Síguenos

Cultura

La nueva calle de Lola, la maniquí más famosa de València

Publicado

en

foto Hugo Román

Hace unos meses dejamos de verla allí sentada, en su banco en la esquina de la calle Buen Orden y Ángel Guimerá. Confidente de muchos vecinos y vecinas, era el centro de atención del barrio. Siempre sacaba su mejor sonrisa para todo aquel que quería sacarse con ella una foto.

La pandemia y el elevado alquiler obligaron a cerrar la tienda 100% Pirata, su hogar, para trasladarse a tan solo unos pocos metros, en el número 19 de la calle Erudito Orellana. Su silueta desapareció durante semanas y dejó huérfano aquel banco en el que había pasado diez años. Diez años en los que había sido psicóloga de muchos transeúntes en aquel improvisado diván. Amiga y compañera de penas de muchos vecinos que le saludaban o lloraban a diario. Miles de fotos y ‘selfies’. Diez años en los que también ha tenido que aguantar algún que otro acto vandálico. Pero durante diez años allí estuvo a diario al pie del cañón hasta que se tuvo que mudar.

Pero Lola, que así se llama la maniquí más famosa de la ciudad, vuelve a sonreír en su nuevo emplazamiento para alegría de los vecinos, que peregrinan para verla. Vecinos del barrio y de toda la ciudad que se reencuentran con ella otra vez para hablar, reír y llorar.

Foto: Hugo Román

Hace veintitrés años Mari Paz Escrig y Christian abrían 100% Pirata en ese chaflán de la zona de Abastos y pronto se convirtió en todo un referente del barrio y de la ciudad. La calidez y las buenas vibraciones que transmiten tanto sus productos como Mari Paz y todo su equipo se nota nada más abrir la puerta. Su trato y cercanía hace de 100% Pirata y su otro local, La Ruta de la Seda, lugares mágicos, únicos. Sitios en los que encontrar relax, un remanso de paz y buena onda en medio del alboroto de la ciudad.

Porque, ni Barbarroja, ni Barbanegra ni Jack Sparrow. Si hay alguién pirata al 100% esa es Lola, la maniquí más famosa de València.

Cultura

El palacio en el que nacieron las Fallas

Publicado

en

Uno de los lugares más desconocidos por la mayoría de los valencianos guarda en sus paredes los orígenes de nuestra historia, nuestra tradición y de la fiesta de las Fallas.

Ajeno a las miradas de muchos que pasan junto a él, en el barrio de Velluters, se levanta el Palacio Balmes, edificio del siglo XV construido sobre unos cimientos del siglo XIII, un lugar único en la ciudad por ser el lugar donde empezó todo, el lugar donde nacía el Gremio de Maestros Carpinteros.

El origen de este antiguo gremio se remonta a la conquista de la ciudad de València por el rey Jaime I el Conquistador, cuando articula la ordenación gremial valenciana, que recoge en un principio a carpinteros, pero también los oficios de imagineros, pintores y un pequeño grupo relacionados con los «menesters» de la carpintería.

Según documentos, es el 17 de enero de 1242,  cuando el Llibre del Repartiment asigna a Guillem Francolí, maestro carpintero, dos talleres delante de la Iglesia de San Martín de València. Esa parroquia es el sitio donde se instalan obradores de otros artesanos de la madera convirtiéndose en sede gremial. Es en 1479, cuando los propios artesanos de la madera valencianos levantan el Palacio Balmes para llevar a cabo las reuniones de la “Confraria e ofici dels fusters”.

Cabe destacar a modo de curiosidad que su santo patrón era San Lucas, médico de profesión; y que no será hasta el año 1497 cuando el rey Fernando el Católico permita el cambio del patronazgo pasando a ser San José el nuevo patrón del gremio de carpinteros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el siglo XVIII se renuevan las ordenanzas del ‘Gremi de Fusters’ por medio de una Real Cédula del Consejo de Castilla y 60 carpinteros del gremio de València vuelven a reconstruir el antiguo palacio de la calle Balmes realizando entre todos una verdadera joya de arte en su interior, el artesonado de madera que decora sus techos elaborando cada uno de ellos los 60 cajones que lo forman. Obra suya es también otros elementos de madera que todavía se conservan en el edificio.

Los primeros datos que se tienen sobre el lugar indican que sobre cimientos del siglo XIII se edificó una ermita ya en el siglo XV que fue ampliándose durante los años. El palacio es de planta rectangular y se accede a través del zaguán. En su portada adintelada se puede observar en el centro esculpidos en la piedra los siguientes elementos propios del arte de la carpintería como son un tintero sobre un libro, una escuadra, una regla y un compás. Si seguimos recorriendo con la mirada veremos en los ángulos que forman la portada una sierra en uno de ellos y en el otro ángulo una especie de hacha (azuela) de carpintero. También en cada uno de los ángulos de la casa podemos ver más pistas en piedra sobre los orígenes del edificio en el interior de un escudo en piedra, un cartabón y una especie de punzón, propios del trabajo de la carpintería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En su interior a través de un gran zaguán se accede a las distintas dependencias. Por una escalera se accede a la planta noble donde se encuentra la sala de juntas y la capilla. En la sala de reuniones de planta rectangular de 8 x 20 metros, nos encontramos con el artesonado de 60 casetones realizado cada uno por 60 maestros carpinteros a modo tal vez de firma, de sello distintivo lo que le proporciona cierta singularidad al conjunto. Por debajo del artesonado corre un friso también de madera del siglo XV.

La fachada trasera mezcla el edificio originario con elementos añadidos en las últimas reforma, como son las ventanas. Aún así se puede apreciar la división en dos secciones horizontales de distinto tamaño separadas por una moldura y en la parte superior una bella galería formada por 18 arquillos de medio punto que recorren la construcción por debajo del alero de madera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Oculto en esa fachada por el vandalismo de las pintadas que lamentablemente inundan el bello palacio podemos leer la siguiente placa:

«Al Excelentísimo señor Don Amalio Gimeno y Cabañas socio de merito de esta sociedad ministro de Marina y ex ministro de Instrucción Pública y Bellas artes con su protección se habilitó este local para escuelas Graduadas la Sociedad de Instructiva de Maestros Carpinteros perpetua gratitud a su ilustre bienhechor 19 marzo de 1913»

Foto: Hugo Román

 

En la actualidad el edificio está gestionado por una empresa privada destinada a la celebración de actividades culturales y eventos públicos y privados.

De las manos de aquel gremio que levantó ese edificio hace ya siglos dependía la vida de la ciudad ya que su oficio permitía la construcción de las casas, embarcaciones, herramientas, utensilios, recipientes y objetos de uso cotidiano, así como tallas de madera. Los más talentosos serían los encargados de dar forma a aquellas primigenias fallas, siendo el origen de nuestra fiesta grande.

De sus manos, de ese edificio hoy desconocido, nació el alma de nuestra ciudad.

 

Continuar leyendo