Síguenos

Otros Temas

El desfalco del Palau de les Arts, a juicio cinco años después

Publicado

en

VALÈNCIA, 21 Nov.- El presunto desfalco en el Palau de Les Arts Reina Sofía de València llega a juicio casi cinco años después desde que se practicaran las detenciones y sin una de las principales acusadas, la exintendente del coliseo Helga Schmidt, quien falleció el pasado mes de septiembre tras una larga enfermedad.

Fue en enero de 2015 cuando el Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia abrió una investigación tras la denuncia de Fiscalía y se ordenó la detención de Schmidt, quien fue imputada por delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y falsedad. Durante toda la instrucción, la austriaca mantuvo que no se había llevado «un duro» y que no hubo ni blanqueo de capitales ni comisiones.

Junto a Schmidt, también fueron imputados en este procedimiento el que fuera director financiero del Palau Ernesto Moreno; el presidente del consejo de administración de Patrocini –empresa vinculada al Palau y dedicada a captar patrocinadores–, José Antonio Noguera Puchol; el consejero delegado de Patrocini Joaquín Maldonado; y el excónsul de Francia en Valencia y administrador de la sociedad Radcliffe –mercantil que actuaba de intermediaria en las contrataciones–, Pablo Broseta.

Serán estas cuatro personas las que finalmente se sienten este jueves en el banquillo de los acusados de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia. Se enfrentan a penas de entre siete y ocho años de prisión, según reclama provisionalmente la Fiscalía.

El juicio, que debía iniciarse el 4 de noviembre pero se tuvo que aplazar por coincidencia de señalamientos de un letrado, arranca este jueves y se prolongará hasta Navidad. En concreto, las próximas sesiones tendrán lugar los días 25, 26, 27 y 28 de noviembre y los días 2, 3, 4, 5, 9, 10, 11, 12, 19, 20 y 23 de diciembre.

Por el juicio pasarán un total de 54 testigos y siete peritos. El primer día, este jueves, se destinará a cuestiones previas y a la declaración de dos testigos. Se reserva el interrogatorio de los acusados para el final, los días 12 y 19 de diciembre. Mientras los días 20 y 23 se expondrán las conclusiones y los informes finales. Las sesiones se celebrarán a partir de las 9.30 horas y la mayoría tendrán lugar en la Sala Tirant de la Ciudad de la Justicia.

Esta causa se basa en la externalización de servicios del Palau con pago de sobrecostes que implicaron un perjuicio a las arcas públicas. El presunto fraude consistía, en resumen, en desviar dinero público –del Palau– a sociedades –Patrocini de les Arts y Sociedad Viva Europa June 24TH S.L.U.– que facturaron trabajos para la ópera y en las que figuraba como consejera Schmidt, mientras también era intendente del Palau. Estas mercantiles carecían, además, de infraestructuras y de personal necesario para desarrollar los trabajos contratados.

CONTRATOS Y COMISIONES
La Fundación Palau de les Arts Reina Sofía se constituyó en enero de 2005, siendo una fundación pública adscrita a la Conselleria, según recoge el auto de apertura de juicio. Las funciones ejecutivas las desarrollaba Schmidt desde la constitución de la entidad hasta enero de 2015. Entre otras cláusulas en su contrato, se le exigía exclusividad.

Pese a ello, en un momento determinado, Schmidt se reunió con Noguera y Maldonado, y con conocimiento de Moreno, decidieron crear una sociedad de naturaleza mercantil –Patrocini– para gestionar la captación de patrocinadores, pese a que el Palau tenía un departamento que se dedicaba a esta función.

De esta sociedad, «que tenía un evidente ánimo de lucro, pues no era ni una ONG ni una fundación sin ánimo de lucro», fue consejera Schmidt, con incumplimiento de la ley de incompatibilidades y de su propio contrato. Durante el periodo en que Schmidt compatibilizó los cargos, suscribió un total de cinco contratos que «suponían un evidente beneficio económico para la sociedad privada».

Para ello, «no se siguieron en ningún momento los trámites esenciales de la contratación administrativa y, por tanto, se eludió la publicidad, concurrencia y transparencia de los procedimientos que pretende garantizar la normativa vigente».

La empresa privada recibió de la fundación 508.040 euros en concepto de precio fijo por la organización de eventos Viva Europa y comisiones por captación de patrocinadores, «sin que se haya podido establecer previamente la capacidad de la empresa, la posible existencia de ofertas más ventajosas o si el precio establecido resultaba ajustado a derecho».

Por su parte, Patrocini carecía de infraestructura personal y material para la realización de la labor para la que contrató de manera irregular con la Fundación. Además, en el periodo 2007-08, 2008-09 y 2009-10, en el año en que comenzó la labor de Patrocini, se redujo considerablemente el número de patrocinadores, es decir, empeoró la situación. Por lo tanto, no se justificarían «en absoluto» las comisiones que Patrocini –10% por mantenimiento y 30% por nueva captación– habría pactado contractualmente.

Fuente: (EUROPA PRESS)

Otros Temas

Una joven valenciana con síndrome de Down, medalla de la Orden del Mérito Civil

Publicado

en

Madrid/València, 18 jun (EFE).- Marta Muñoz Escrivá, una joven valenciana con síndrome de Down que trabaja en la horchatería Daniel, ha recibido la medalla de la Orden del Mérito Civil por su ejemplo de superación y como muestra de la valía del colectivo para incorporarse al mercado laboral.

La joven valenciana ha sido galardonada durante un acto celebrado en el Palacio Real de Madrid en el que Felipe VI ha conmemorado el séptimo aniversario de su reinado condecorando a 24 ciudadanos anónimos -16 mujeres y ocho hombres- por la labor desempeñada durante la pandemia en sectores como el sanitario, la investigación, la hostelería o el agroalimentario.

El rey ha asegurado que tras el golpe que ha representado la pandemia, es tiempo de actuar con «gran responsabilidad y sentido del deber» y ha reivindicado los valores democráticos que recoge la Constitución como «la mejor garantía contra la imposición, la exclusión o el enfrentamiento».

La Fundación Asindown, de la que Marta es usuaria, ha destacado en un comunicado las ganas de aprender y de superarse en cada situación a la que se ha ido enfrentando, y ha subrayado que es referente de la lucha y la tenacidad que debe mantener una persona síndrome de Down para poder participar de forma activa en nuestra sociedad.

«Yo sabía que en casa pasaba algo, estaban todos muy nerviosos, pero cuando me dijeron que el Rey me iba a dar un premio no podía creérmelo. Al principio, no entendía que me fueran a dar ese reconocimiento a mí», confiesa la protagonista en el comunicado.

La preparadora laboral de Asindown, que la acompañó durante su preparación para el puesto de trabajo, asegura que la actitud de Marta ante cada desafío «ha sido inmejorable. Eso le ha ayudado a afianzar su puesto de trabajo y ha posibilitado que el sector de la hostelería crea y apueste por las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales».

En presencia de la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, Felipe VI les ha impuesto la medalla de la Orden del Mérito Civil por ser personas que, «casi siempre en silencio y sin protagonismos, sirven ejemplarmente a la sociedad».

Ciudadanos que, ha proseguido el monarca, «hacen suyo el significado profundo de ser ciudadano en un Estado democrático».

«Vuestro ejemplo nos une, nos emociona y nos enorgullece. Sois un espejo en el que todos debemos mirarnos, desde luego el rey», ha apostillado.

El comportamiento ejemplar de tantos ciudadanos han dado durante la pandemia han ayudado, según Felipe VI, a fortalecer a España como «una sociedad plena entre las más avanzadas del mundo».

«Son tiempos que demandan una gran responsabilidad, sentido del deber y una firme voluntad de servicio a la comunidad, en bien del interés general y en todos los ámbitos de nuestra vida colectiva. Son tiempos para tener muy presente lo importante que es todo lo que nos une», ha enfatizado el jefe del Estado en medio de un ambiente político marcado por la polarización y la falta de consenso.

Ante la crisis sanitaria sin precedentes que ha supuesto la pandemia, el rey ha señalado los valores democráticos que consagra la Constitución como la senda para consolidarse como una sociedad avanzada.

«Y son la mejor garantía contra la imposición, la exclusión o el enfrentamiento», ha rematado.

La crisis sanitaria ha enseñado, a juicio del monarca, que España va a necesitar «el esfuerzo, la ayuda, la colaboración y el compromiso de todos para salir adelante».

Además de los valores democráticos, don Felipe también ha destacado como punto en común los «afectos» que durante siglos han convertido a España en «un inmenso espacio de sentimientos compartidos», desde el respeto a «las diferencias y la pluralidad».

Al cumplirse siete años desde que relevó en el trono a Juan Carlos I, don Felipe ha renovado su empeño de seguir siendo «el primer servidor de todos los españoles» para consolidar «una sociedad fuerte y serena, cívica y solidaria».

Un compromiso que ha querido renovar con «la misma ilusión, la misma energía y la misma determinación, con el mismo sentido del deber y vocación de servir a España».

«Un proyecto que debe unirnos a todos», ha añadido el jefe del Estado en el Salón de Columnas, donde su padre, Juan Carlos I, firmó su abdicación hace siete años.

En su homenaje a los condecorados, ha elogiado que hayan antepuesto «el bien común al interés propio sin esperar nada a cambio más que la satisfacción personal por el deber cumplido» para enriquecer «un modelo de convivencia que da cabida y protagonismo a todos».

Al margen de su comportamiento «honesto«, ha valorado sus diferentes orígenes y los sectores a los que se dedican a diario.

«Tras esa diversidad, nos habéis demostrado lo mucho que tenemos en común», ha señalado el rey después de haber impuesto la condecoración uno a uno junto a la reina y sus hijas.

El acto ha coincidido con el anuncio hecho por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Barcelona de que la que la mascarilla dejará de ser obligatoria al aire libre el 26 de junio.

El rey ha apuntado que todo indica que, «paso a paso», la pandemia está quedando atrás, aunque ha aconsejado ir con «cuidado y prudencia».

Al margen de Felipe VI ha tenido palabras de recuerdo para los fallecidos por la covid-19, que superan los 80.000, según los datos del Ministerio de Sanidad.

La Casa del Rey ha enmarcado el acto como un reconocimiento de la Corona a la sociedad civil, por lo que no ha habido otros representantes institucionales o políticos, con la excepción de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

Continuar leyendo