Síguenos

Valencia

Barceló lamenta que algunas medidas previas a Navidad «no fueron respetadas por la ciudadanía»

Publicado

en

EFE/Manuel Bruque

València, 19 ene (EFE).- La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha asegurado este martes que tiene la impresión de que algunas de las medidas restrictivas ante la pandemia previas a las fiestas de Navidad «no fueron bien aceptadas por la ciudadanía o no fueron respetadas».

Barceló ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa en la que ha comparecido junto al president de la Generalitat, Ximo Puig, tras la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la COVID-19 y en la que se han anunciado nuevas medidas, como el cierre total de la hostelería durante 14 días y el adelanto a las seis de la tarde del cierre de los comercios no esenciales.

Al ser preguntada por la falta de efectividad del confinamiento de 29 municipios, a la vista de la evolución de la pandemia en cada uno de ellos, Barceló ha asegurado que «los contagios ascienden muy rápido y cuesta mucho que bajen» y que «cuando se adoptó esta medida -el confinamiento de estos municipios- todavía se estaban percibiendo las consecuencias de las fiestas navideñas».

«La impresión que tenemos es que en las fiestas de Navidad, algunas medidas no fueron bien aceptadas por la ciudadanía o no fueron respetadas», ha asegurado Barceló, quien se ha mostrado convencida de que el incremento de contagios «viene de todas estas fiestas, la última la de Reyes».

Esas celebraciones a las que ha aludido Barceló, «ahora mismo, con las medidas implantadas desde el 7 de enero, son imposibles», ha agregado para admitir: «En cualquier caso, las medidas no han funcionado como todos esperábamos y los alcaldes están muy preocupados».

Valencia

Le piden 7 años de prisión por arrancar una oreja a mordiscos

Publicado

en

(EFE).- El fiscal reclama una condena de siete años de prisión para un hombre que, en el transcurso de una pelea con otro en la localidad valenciana de Lliria, le arrancó a la víctima la oreja derecha de un mordisco.

Estos hechos, que se prevé sean juzgados este lunes en la Audiencia Provincial de Valencia, se produjeron en agosto de 2016, cuando el procesado, que estaba en su casa en Llíria, recibió la visita de la víctima junto a otro hombre.

La Fiscal detalla que, en cuanto los vio, el procesado se abalanzó sobre el perjudicado, lo tiró al suelo y le mordió la oreja hasta amputarle el pabellón auricular derecho.

El herido necesitó ser operado hasta en cuatro ocasiones para poder reconstruir el miembro arrancado.

Además de las lesiones físicas y consecuencias estéticas, el denunciante reclama porque sufre síntomas ansioso-depresivos.

La Generalitat Valenciana reclama 3.260 euros al acusado por los gastos hospitalarios causados por la asistencia sanitaria a la víctima.

Continuar leyendo