Síguenos

Sucesos

Juzgan a un hombre acusado de extorsionar a un cura con la difusión de un vídeo en el que mantienen relaciones sexuales

Publicado

en

VALÈNCIA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) – La Sección Primera de la Audiencia de Valencia juzgará el próximo lunes a un hombre acusado de extorsionar a un párroco de la provincia para no difundir un video en el que se veía a ambos manteniendo relaciones sexuales.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, la vista está fijada para el lunes a las 10.00 horas, si bien fuentes judiciales han apuntado a Europa Press la posibilidad de que se llegue a una conformidad entre las partes.

Al acusado se le juzgará por un delito de extorsión en grado de tentativa y otro contra la intimidad. La Fiscalía le acusa de reclamar en junio de 2017 el pago de 100.000 euros a un párroco de la provincia para no difundir un vídeo en el que se veía a ambos mantener relaciones sexuales.

En caso de no darle el dinero, según el escrito de acusación del ministerio público, enviaría la grabación a los familiares de la víctima, así como «al Papa». El religioso aceptó entregarle 50.000 euros en un primer momento y 25.000 más en el plazo de tres meses.
Ambos se encontraron en un bar de València para realizar esta transacción, momento en que el acusado fue detenido.

Tanto el acusado como el perjudicado se sometieron posteriormente a un programa de mediación penal intrajudicial y alcanzaron un acuerdo. La Fiscalía solicita inicialmente para el procesado un año y medio de cárcel, tras aplicarle las atenuantes de dilaciones indebidas y reparación del daño y no se opone a la suspensión de la ejecución de la condena.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

Buscan a 11 implicados en un asalto de película en Valencia para un gran robo de criptos

Publicado

en

Cómo iniciarse en el mundo de la criptomoneda

València, 29 may (EFE).- La Guardia Civil de Valencia ha detenido a dos personas y emitido once órdenes internacionales de búsqueda y detención por la implicación en una detención ilegal y posterior tortura de las víctimas, de las que lograron también transferir criptomonedas por un valor cercano a los 99.000 euros.

Todo ello comenzó durante una fiesta privada en un chalé de una exclusiva urbanización de la localidad valenciana de Cullera en agosto del año pasado y continuó en otra vivienda de València.

En concreto, la madrugada del 22 de agosto de 2023, agentes de la Guardia Civil fueron requeridos para investigar la desaparición de un ciudadano de nacionalidad ucraniana del que se desconocía su paradero tras haber acudido a un chalet de lujo de Cullera donde se celebraba una fiesta privada durante todo el fin de semana.

La fiesta había sido organizada por un ciudadano ucraniano que alquiló una villa en una exclusiva urbanización de Cullera a la que invitó a dos jóvenes compatriotas con un alto poder adquisitivo que residen en València.

Según ha informado la Guardia Civil este miércoles, estos jóvenes se dedican a invertir en criptomonedas, motivo por el que se trasformarían en víctimas.

Uno de los jóvenes acudió a la fiesta acompañado por un amigo ruso que se encontraba ocasionalmente de visita en España, pero la otra víctima finalmente decidió no acudir al evento.

Tras la celebración, en un momento dado, se produjo el asalto al chalet por parte de cuatro encapuchados, que localizaron al joven ucraniano y a su amigo ruso en sus respectivas habitaciones.

Los chicos fueron atados con bridas, les amordazaron con cinta americana y les anularon la visión colocándoles en la cabeza unas fundas de cojín. A continuación, fueron torturados hasta que proporcionaron las claves de acceso a los criptomonederos, de donde los asaltantes lograron transferir criptomonedas por valor de 107.207 dólares (98.774,10 euros)

Al mismo tiempo, un segundo grupo, compuesto por otras cuatro personas, accedieron al interior del domicilio de las víctimas en València y se llevaron contra su voluntad a otro amigo que se encontraba de visita en España.

El grupo de asaltantes del domicilio de València obtuvo otro dispositivo para el acceso a las criptomonedas e intentó localizar al segundo joven ucraniano que no acudió a la fiesta para obtener las claves de acceso a sus monederos virtuales.

Este joven empezó a sospechar de la extraña desaparición de su amigo y, a su vez, tampoco podía contactar con el que estaba en la fiesta de Cullera, por lo que decidió acudir al acuartelamiento para denunciar la desaparición de sus amigos.

Entre el denunciante y las patrullas consiguieron localizar el chalet pero los asaltantes ya habían huido, al igual que las víctimas, no así uno de sus compinches que era el encargado de limpiar la escena. Al verse sorprendido por las patrullas, fingió ser una víctima más del asalto atándose él mismo con bridas.

Durante la mañana fueron localizadas, en los extrarradios de Cullera, las dos víctimas del asalto al chalet y, posteriormente, a la altura de la localidad de Sollana, el tercero que fue sacado del domicilio de Valencia y que había sido abandonado por los autores en la carretera.

Tras ser auxiliados, se requirió asistencia médica para ellos, uno de los cuales presentaba signos de haber sido agredido violentamente  e incluso le habían arrancado una uña, por lo que fue trasladado al hospital, donde permaneció ingresado varios días en la UCI debido a las graves lesiones que le ocasionaron los asaltantes.

Gracias a la inspección ocular realizada por los agentes se pudo identificar el comercio donde los autores adquirieron los efectos para el asalto y tortura de las víctimas (como guantes, fundas de cojín, bridas, cinta americana y un sargento de apriete).

Fueron identificados ocho hombres y tres mujeres que hicieron de gancho, todos ellos de nacionalidad ucraniana, que viajaron expresamente desde diferentes países europeos a España para perpetrar este robo y que huyeron juntos al día siguiente de los hechos.

Éxito a través de la EUROPOL

El éxito en la labor de identificación fue fruto de la colaboración e intercambio de información a través de EUROPOL, así como con las autoridades ucranianas, pudiendo constatar que alguno de ellos ya contaba con antecedentes en su país de origen.

También se contó con la colaboración del Grupo de Ciberinteligencia Criminal de la Unidad Técnica de Policía Judicial en Madrid, de cuya pericial se obtuvo información «de vital importancia» para conocer el destino de parte de las criptomonedas.

Los agentes de la Guardia Civil de Valencia procedieron a la detención del organizador de la fiesta y también de la falsa víctima, dos hombres de 43 y 44 años y de nacionalidad ucraniana.

Además, a la vista del resultado de la investigación, la autoridad judicial emitió las pertinentes órdenes internacionales de búsqueda y detención contra el resto de implicados en los hechos, los ocho hombres y las tres mujeres, a los que se les atribuyen dos delitos de detenciones ilegales, uno de robo con violencia y otro de pertenencia a grupo criminal. Del caso se ha hecho cargo el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Sueca (Valencia).

 

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo