Síguenos

Otros Temas

Nueva tendencia en España: Los ‘perrhijos’ y los ‘gathijos’

Publicado

en

Por qué los perros están sustituyendo a los hijos en España: «Se está produciendo un cambio de los modelos familiares»

En España ya hay 1,5 perros por cada niño que nace.

Decir ‘no’ a tener un hijo y ‘sí’ a la crianza de un animal doméstico es algo que se está expandiendo cada vez más entre la sociedad española. El Instituto Nacional de Estadística (INE) lo corroboraba a comienzos de año: más del 60% de los jóvenes no están pensando en tener hijos a corto o medio plazo y ya hay 1,5 perros por cada niño que nace en nuestro país. Amalia Guerrero, experta en Tranquilidad Financiera -especialidad que estudia cómo afecta la situación económica a la calidad de vida del ciudadano-, cree que hay varias «razones» por las que las familias ya deciden tener un perro antes que un hijo.

En primer lugar, valora que lo que ha sucedido durante la última década es un «cambio» en los modelos familiares. La tasa de natalidad continúa descendiendo año tras año -en 2023 hubo un 2% menos de nacimientos que en 2022, la cifra más baja desde 1941-.

«Lo más normal es que hoy en día se atrase mucho la natalidad, el momento en el que las parejas deciden tener hijos», expone Guerrero. Los demógrafos aseguran que la caída de la tasa se debe principalmente a que cada vez hay menos generaciones en edad fértil.

Esta tendencia a la baja se debe a factores de tipo económico-laboral, según dice la experta en Tranquilidad Financiera. «Hoy en día no hay unos contratos fijos, hay inestabilidad», asegura. Las personas se piensan más la decisión porque ven «arriesgado» el mantener a un niño. Por eso el animal doméstico se convierte en una idea más «recurrente».

«El coste de un hijo es mucho mayor que el coste de un animal doméstico»

Amalia Guerrero, experta en Tranquilidad Financiera

Según datos del INE, en 2021 se contabilizaron en España 9.280.821 perros frente a 6.654.130 menores de 14 años. «El coste de un hijo es mucho mayor que el coste de un animal doméstico, pero no solo a nivel económico, sino también a nivel de tiempo«, subraya Amalia Guerrero.

Cabe señalar aquí cómo la conciliación supone uno de los factores que explican el dato. La experta comenta que, debido a las complicaciones para compatibilizar su vida laboral con la familiar, luego «tener un animal doméstico requiere que lo puedas conciliar mucho mejor con tu trabajo».

Los ‘perrhijos’ y los ‘gathijos’

Debido a la respuesta de crear una familia, nace el fenómeno de los ‘perrhijos‘ y los ‘gathijos‘. Se trata de un modelo multiespecie donde se eligen las mascotas, normalmente adoptadas, antes que los hijos.

Una de las razones que explican su aparición es el «compromiso». «Cuando uno tiene un hijo, el compromiso es para siempre y sin embargo mucha gente suele adoptar un animal doméstico y dado un tiempo, lo abandona. Entonces se da un compromiso menor», subraya la experta.

Además, influye en este modelo multiespecie la educación. Criar un perro puede ser entendido para muchos como un paso previo a educar a un hijo en el día de mañana. Amalia Guerrero concluye que tras los ‘perrhijos’ hay una «dificultad» para conciliar precariedad laboral y económica.

La emancipación también explica su surgimiento. Solo un 16 % de los menores de 30 años se han independizado de sus padres en España. El promedio en la Unión Europea está en un 31,9%. Según Amalia Guerrero, si los jóvenes tardan más en emanciparse también van a alargar la decisión de tener un hijo.

 

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

Estos son los beneficios de vivir en un pueblo

Publicado

en

pueblo más bonito Comunitat Valenciana

Explorando los Encantos Rurales: Beneficios de Vivir en un Pueblo

En un mundo cada vez más urbanizado y conectado, la vida en un pueblo puede parecer anacrónica para muchos. Sin embargo, estos rincones de tranquilidad y comunidad ofrecen una serie de beneficios que las bulliciosas ciudades a menudo no pueden igualar. Desde la serenidad de los paisajes naturales hasta la conexión interpersonal más auténtica, aquí exploramos por qué vivir en un pueblo puede ser una elección gratificante.

1. Tranquilidad y Naturaleza

Los pueblos suelen estar rodeados de impresionantes paisajes naturales, desde colinas ondulantes hasta densos bosques y ríos serpenteantes. La tranquilidad que proporciona este entorno natural es invaluable para aquellos que buscan escapar del estrés y el ajetreo de la vida urbana. Respirar aire fresco y disfrutar de la serenidad de la naturaleza puede tener un impacto positivo en la salud mental y emocional.

2. Comunidad y Conexión Personal

En un pueblo, la comunidad es más que una palabra; es una realidad tangible. Las relaciones interpersonales son más cercanas y significativas, ya que los residentes suelen conocerse entre sí y se apoyan mutuamente en tiempos de necesidad. Los lazos comunitarios más fuertes pueden generar un sentido de pertenencia y seguridad que es difícil de encontrar en entornos urbanos más grandes y anónimos.

3. Costo de Vida y Calidad

En general, los costos de vida en los pueblos tienden a ser más bajos que en las ciudades. Los precios de la vivienda, la alimentación y otros gastos cotidianos suelen ser más asequibles, lo que puede permitir a los residentes disfrutar de una mejor calidad de vida con menos presión financiera. Además, en muchos pueblos, las distancias más cortas y la menor congestión vehicular pueden traducirse en menos tiempo perdido en desplazamientos y más tiempo para disfrutar de la vida.

4. Estilo de Vida Más Relajado

La vida en un pueblo a menudo sigue un ritmo más lento y relajado. Las prisas y el estrés asociados con la vida urbana disminuyen, lo que permite a los residentes tomarse el tiempo necesario para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Desde paseos tranquilos por el campo hasta tardes tranquilas en la plaza del pueblo, la vida en un entorno rural puede ofrecer una sensación de calma y serenidad que es difícil de encontrar en la vorágine de la ciudad.

5. Valor Cultural e Histórico

Los pueblos suelen estar impregnados de historia y cultura, con edificios antiguos, tradiciones arraigadas y una rica herencia que se remonta a siglos atrás. Esta conexión con el pasado puede ofrecer una sensación de arraigo y pertenencia a los residentes, así como oportunidades para explorar y aprender sobre la historia local y las tradiciones únicas de la región.

Contrastando con la Vida Urbana

Aunque los pueblos ofrecen una serie de beneficios atractivos, es importante reconocer que no son para todos. Las ciudades tienen sus propias ventajas, como una mayor diversidad cultural, una amplia oferta de entretenimiento y oportunidades profesionales. Además, algunas personas prefieren el ritmo acelerado y la emoción constante de la vida urbana.

En última instancia, la decisión de vivir en un pueblo o una ciudad depende de las preferencias individuales y las necesidades de cada persona. Para algunos, la tranquilidad y la conexión comunitaria de un pueblo son invaluables, mientras que para otros, el bullicio y la diversidad de la ciudad son irresistibles. Lo importante es encontrar el entorno que mejor se adapte a tu estilo de vida y te haga sentir más feliz y realizado.

 

 

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo