Síguenos

Consumo

La inflación sube al 3 % en mayo en la Comunitat, cinco décimas más que abril

Publicado

en

(EFE).- El índice de precios de consumo (IPC) subió hasta el 3 % en mayo en la Comunitat Valenciana, cinco décimas más que en abril, según los datos confirmados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los precios de los carburantes incrementaron el IPC en el conjunto nacional hasta el 2,7 % en mayo, cinco décimas más que en abril y la tasa interanual más elevada desde febrero de 2017.

En la Comunitat Valenciana, el grupo que más subió fue vivienda con un incremento del 12,5 % y transporte, el 9,9 %, y a distancia se situaron menaje (1,5 %), vestido y calzado (1 %), Otros (0,9 %), ocio y cultura y en enseñanza (0,8 % en ambos), medicina (0,7 %), alimentos y bebidas no alcohólicas (0,5 %) y bebidas alcohólicas y tabaco (0,2 %).

Por contra, hubo dos grupos que registraron descensos de precios al consumo, comunicaciones, que bajó un 4,6 % y hoteles, cafés y restaurantes, con un descenso del 0,3 %.

En el conjunto de España, el transporte fue el grupo que más influyó en esta mayor inflación, elevando dos puntos hasta el 9,4 % el crecimiento de sus precios, debido al encarecimiento de los carburantes y lubricantes, que hace un año se abarataban.

Dentro de esta partida, también influyó, aunque en menor medida, el encarecimiento de los automóviles, que se abarataron en 2020.

También tiraron al alza de la inflación el ocio y la cultura, cuyos precios subieron un 0,2 %, debido al menor abaratamiento de los paquetes turísticos, y los alimentos y bebidas no alcohólicas, con un incremento del 0,8 %, cinco décimas más que en abril, por el pescado, el aceite y la carne.

En menor medida, también aportó a la mayor inflación la vivienda, con un incremento de sus precios del 10,4 %, cuatro décimas más que en abril, por el encarecimiento del gasóleo para calefacción, que hace un año se abarató.

A la baja de los precios tiraron los hoteles, cafés y restaurantes, con una caída del 0,6 %, una décima más, por un menor encarecimiento de los servicios de alojamiento.

La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los alimentos no elaborados ni los productos energéticos por ser los más volátiles, aumentó dos décimas, hasta el 0,2 %.

De esta forma, se queda dos puntos y medio por debajo del IPC general, la mayor distancia entre ambos índices desde que se comenzó a incorporar la inflación subyacente, en agosto de 1986.

Los precios subieron en mayo en todas las regiones y por encima de los incrementos de abril, destacando Castilla y León y Castilla-La Mancha con un aumento siete décimas más elevado que el mes anterior.

En términos mensuales, el IPC se situó en mayo en el 0,5 %, siete décimas por debajo del de abril, y recogió así el comportamiento del vestido y calzado (2,3 %) por la temporada primavera-verano, el transporte (1,1 %) por la gasolina y los alimentos (0,4 %) por la fruta y el aceite.

En cuanto al índice de precios de consumo armonizado (IPCA) -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro- se situó en el 2,4 % interanual, cuatro décimas por encima del de abril, y en el 0,5 % mensual.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consumo

¿Se acabaron las llamadas a la hora de siesta? Las teleoperadoras firman un nuevo código deontológico

Publicado

en

Las principales empresas teleoperadoras de España se han dado finalmente por aludidas. Pocas cosas provocan más hartazgo y rechazo entre la población que esas llamadas comerciales que se producen siempre a la hora de la siesta o durante el fin de semana.

Telefónica, Orange, Vodafone, MásMóvil y Euskaltel, las cinco principales operadoras del mercado, acaban de firmar un  nuevo código deontológico para acabar con estas prácticas, seguramente porque les causaban mas perjuicicios que beneficios.

De momento, las teleoperadoras han pactado evitar las llamadas a sus posibles clientes antes de las 9:00 horas y después de las 21:00 horas, y se han comprometido a que, a partir del próximo año, dejar de hacerlo antes de la 10 y en la franja de la siesta, entre las 3 y la 4 de la tarde. Tampoco llamarán sábados, domingos o festivos.

El nuevo código deontológico introduce también un límite en las llamadas que se pueden hacer a los clientes: el máximo serán 3 mensuales, y si el consumidor no está interesado, no se le podrá volver a llamar en 3 meses. Eso sí, se ofrecerá al constacto la posibilidad de una rellamada si en el momento de la primera no pudiera tener la conversación.

Las operadoras se han comprometido también a aumentar los controles para evitar conseguir datos de los consumidores y desterrar una práctica bastante común: obtener respuestas interpretables que al final ellas convertían en una aceptación de la condiciones o de las ofertas.

Para cumplir este código que ellas mismas han pactado, Telefónica, Orange, Vodafone, MásMóvil y Euskaltel crearán un comité de seguimiento que se reunirá cada 6 meses .

 

 

Continuar leyendo