Síguenos

Cultura

La Fira del Llibre: Medio millón de visitantes y un millón de euros de ventas #53firallibre

Publicado

en

VALÈNCIA, 7 May. (EUROPA PRESS) –

La Fira del Llibre de València ha cerrado sus 53 edición tras «consolidar» el número de visitantes, con medio millón, y de ventas estimadas que con casi un millón de euros igualan las del pasado año, y superar además las previsiones de organización de actividades, según ha informado el certamen en un comunicado.

El certamen, organizado por el Gremi de Llibrers de València y la Fundació Fira del Llibre con la colaboración de la Fundació pel Llibre i la Lectura (FULL), ha acogido 832 sesiones de firma de autores, 124 presentaciones, 130 entrevistas en el plató de televisión, 24 talleres, 36 espectáculos teatrales y musicales, 33 mesas redondas y 18 recitales, según ha informado en un comunicado.

Así, durante los 11 días de duración del evento, uno menos que en la edición de 2017, alrededor de medio millón de personas ha visitado en recinto, de los que 7.000 fueron alumnos procedentes de 130 centros educativos de toda la Comunitat, que han participado en alguna de las 120 sesiones de actividades para escolares, entre cuentacuentos, encuentros con autores, talleres y espectáculos.

En la Fira, que han participado 73 expositores entre librerías, editoriales, instituciones y entidades con fondo editorial propio y 112 casetas, numerosas editoriales han presentado sus novedades en valenciano, ya que de las 72 presentaciones programadas por editoriales, 51 de ellas han servido para «acercar al público» libros publicados en valenciano durante 2018, lo que supone un 71%.

De esta forma, los libros más vendidos en valenciano han sido la novela ‘La pornografia de les petites coses’, de Joanjo Garcia, ‘El dia 3’ de Miguel Ángel Giner, Cristina Durán y Laura Ballester, ‘Poesia completa’ de Marc Granell y el libro infantil ‘Germans’, de Rocío Bonilla; mientras que las obras en castellano ‘Las hijas del capitán’, de María Dueñas; ‘Morder la manzana’, de Leticia Dolera; ‘Las almas de Brandon’, de César Brandon Ndjocu; ‘Amor y asco’, de Srta. Beb; y ‘Cuentos de buenas noches para niños rebeldes’, de Elena Favilli.

Entre los escritores en valenciano que han firmado sus obras en la Fira, destaca la presencia de Vicent Usó (L’arquitectura de la ficció), Xavier Aliaga (Les quatre vides de l’oncle Antoine), Carles Cano (Un ratolí a la selva tropical) o Carles Senso (Albinyana un president sense país).

Por su parte, entre los autores en castellano han firmado Almudena Grandes (Los pacientes del doctor García), Alejandro Palomas (Un amor, premio Nadal), Juan José Millás (Que nadie duerma), Laura Freixas (Todos llevan máscara) o David Trueba (Tierra de Campos).

360.000 EUROS DE COSTE
El coste global de la Fira ha ascendido a 360.000 euros, un 3% más que los 350.000 de 2017, que ha sido financiada por los organizadores mediante fondos propios, subvenciones institucionales de la Generalitat Valenciana, la Diputación de València y el Ayuntamiento de València, y aportaciones de patrocinadores y colaboradores privados.

De esta forma, el Gremi de Llibrers de València aporta 200.000 euros; la Fundació Fira del Llibre de València, 40.000; i FULL, 35.000 euros. Asimismo, la Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat destina 35.000 euros como organizadora de actividades infantiles y responsable de la carpa de editoriales valencianas.

En este sentido, las librerías, editoriales y entidades organizan actividades por valor de 50.000 euros; mientras que el ayuntamiento cede los Jardines de Viveros y el Museu de Ciències Naturals para la celebración del evento, así como espacio en el mobiliario urbano municipal para la colocación de publicidad exterior.

El certamen ha contado con el patrocinio institucional de la Generalitat Valenciana, la Diputación de València y el Ayuntamiento de València, así como con la colaboración del Pla Valencià de Foment del Llibre i la Lectura 2015-2020, el Institut Valencià de Cultura, el Palau de la Música, l’Oceanogràfic, Caixa Popular, Fundación Omnium, La Caixa, Ikea, la Associació d’Editors del País Valencià (AEPV), la Associació de Professionals de la Il·lustració Valenciana (APIV) y el Col·legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de la Comunitat Valenciana.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

Descubre los secretos de Rodrigo Botet, la «plaza de los patos»

Publicado

en

plaza de los patos

A veces recorriendo el callejero de València descubrimos que hay calles que no existen. Lugares que conocemos más por el nombre popular que por el verdadero. Y eso es precisamente lo que le sucede a uno de los rincones más hermosos de la capital del Turia.

¿Cuántas plazas de los patos hay València? Muchas, pero ninguna de ellas recibe oficialmente dicho nombre. Una es la plaza san Vicente Ferrer, justo a medio camino de la calle del Mar, en la que destaca una estatua del santo. Pero hoy hablaremos de «otra» plaza de los patos, la plaza de Rodrigo Botet.

Situadas bajo cuatro plátanos de sombra, embelesando con el rumor de sus surtidores, se encuentran las hijas del Cielo y la Aurora, la fuente de las Tres Gracias con sus atributos musicales, el mirto y la rosa.

La fuente de las representantes de la Gracia, la Belleza y la Fertilidad, hechas de hierro colado, recibieron pronto el sobrenombre por el que se le conoce popularmente al lugar, la de los patos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bodas reales, Academia…

Levantada en 1909 en el centro de la misma no fue siempre ese su sitio ya que anteriormente estuvo en la plaza de las Barcas, donde ahora comienza la calle del Pintor Sorolla. Pero este enclave decimonónico guarda siglos de historia ya casi olvidada y borrada por el paso de los años. Nadie que camine por la plaza podría imaginar que allí mismo se celebraron en el S.XV las bodas reales de Alfonso el Magnánimo con María de Castilla.

Porque la que fuera conocida históricamente “Plaza de San Jorge” fue lugar de nobles y reyes. Recibía ese nombre ya que allí se encontraba la puerta principal de la iglesia y el colegio, fundados por los caballeros de la Orden de San Jorge de Alfama y Nuestra Señora de Montesa en el año 1324.

Allí los caballeros del Centenar de la Ploma, quienes tenían la importante misión de custodiar la bandera del Reino en las escaramuzas militares, celebraban ceremonias religiosas en honor a la conocida como Virgen de las Batallas.

Pocos son los que recuerdan que en esa plaza se alzaba el palacio de los Vilaragut, familia noble de linaje próximo a los monarcas valencianos desde Jaime I el Conquistador. El edificio tenía un pasaje secreto que comunicaba directamente con la iglesia de la Orden.

Pero ningún soldado o caballero puede luchar contra el tiempo, y éste fue el culpable del deterioro del palacio de los Vilaragut que vio como se convertiría muchos años más tarde en sede de un banco, del Ateneo mercantil, del Frente de Juventudes y de la Academia Castellano.

En este centro de enseñanza los jóvenes de la década de los años 30 del siglo XX y la posguerra estudiaban el bachillerato para ingresar en la Universidad mientras las chicas aprendían cultura general, mecanografía y taquigrafía para poder ser secretaria de algún empresario o industrial de la época.

Academia Castellano finales los 40. foto: http://academianau.blogspot.com/

Primer hotel de cuatro estrellas

Pero como decíamos, el tiempo pudo con el palacio que fue derruido levantándose en su lugar el primer hotel de cuatro estrellas, el Astoria.

De hecho, a la plaza también se le conoció como la plaza del Astoria. En 1955 se colocó la primera piedra en el solar de la Academia. De los Vilaragut quedó tan solo el rótulo de una calle que va a la plaza.

Y la historia dio paso a otra historias como las que acogió en su interior el lujoso y popular hotel.

Bodas, intelectuales, actores, actrices, famosos, toreros y un largo etcétera dieron vida a las paredes del antiguo Astoria, quien ahora también ha pasado a la historia para acoger otro lujoso hotel, uno de cinco estrellas, el Only You.

Edificio Aznar. Foto: Hugo Román

 

Rodeada de fincas del XIX y comienzos del XX, entre las que destaca la hermosa fachada modernista del edificio Aznar, la historia y los años pasan, pero allí permanece la fuente de los patos .

¿Cuál es su nombre realmente? Su nombre oficial es el de fuente de “las tres ninfas”.

Si buscamos en el callejero o en el navegador la plaza de los patos no lograremos dar con esa plaza, ya que no existe.

Solamente lo hace con ese nombre en el imaginario colectivo. Y a pesar del tiempo todavía se encuentra ahí, en el mismo lugar, con su bella y sonora fuente, aguardando a todo aquel que busque un poco de paz en medio de nuestra viva ciudad.

Continuar leyendo