther López

Con todos los datos sobre la mesa, los agentes realizaron una inspección técnico-ocular del vehículo para saber si existen restos de la fallecida en el maletero de Óscar. ‘El programa del verano’, gracias a Alfonso Egea, detalla los resultados de esta investigación: «En el maletero, la policía ha conseguido aislar restos de ADN de Esther López, pero no todos son iguales».

Egea explica que en el «lateral derecho del maletero, sobre la moqueta, y esto es muy importante porque no es en la embocadura sino bien dentro del maletero, hay un resto indubitado de ADN de Esther López». Además, Egea continúa detallando: «También hay unas manchas que se tomaron».

El ADN de Esther López

«Hay otro resto de ADN en el maletero que está mezclado con el de Óscar, a ese resto la investigación no le quiere dar excesiva importancia porque un resto mezclado puede ser una transferencia, como el hecho de dejar una chaqueta en el maletero», explica el periodista ante toda la audiencia. Sin embargo, Egea hace hincapié en la anterior prueba: «Pero el de Esther está solo, está indubitado. De hecho, los investigadores creen que gracias a ese resto pueden saber en qué posición estuvo Esther López en ese maletero«.

Además, hay «otro resto de ADN en la parte superior de la chaqueta de Óscar», aunque el periodista quiere restar importancia porque podría detectarse con un simple abrazo. Lo que sí tiene claro es que existe un claro relato con evidencias científicas e indicios que señalan a Óscar.

Por último, para fijar más el foco sobre el investigado, Alfonso Egea muestra las imágenes de Óscar en las que miente a la jueza. La letrada, sabiendo que los investigadores iban a realizar un informe técnico-ocular del maletero del vehículo, pregunta al acusado si estuvieron sentados en la parte del maletero y éste sentenció con rotundidad: «Es imposible porque yo el maletero no lo he abierto».

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

Citan a declarar 2 médicas por la muerte del niño que fue 5 veces a Urgencias

Publicado

en

Citan a declarar 2 médicas por la muerte del niño que fue 5 veces a Urgencias
EFE.
Audiencia Provincial de Alicante.

Alicante, 30 sep (EFE).- Una juez ha citado a declarar en calidad de investigadas (antes imputadas) a una médica del hospital de Elda y a otra de un centro de salud de Petrer por posible negligencia en relación a la muerte del niño de 8 años que falleció en octubre de 2020 de peritonitis tras pasar cinco veces por Urgencias.

En una providencia a la que ha tenido acceso EFE, la juez de Instancia e Instrucción número 3 de Elda ha citado a las dos facultativas para el próximo 12 de diciembre con el fin de que declaren como investigadas acompañadas de un abogado, en un caso en el que pudo haber una mala praxis.

Los hechos ocurrieron en octubre de 2020 cuando el pequeño de 8 años se quejó repetidamente de un fuerte dolor abdominal y su abuela, que tenía la patria potestad, lo llevó hasta en cinco ocasiones a los servicios de Urgencias del ambulatorio y del hospital, donde pese a las continuas visitas tan solo se le practicó un análisis de orina y se le administraron medicamentos contra los vómitos, según narró la abuela en el vídeo colgado en una red social que desveló el caso.

La autopsia, practicada por el Instituto Anatómico Forense, certificó que a las 9 horas del miércoles 28 el niño falleció de peritonitis.

La citación de las dos médicas se produce después de recibirse en el juzgado que lleva el caso el informe de una perito en el que se concluye que pudo haber «mala praxis» médica con unas consecuencias «ominosas» porque no se actuó conforme a los conocimientos sanitarios, ya fuera por «ignorancia o por desidia».

Este informe apunta que fue «un error» no haber realizado exploraciones complementarias al menor pese a la sintomatología que presentaba el paciente.

Entre los argumentos que justifican la presunta mala praxis, que el informe médico del 26 de octubre del hospital General de Elda se rellenara con un texto predeterminado sin incluir casi ninguno de los síntomas que presentaba el pequeño, que fue al centro sanitario derivado por el pediatra de atención primaria porque vomitaba de siete a nueve veces diarias durante más de 48 horas y con dolor abdominal de tipo cólico.

La perito señala que en el informe del hospital de ese día 26 no se especifica que tuviera ojeras, lo que denotaba deshidratación; ni obesidad; que se escribió que no tenía ningún dolor a la palpación cuando eso era contradictorio con el diagnóstico del centro de salud; que tampoco se especificó que tuviera foliculitis ni se tomó su frecuencia cardíaca, pese a que éste es un parámetro «fundamental» en la atención a un paciente pediátrico.

La perito especialista concluye que «no se realiza ninguna exploración complementaria», como una ecografía abdominal (prueba de la que aclara que tiene un bajo coste y que se realiza sin radiación) ni una analítica de sangre, pese a que lleva más de dos días vomitando y había sido derivado al hospital desde la atención primaria, debido precisamente a que en el hospital es donde se cuenta con los medios necesarios para dar con un diagnóstico.

En el informe de alta del hospital se recomienda volver a Urgencias si el niño vomita «mucho», lo que para la perito es incongruente porque ya se sabe que lo ha hecho de 7 a 9 veces diarias durante varias jornadas, y también se aconseja un control por su pediatra en 24-48 horas, cuando dicho pediatra es el que ha derivado en dos ocasiones al pequeño al hospital.

Además, la perito indica que al menor se le administró un medicamento que no está recomendado en niños y que pudo ayudar a que se aceleraran los acontecimientos.

El pequeño falleció finalmente por una parada cardiorrespiratoria secundaria a una sepsis de origen abdominal a raíz de una infección en el intestino grueso que, al no ser tratada a tiempo, evolucionó a una infección que afectó a todo el abdomen, con afectación al páncreas, el estómago y el diafragma.

Continuar leyendo