Síguenos

Valencia

Isabel Bonig, la apuesta del PPCV que nunca llegó a conectar con el electorado

Publicado

en

València, 3 may (OFFICIAL PRESS- EFE).- La todavía presidenta del PP de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, fue la encargada de intentar reflotar un partido cuyas riendas asumió cuando estaba sumido en el luto por la derrota electoral de 2015 que puso fin a veinte años de hegemonía popular, y dejará de dirigirlo después de seis años en los que ha encabezado la oposición al Consell del Botànic. Una Bonig que nunca llegó a conectar con su electorado.

Tras días de especulaciones después de difundirse que la dirección nacional del partido había mostrado su preferencia por el presidente de la Diputación de Alicante y del partido en esta provincia, Carlos Mazón, como nuevo líder regional, este lunes se ha hecho público que Bonig no optará a la reelección en el próximo congreso autonómico.

La lideresa del PPCV es una abogada colegiada que no ejerce nacida hace 51 años en el seno de una familia trabajadora y socialista de La Vall d’Uixò (Castellón) y que mamó la política de su abuelo materno y de su padre, quien mantuvo el carné socialista pero en las elecciones votaba a su hija.

Estudió en la escuela pública, porque sus padres no podían pagar la privada, y siempre iba a por el sobresaliente y la matrícula de honor, hasta el punto de que durante su etapa universitaria, en la que prendió en ella el espíritu y descubrió su segunda gran pasión, el Derecho, obtuvo el premio extraordinario de fin de carrera.

Como quería ser jueza, estudió durante cinco años las oposiciones de ingreso en la carrera judicial, una etapa de la que destaca que le permitió conocer su capacidad de superación y de resistencia, y que desembocó en lo que califica como su primer gran fracaso, pues jamás había suspendido nada y no superó el segundo examen.

Esa única vez que le suspendieron es algo que le costó asumir y que todavía tiene clavado, aunque asegura que con el tiempo ha asumido que el fracaso no es malo y que te forja como persona, algo que según ella se puede aplicar también a los partidos políticos.

Bonig dio el salto a la política en 2007, cuando encabezó la lista del PP a la alcaldía de Vall d’Uixò, un municipio castellonense con amplia tradición de izquierdas en el que, pese a que «nadie daba un duro» por ella, consiguió una mayoría absoluta que revalidaría en 2011, y que le sirvió para entrenar un carácter combativo y vehemente.

En 2011, el entonces president de la Generalitat, Francisco Camps, la eligió para ser consellera de Infraestructuras en una legislatura muy complicada en la que hubo que aplicar recortes y de la que asegura que fue «dura de narices», y durante la que se convirtió, en 2014, en coordinadora general del PPCV.

Tras la derrota en las elecciones autonómicas de 2015 y la renuncia de Alberto Fabra, Bonig fue nombrada en julio de ese año presidenta de un PPCV que pasaba a la oposición tras veinte años en el gobierno y cuyos militantes estaban hundidos, hasta el punto de que llegó a preguntarse: «¿Quién va a levantar esto?».

Confiesa que el primer año y medio fue «durísimo», pues no les llamaba nadie, ni los empresarios -por eso empezó a decir que el PP es el partido de los trabajadores-, pero aguantó el tirón, incluso cuando el caso Imelsa dio de lleno en el PP del Ayuntamiento de València, que acabó con todos los concejales imputados.

En abril de 2017, durante el último congreso regional del PPCV y al que llegó elegida presidenta en primarias, dio por cerrada la etapa difícil del partido y pidió, teóricamente por última vez, perdón por la corrupción, aunque volvería a hacerlo en mayo de 2018, cuando la exconsellera Milagrosa Martínez fue condenada por el caso Gürtel.

La también síndica del PP en Les Corts es fiel asidua del Festival Internacional de Benicàssim (FIB) y le gusta mucho el pop inglés, como The Killers, Muse o Depeche Mode, sin olvidar el rock radical vasco (La Polla Records, Kortatu o Eskorbuto), que descubrió cuando en los años 80 se aficionó a la Real Sociedad de Arconada.

Admiradora de Margaret Thatcher, le gusta que le llamen la Dama de Hierro del PP, por aquello de que se crece cuando se sube a la tribuna, y aunque en algún momento de su vida llegó a pensar que la política no era para ella, los últimos seis años se ha centrado en trabajar para descontar días al tiempo del PP en la oposición.

Sin embargo, a dos años de que finalice la legislatura, Bonig cede el timón del PPCV, aunque desde la dirección nacional han asegurado que seguirá siendo «clave para el partido a nivel autonómico y nacional».

Loli Benlloch

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

El incendio de Bejís avanza hacia el sur y en la Vall d’Ebo regresan a las casas

Publicado

en

incendios Comunitat Valenciana
Vista del incendio de Bejís (Castellón). EFE/ Biel Aliño
València, 18 ago (OFFICIAL PRESS- EFE).- Los incendios en la Comunitat Valenciana están siendo demoledores. Los incendios forestales de Vall d’Ebo (Alicante) y de Bejís (Castellón), han hecho arder la Comunitat.

Incendios en la Comunitat Valenciana

El incendio iniciado el lunes por la tarde en Bejís (Castellón) está avanzando hacia el sur y ha obligado esta tarde a confinar en la provincia de Valencia dos municipios (Alcublas y Andilla) y desalojar tres pedanías, mientras que la buena evolución del incendio de Vall d’Ebo (Alicante) permite ya regresar a los municipios desalojados.

Las lluvias caídas en las últimas horas han ayudado a apagar las llamas del incendio forestal que comenzó el sábado en Vall d’Ebo, mientras que en Bejís los bomberos siguen trabajando para apagar los rebrotes que se están produciendo.

Estos dos grandes incendios de la Comunitat Valenciana han calcinado más de 13.000 hectáreas cada uno, según los datos aportados este jueves por el programa de satélites comunitario Copernicus.

INCENDIO DE BEJÍS

Los rebrotes originados por el viento en el incendio de Bejís están siendo los puntos en los que se centran más intensamente los numerosos efectivos aéreos y terrestres que continúan trabajando en la extinción de ese fuego, que ya ha superado al de Vall d’Ebo en superficie quemada.

La comarca castellonense del Alto Palancia ha vivido desde el pasado lunes una situación muy complicada a causa de las llamas que ya han quemado 13.400 hectáreas y que ha obligado al desalojo de los municipios de Bejís, Torás, Teresa y Sacañet, así como de varias pedanías.

Tras presidir la reunión matinal del Centro de Coordinación Operativa Integrada (Cecopi), el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha pedido prudencia y paciencia a los 1.500 vecinos desalojados, porque el incendio de Bejís no está perimetrado ni estabilizado y se mantienen cortadas varias carreteras.

Este jueves se ha ordenado, además, el confinamiento preventivo de los vecinos de Alcublas y Andilla, en la provincia de Valencia, por el humo que llega a la zona procedente de este incendio, así como el desalojo de las pedanías de Artaj, Oset y La Pobleta, pertenecientes a Andilla.

Asimismo, se ha desconfinado la localidad castellonense de Viver, municipio que permanecía en esta situación desde la noche del miércoles de manera preventiva.

INCENDIO DE VALL D’EBO

La situación es mejor en la Vall d’Ebo, donde todos los vecinos de los municipios evacuados por el incendio forestal ya pueden regresar este jueves a sus domicilios, según ha informado Emergencias 112 de la Comunitat Valenciana, un retorno que se hará de manera escalonada y paulatina.

También se ha comunicado que es posible circular por las carreteras afectadas por el fuego, aunque con prudencia porque puede haber deslizamientos, mientras que los ayuntamientos de las poblaciones desalojadas han solicitado precaución a los ciudadanos durante el regreso a sus hogares.

La lluvia caída durante la noche en esta zona, en el interior norte de la provincia de Alicante, logró estabilizar el fuego que a primera ahora de mañana se encontraba ya sin llamas en ninguno de sus frentes.

Este incendio forestal, que ha arrasado más de 13.100 hectáreas, ha obligado a desalojar a unas 1.500 personas de Famorca, Facheca, Tollos, Beniaia, Benimassot, construcciones de la zona de la Garrotxa, Benirrama y Beniali (Vall de Gallinera), además de 10 construcciones en Castell de Castells.

JORNADA DECISIVA

Puig ha asegurado que esta es una jornada es decisiva, porque las condiciones meteorológicas este jueves son favorables y muy diferentes y pueden beneficiar la extinción de los incendios, para los que cuentan con 34 medios aéreos para sofocar totalmente las llamas.

El Centro de Coordinación Operativa Integrada (Cecopi) volverá a reunirse a las 20 horas de este jueves para analizar la evolución de los incendios forestales activos en la Comunitat, y estará presidida por la consellera de Justicia e Interior, Gabriela Bravo.

Por otra parte, han quedado extinguidos otros incendios también en la Comunitat Valenciana, uno en el término de Benaguasil (Valencia) y otro en Albaida (Valencia) provocado por un rayo, y se ha dado por controlado otro en Petrer (Alicante).

En el ámbito político, se han seguido sucediendo las peticiones de explicaciones por el incidente protagonizado por un tren en la zona del incendio de Bejís, en el que varios viajeros que salieron del convoy sufrieron heridas por quemaduras, de los que tres se encuentran graves y dos tienen pronóstico moderado.

Continuar leyendo

Trending