Síguenos

Cultura

La Ciutat de les Arts i les Ciències rebaja un 50 % los pases ‘Amigos de La Ciutat’ y ‘Amigos del Oceanogràfic’

Publicado

en

La Ciutat de les Arts i les Ciències rebaja un 50 % los pases 'Amigos de La Ciutat' y 'Amigos del Oceanogràfic'
EFE

La Ciutat de les Arts i les Ciències ofrece desde este mes un 50 % de descuento en su pase ‘Amigos de La Ciutat’ y ‘Amigos del Oceanogràfic’, que permite visitar el complejo las veces que se quiera hasta el 31 de diciembre de 2022.

Las familias con niños entre 4 y 12 años podrán comprar su pase ‘Amigos de La Ciutat’ desde 40 euros por persona y disfrutar de forma ilimitada de la oferta del Museu de les Ciències, el Hemisfèric y el Oceanogràfic hasta el 31 de diciembre de 2022.

En el caso del pase ‘Amigos del Oceanogràfic’, las familias con niños entre 4 y 12 años podrán comprar su pase desde 32,50 + 1 (Fundación Oceanogràfci) euros por persona. Este carnet permite repetir la visita al acuario de la Ciutat de les Arts i les Ciències en tantas ocasiones como se quiera hasta el 31 de diciembre de 2022. Con el pase ‘Amigos del Oceanogràfic’ se participa, a través de donación de 1€, para proyectos de Investigación y Conservación de la Fundación Oceanogràfic.

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

Los leones del Congreso están en València

Publicado

en

leones del congreso valencia

Custodiando la entrada del edificio que representa la democracia española se encuentran dos majestuosos felinos de bronce.

Los leones de la escalinata del Congreso de los Diputados con su gran solemnidad e imponente planta son uno de los símbolos más famosos de nuestro país.

Los leones del Congreso de los Diputados en Valencia

Pero, ¿sabías que los leones de este edificio se encuentran en València? Así es. De hecho puede que muchos os hayáis sacado fotos junto a ellos sin saber que estabais junto a los dos leones del Congreso.

Para saber cómo han terminado en València hay que remontarse atrás en el tiempo, concretamente hasta mediados del siglo XIX cuando se decide resaltar la entrada del Palacio de las Cortes de Madrid.

En un principio se iban a colocar unas farolas pero ante el rechazo de los ciudadanos y los propios diputados, se tomó la decisión de colocar algo con más clase y fuerza.

Es entonces cuando se decide que sean dos leones los que presidan la entrada.

Para tal cometido se encarga la obra al escultor aragonés Ponciano Ponzano.

Debido al poco presupuesto con el que contaba realiza las figuras en yeso y los pinta de color bronce.

Un año más tarde de su colocación en 1852 tuvieron que ser retiradas debido a su deplorable estado.

Es en ese momento cuando se decide realizar otra pareja.

Como Ponciano pedía un presupuesto muy alto en esta ocasión para no escatimar con los materiales, finalmente se encarga la obra a José Bellver (nacido en Ávila pero de familia valenciana)

Pequeño tamaño

Pero su obra duró poco sobre los pedestales. La pequeña estatura con la que contaba las esculturas (90 centímetros de alto por 140 de largo) hacía que éstas no transmitieran la fiereza y elegancia que se buscaba.

La gente criticaba a los leones diciendo que eran canijos, que parecían perros rabiosos y pronto fueron retirados.

Y como a la tercera dicen que va la vencida y ante el temor de otro proyecto fallido, se volvió a confiar la ejecución de esta famosa pareja de felinos a Ponciano al precio que hiciera falta.

De grandes dimensiones (2’10 metros de alto por 2’20 de largo) fueron realizadas en bronce en la Fábrica de Artillería de Sevilla para lo que se emplearon cañones tomados a las tropas marroquíes por el general O´Donell en la batalla de War-Ras. Y ahí siguen desde el 26 de mayo de 1872.

Jardín de Monforte

¿Y que pasó con los leones de Bellver? La repudiada pareja de leones fue elegida para realzar la atmósfera del hermoso y romántico Jardín de Monforte de estilo neoclásico.

De ese modo, los otros leones del Congreso descansan desde el siglo XIX de forma apacible en estos delicados jardines de València, alejados del bullicio, las tensiones y los flashes que sufren a diario sus sucesores en Madrid.

Continuar leyendo