Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

La nueva variante sudafricana: una amalgama de 30 mutaciones que hace temblar a la comunidad científica

Publicado

en

La nueva variante sudafricana: una amalgama de 30 mutaciones que hace temblar a la comunidad científica
Un hombre con mascarilla pasea por una calle de Parys, Sudáfrica. EFE/EPA/KIM LUDBROOK

Madrid, 26 nov (OFFICIAL PRESS- EFE).- La detección de una nueva variante del coronavirus en Sudáfrica, identificada como B.1.1.529, preocupa a la comunidad científica porque presenta una amalgama de más de 30 mutaciones que, si bien algunas ya se habían observado en otras variantes, como la beta, esta es la primera vez que se ven juntas.

Esto es lo que ha provocado que esté bajo vigilancia y que se le otorgue el potencial de mayor transmisibilidad y una posible capacidad para escapar del coronavirus, explica a Efe el investigador Iñaki Comas, del Instituto de Biomedicina de Valencia, quien no obstante señala que aún es pronto para saber su verdadero impacto.

«Sin alarmismo, pero debemos vigilar y ver cuál es su trayectoria y tomar las medias necesarias, en el caso de que sean necesarias».

Según Comas, «es una variante que ha acumulado un número muy alto, mayor que otras veces, de mutaciones en la proteína de la espícula -la que usa el SARS-CoV-2 para entrar en la célula humana- y lleva una combinación de mutaciones que no habíamos visto antes«.

Por ejemplo, en la variante alfa se habían identificado mutaciones que se creen estaban relacionadas con una mayor transmisibilidad del virus y en la variante beta con una reducción de la capacidad de los anticuerpos para combatirlo. Ahora, dice Comas, las mutaciones se observan juntas.

«Lo que hace saltar la voz de alarma no es tanto que de momento no sepamos lo que hace sino el potencial que podría tener, por eso se llaman variantes bajo investigación», afirma el científico, quien recuerda que en otras ocasiones se han identificado variantes con mutaciones preocupantes que luego han desaparecido o han sido desplazadas.

Comas insiste en que lo que se sabe hasta ahora es que existe una combinación muy preocupante de mutaciones pero no qué efecto tienen juntas, y relata que los laboratorios de Sudáfrica y otras partes del mundo están estudiando «a la carrera» si la variante reduce la eficacia de la neutralización del virus por anticuerpos y la efectividad de las vacunas, además de su crecimiento epidemiológico.

Parece, dice, que en Sudáfrica está siendo rápido, lo que implicaría una mayor transmisibilidad. No obstante, según la experiencia con otras variantes, «necesitamos verlas en otros contextos, en otros países, para saber si realmente es una transmisibilidad mayor intrínseca a la variante -lo que preocuparía más- o si hay algún factor epidemiológico que lo incremente».

En cuanto a las vacunas, detalla que algunas de las mutaciones detectadas en otras variantes reducían un poco su efectividad, pero aún así estas seguían siendo muy buenas. Ahora, en B.1.1.529, con varias mutaciones conocidas combinadas, hay que estudiarlo, dice el que fuera director, durante la pandemia, del consorcio SeqCovid-Spain, que secuenció miles de muestras.

Es importante que las autoridades sudafricanas hayan dado la alarma de manera tan temprana, lo que ayuda a la vigilancia en todo el mundo, subraya el investigador, quien declara que no hay que estigmatizar al país que detecta una nueva variante, que, además, no necesariamente tiene que albergar su origen.

Ayer las autoridades sanitarias sudafricanas confirmaron la detección de esta nueva variante, que presenta «una constelación muy inusual de mutaciones», pero su «significado aún es incierto», explicó el profesor Tulio de Oliveira, de la Plataforma de Innovación en Investigación y Secuenciación de KwaZulu-Natal (KRISP, una institución científica del este de Sudáfrica).

«La variante nos sorprendió, tiene un gran salto evolutivo, muchas más variantes de las que esperábamos, especialmente después de una tercera ola de (variante) delta muy severa», señaló Oliveira.

«Podríamos ver potencialmente esta variante expandirse muy rápido», lamentó este especialista, en base a los datos recogidos en la provincia sudafricana de Gauteng (en la que se encuentran Johannesburgo y Pretoria), donde en los últimos días el número de casos de covid-19 aumentó significativamente.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PORTADA OFFICIALPRESS

El Cuco y su madre admiten que mintieron en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo

Publicado

en

el cuco marta del castillo

Giro inesperado en el caso de Marta del Castillo. Francisco Javier García Marín, conocido como el Cuco, y su madre, Rosalía García Marín, han reconocido ante la jueza que mintieron durante el proceso celebrado en el año 2011 por el asesinato de la joven sevillana. Cabe recordar que en el juicio en el que Miguel Carcaño fue condenado a 20 años de prisión por el crimen.

El Ministerio Público pide para ellos ocho meses de cárcel y multas de 1.500 euros para cada uno, mientras que la familia de Marta reclama dos años de prisión y multas de 1.800 euros.

El Cuco y su madre mienten

El Cuco y su madre han admitido en sus declaraciones los hechos contenidos en los escritos de acusación, lo que significa que no dijeron la verdad en el proceso celebrado en 2011.

En 13 años, por primera vez Francisco Javier García Marín ha reconocido que sí estuvo en el piso de la calle León XIII donde se cometió el asesinato, en contra de la versión que siempre ha mantenido: que la tarde noche del 24 de enero de 2009, cuando se cometió el asesinato, no estuvo en el mencionado piso; que ese día había estado con unos amigos; que sobre las 23.30 horas de ese día 24 se encontró en las inmediaciones de su casa con el que entonces era la pareja de su madre, Ángel Manuel R.C., que «había ido a tirar la basura»; y que después subió a su domicilio y no volvió a salir.

Rosalía, la madre del Cuco, declaró en 2011 que ese día salió con su pareja a tomar una copa, que fueron al bar La Portada, que ambos volvieron a su domicilio sobre las 1.30 o 2.00 de la madrugada ya del día 25 y que, una vez allí, «entró en el dormitorio de su hijo, lo vio acostado y le dio un beso». Ahora, en su declaración de esta mañana, Rosalía también ha reconocido que mintió.

Solo han admitido esto de la parte del delito del que se les acusa. Ni el Cuco ni su madre han respondido a más preguntas del tribunal.

La jueza ha desestimado el resto de las pruebas testificales, entre ellas, la declaración de Miguel Carcaño, que estaba prevista para el próximo martes 31.

Se mantiene eso sí la declaración de los padres de Marta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, para determinar el posible daño moral a su familia.

Decenas de personas se han concentrado a las puertas del juzgado esta mañana, sobre todo vecinos de la familia de Marta que han querido arroparlos ante la celebración del nuevo proceso judicial.

Rosalía y el Cuco han llegado al juzgado recibidos por los gritos de las personas concentradas, que han clamado pidiendo «Justicia para Marta».

En la actualidad el Cuco tiene 29 años y ha llegado completamente cubierto para evitar ser reconocido, con una amplia sudadera, la capucha puesta, un pasamontañas, gafas de sol y hasta unos guantes, que podrían haberle servido para ocultar alguna marca o tatuaje.

Por su parte la madre tan solo llevaba unas gafas de sol, mascarilla y un pañuelo en la cabeza, que apenas le cubría.

Ya en la sala se ha podido ver al Cuco descubierto, llevando tan solo una mascarilla, y con el pelo corto, una imagen diferente a la melena que lucía en 2011 cuando se celebró el juicio por el asesinato de Marta.

 

Continuar leyendo