Síguenos

Valencia

Ana Barceló será la nueva síndica socialista en Les Corts Valencianes

Publicado

en

Ana Barceló será la nueva síndica socialista en Les Corts Valencianes
València, 13 may (OFFICIAL PRESS- EFE).- Ana Barceló será la nueva síndica del grupo socialista en Les Corts. Una política incansable que comenzó su actividad pública hace dos décadas como alcaldesa de Sax, su localidad natal, y que al frente de la Conselleria de Sanidad ha tenido que lidiar con la pandemia del coronavirus.

Ana Barceló será la nueva síndica socialista en Les Corts Valencianes

Barceló Chico (Sax, 1959), que ocupará así el cargo que desde 2015 ocupaba Manuel Mata, quien renunció al escaño para centrarse en su profesión de abogado, lleva veinte años en política, un recorrido durante el cual ha ocupado cargos tanto locales como autonómicos y ha ejercido de abogada, alcaldesa, diputada y consellera.

Licenciada en derecho por la Universitat de València, fue alcaldesa de Sax en dos periodos (2003-2007 y 2009-2011) y vicepresidenta segunda de Les Corts en la pasada legislatura. Además, ha presidido la Comisión de Igualdad de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) entre 2006 y 2011.

En junio de 2018, siendo diputada autonómica, fue elegida por el president de la Generalitat, Ximo Puig, para sustituir como consellera de Sanidad Universal y Salud Pública a Carmen Montón, quien dejó esa cartera tras ser nombrada ministra de Sanidad en el primer Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Cuando asumió el cargo se fijó como primer reto reducir las listas de espera en la sanidad valenciana, caminar hacia la reversión de los departamentos privatizados, mejorar la Atención Primaria o abordar el problema de la temporalidad del personal sanitario, aunque 18 meses después se topó con un mayor reto: la pandemia de la covid-19.

Barceló, incansable política que lidió con la pandemia al frente de Sanidad

En esta crisis sanitaria, a consecuencia de la cual ya han fallecido en la Comunitat Valenciana más de 9.000 personas, ha contado con el apoyo del Gobierno del Botànic pero también con las críticas de colectivos de profesionales sanitarios y de los grupos de la oposición, que han pedido de forma reiterada su dimisión.

La incertidumbre inicial de la pandemia mundial y la falta de material de protección para los profesionales sanitarios durante la primera ola derivó en querellas por parte de los facultativos, algunas de las cuales han prosperado y Sanidad tendrá que hacer frente a indemnizaciones de hasta 49.000 euros por médico.

Dentro de su gestión de la pandemia, que en el caso de las compras se centralizó en Presidencia de Generalitat, destaca la estrategia de vacunación contra la covid, que ha permitido inocular cerca de 9,4 millones de dosis y que 4,2 millones de valencianos tengan la pauta completa de vacunación.

Durante su gestión al frente de Sanidad también se impulsó el Marco Estratégico de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023, con los objetivos de implementar más recursos y un nuevo modelo asistencial y organizativo, aunque el documento ha contado desde el principio con el rechazo de los médicos, que se han sentido «invisibles, ninguneados y abandonados».

El 15 de octubre de 2021 consumó la reversión al sistema público de la concesión del departamento de salud de Torrevieja, tres años y medio después del efectuado en La Ribera por su antecesora en el cargo, aunque aún está pendiente el paso a la gestión directa del departamento de Denia.

Con Barceló al frente de Sanidad también se desbloqueó el conflicto con el Instituto Valenciano de Oncología (IVO) para mantener la acción concertada en atención oncológica, y se paralizó el plan de distribución de fármacos en residencias recurrido por los farmacéuticos de Valencia.

Además, ha impulsado la creación de 6.000 nuevas plazas estructurales en el sistema valenciano de salud, una cifra que supondrá aumentar un 12 % las plazas actuales y, según ha afirmado, supone el mayor incremento de plantilla en la historia en la sanidad valenciana.

Concha Tejerina

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

La Generalitat exigirá el C1 de valenciano a los altos funcionarios

Publicado

en

c1 valenciano altos funcionarios
EFE/Manuel Bruque

València, 28 nov (EFE).- La Generalitat reclamará a cada categoría funcionarial un grado de capacitación de valenciano -el C1 en el caso de los altos funcionarios- y el alumnado que acabe el Bachillerato tendrá acreditado un B2, aunque con una nota a partir de 7 puntos en la asignatura de valenciano los dos cursos se obtendrá el C1.

La Conselleria de Justicia y la de Educación Cultura y Deporte han acordado los detalles del decreto que regula la acreditación de la competencia lingüística en valenciano como requisito para las oposiciones a la Generalitat, los organismos públicos autonómicos y consorcios adscritos, las entidades locales y el personal no docente de las universidades públicas de la Comunitat Valenciana.

El decreto que desplegará la Conselleria de Justicia en aplicación de la ley de Función pública valenciana aprobada el año pasado, en la que se remitía a un reglamento posterior la concreción del requisito lingüístico, concreta los grados de capacitación lingüística en valenciano para cada categoría funcionarial.

ESCALA DE GRADOSPor lo que respecta a los grados de capacitación de cada cuerpo de funcionarios, quienes concursen para opositar al nivel de funcionarios A1 y A2, es decir, altos funcionarios con estudios universitarios, deberán contar con un nivel C1 de valenciano, según han informado desde la Generalitat.

Las personas aspirantes al grupo B funcionarial deberán tener un B2 de valenciano, el mismo que para las que opten al subgrupo C1, y para el subgrupo C2 se exigirá un B1. Las personas que aspiren a una agrupación profesional funcionarial deberán contar con el certificado A2 de valenciano.

FECHA DE APLICACIÓN

Se prevé que este decreto entre en vigor durante el primer semestre de 2023. Una vez que se publique en el Diari Oficial de la Generalitat, las posibles oposiciones para acceder a los grupos funcionariales de las categorías de los grupos B, C1, C2 y agrupación profesional funcionarial que se convoquen ya contemplarán el requisito lingüístico necesario en cada categoría.

Para los grupos de altos funcionarios A1 y A2 habrá un periodo transitorio, de forma que el C1 de capacitación en valenciano se requerirá a partir de las convocatorias de oposiciones que se desprendan de la oferta pública de empleo del año 2025. Hasta entonces, para aspirar a plazas de esta categoría se necesitará el B2.

HOMOLOGACIÓN EDUCATIVA

Por su parte, la Conselleria de Educación desplegará el decreto que regulará el reconocimiento de la competencia lingüística de valenciano para la homologación de los estudios en el sistema educativo valenciano, con entrada en vigor también en el primer semestre de 2023.

La normativa determinará que el alumnado que acabe la ESO cuente con un nivel B1 de valenciano, y que el alumnado que finalice el Bachillerato tendrá acreditado un nivel B2 de valenciano.

En el caso de Bachillerato, el alumnado que supere la materia de valenciano con al menos un 7 de puntuación en cada curso de esta etapa contará con el nivel C1 de valenciano al finalizar esta etapa educativa, un nivel de acreditación aplicable desde el curso 2021-2022.

Cuando el decreto entre en vigor, el alumnado que haya superado alguna de estas etapas educativas contará con las pertinentes acreditaciones en competencias de valenciano. Todo el alumnado que haya cursado estos estudios con anterioridad podrá solicitar las acreditaciones a través de la Junta Qualificadora de Coneixements de Valencià.

Desde la Generalitat se ha señalado que el fin último de esta medida es «dar un servicio óptimo» a la ciudadanía desde las administraciones públicas valencianas, para lo que se equipara la competencia lingüística en ambas lenguas oficiales para la atención al ciudadano y de tramitación administrativa por parte del personal que ejerce la función pública.

Continuar leyendo